Departamento de Cultura y Política Lingüística

Camino del Interior

La ruta interior del Camino de Santiago a su paso por el País Vasco ha sido uno de los más importantes ejes de comunicación del norte peninsular desde época romana. Restos de calzadas y antiguos caminos de pastoreo atestiguan que tenía una importancia capital en las peregrinaciones a Santiago. Era paso obligado para los que querían, desde Irun, conectar con el Camino francés en La Rioja o en Burgos.

Este primitivo trazado, una vez alcanzado Hernani, discurría por los altos, de collado en collado. Cuando a principios del siglo XIII Gipuzkoa quedó bajo el mandato castellano, con el rey Alfonso VIII, se fundaron a lo largo del valle del Oria villas fortificadas como Tolosa, Ordizia y Segura, lo que otorgó a esta vía una importancia creciente, en detrimento de la ruta más costera. Este camino era más asequible, aunque debía subir hasta el paso de San Adrián, tramo corto pero tortuoso, antes de alcanzar los acogedores caminos de la Llanada Alavesa.

Los testimonios de algunos viajeros reflejan la fuerte impresión que causaba en ellos este paso excavado en la roca. Ejemplo de ello es el “Voyage a St. Jacques de Compostelle” de 1730 de Manier en el que este dice que San Adrián era “una de las más altas montañas del mundo”.

La ruta interior parte del puente de Santiago sobre el río Bidasoa, con elementos patrimoniales de gran interés como la iglesia de Nuestra Señora del Juncal, entre otros en Irun. Un ramal une este trazado con el del Camino de la costa en Hondarribia. A ese lugar además llega la ruta que se inicia en Behobia.

El trazado del interior cruza Gipuzkoa, presenta dos ramales entre Hernani y Zegama, para desde aquí ir subiendo hacia Lizarrate , entrando en la Parzonería de Altzania por una histórica calzada, desde la que se divisa el túnel de San Adrián que acoge en su interior la ermita de su mismo nombre. La calzada medieval, bien conservada, continúa por tierras alavesas hasta Zalduondo donde tenemos la vieja ermita de San Julián y Santa Basilisa de Aistra.

Más adelante el camino pasa por las villas amuralladas (Salvatierra, Alegria, Elburgo…) de la Llanada para llegar a Vitoria-Gasteiz, donde encuentra uno de los templos claves del Camino, la Catedral vieja de Santa María, y de aquí a San Prudencio de Armentia. Sigue el camino por tierras del condado deTreviño y Estavillo donde el Camino se divide en dos posibles rutas: la que se aproxima a La Rioja (desde Briñas conectará con la ruta francesa en Santo Domingo de la Calzada) y la que se dirige a Burgos (uniendo con este en las inmediaciones de Miranda de Ebro).

De nuevo en este camino encontramos importantes elementos de nuestro patrimonio cultural que merecen ser conocidos en una visita y de los que próximamente ofreceremos información detallada.