Departamento de Salud

Sobre el virus y la enfermedad

Preguntas frecuentes acerca del nuevo coronavirus (COVID-19)

  • Los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar infección en los seres humanos y en una variedad de animales, incluyendo aves y mamíferos como camellos, gatos y murciélagos. Se trata de una enfermedad zoonótica, lo que significa que en ocasiones pueden transmitirse de los animales a las personas.
  • El coronavirus SARS-CoV-2 es un nuevo tipo de coronavirus, que afecta a los humanos y se transmite de persona a persona. Produce la enfermedad COVID-19.
  • La COVID-19 es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus SARS-CoV-2. Aún hay muchas cuestiones que se desconocen en relación al virus y a la enfermedad que produce. Según se avanza en el conocimiento, se van actualizando las recomendaciones.
  • El SARS-CoV-2 se transmite a través de las gotas y aerosoles respiratorios que se emiten al respirar, hablar, exhalar, cantar, toser, estornudar o hacer ejercicio intenso, cuando alcanzan las mucosas y conjuntivas de otras personas.
  • Las partículas más pequeñas pueden permancer suspendidas en el aire y alcanzar a personas a más de 2 metros. No obstante, la mayor transmisión se produce en distancias cortas y en entornos cerrados y concurridos, especialmente mal ventilados.
  • El riesgo de trasmisión en interiores es claramente superior frente a exteriores.
  • También es posible la transmisión indirecta al tocar ojos, boca o nariz con manos que previamente han contactado con superficies u objetos contaminados.
  • Tanto las personas con síntomas como sin síntomas pueden transmitir el virus si se encuentran en un periodo con infección activa.
  • Utilice mascarilla tanto en espacios interiores como en exteriores. La mascarilla debe cubrir nariz, boca y barbilla y es importante que esté bien ajustada.

    • Lávese las manos frecuentemente (abre en nueva ventana)
    • Al toser o estornudar cúbrase la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo deshechable. Tire el pañuelo inmediatamente y lávese las manos con agua y jabón o con un desinfectante de manos a base de alcohol.
    • Mantenga una distancia interpersonal de al menos 1,5 metros de otras personas
    • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca ya que las manos facilitan la transmisión.
    • Priorice el uso de espacios al aire libre.
    • Ventile de formas frecuente los espacios cerrados.
    • Aumente la limpieza de superficies que estén en contacto con manos en el hogar y en lugares públicos.
  • Los síntomas más comunes incluyen fiebre, tos, dolor de garganta, pérdida de olfato o gusto y sensación de falta de aire. Algunos pacientes también pueden presentar dolores, congestión nasal o diarrea.
  • La mayoría de los casos son leves. Existen también casos que no presentan síntomas, son los llamados asintomáticos.
  • En casos más graves, la infección puede causar neumonía, dificultad importante para respirar, fallo renal e incluso la muerte. En caso de notar alguno de los síntomas mencionados, debe aislarse y ponerse en contacto con su centro de salud.

Si usted presenta alguno o varios de estos síntomas llame a su centro de salud habitual o consulte con el profesional sanitario que le realiza el seguimiento.

  • Dificultad para respirar, sensación de falta de aire.
  • Dolor en un costado o pecho.
  • Tos muy persistente que le impide ingerir alimentos de manera habitual.
  • Expulsa flemas con sangre o con moco verde o amarillento.
  • Tiene vómitos que no cesan o diarrea con deshidratación moderada o grave
  • Si comienza a presentar alteraciones de su nivel de conciencia, confusión y/o baja el nivel de alerta.
  • Nota que su estado de salud está empeorando.

En los niños además conviene observar:

  • Si aparecen ruidos o movimientos anormales al respirar.
  • Si aparecen manchas en la piel o cambia el color general.

La persona que tenga síntomas respiratorios como tos, fiebre, dolor de garganta o dificultad para respirar debe llamar a su centro de salud habitual donde su profesional sanitario u otro le valorá su estado y le dará las indicaciones oportunas.

  • Por el momento no existe un tratamiento específico ni vacuna. Se están desarrollando estudios de investigación de los que aún no existen resultados concluyentes.
  • Deberá seguir el tratamiento que le hayan pautado los profesionales sanitarios que estén a cargo de su proceso. En los casos leves y moderados se recomienda tomar tratamiento que alivie los síntomas.
  • Los casos graves requieren ingreso hospitalario, para tratar con medidas de soporte y tratamiento de las complicaciones que existan.
  • No se recomienda el tratamiento con antibióticos.
  • El periodo de incubación es el intervalo de tiempo que transcurre entre ‎la infección y la aparición de los síntomas clínicos de la enfermedad. Las ‎estimaciones actuales apuntan a que el periodo de incubación varía ‎entre 1 y 14 días, con una media estimada de 5-6 días.
  • En China, se han descrito algunas reinfecciones en personas inmunodeprimidas. Sin embargo, todavía no se dispone de información sobre la población general. Se piensa que, al igual que ocurre en otras enfermedades, una vez pasada la infección, el cuerpo crea inmunidad, por lo que sería dificil reinfectarse.

Fecha de última modificación: