Departamento de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente

Residuos peligrosos

Un residuo se considera peligroso cuando presenta unas determinadas características de peligrosidad y, por tanto, es necesario someterlo a exigencias adicionales de control para evitar que pueda provocar daños a la salud o al medio ambiente, durante su producción y gestión.

La Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados (abre en nueva ventana) define residuo peligroso como aquel que presenta una o varias características de peligrosidad enumeradas en su anexo III (este anexo ha sido modificado por el Reglamento 1357/2014, de 18 de diciembre por el que se modifica el anexo III de la Directiva 2008/98 /CE (abre en nueva ventana))

De forma general la determinación de si un residuo es peligroso o no se llevará a cabo de acuerdo con su descripción en la Lista Europea de Residuos (LER) (abre en nueva ventana). En esta lista los residuos peligrosos aparecen identificados mediante un asterisco. En el caso de que un residuo esté codificado en la LER como residuo peligroso y como no peligroso, la determinación de si se trata de uno u otro se hará comprobando si debido a su composición reúne una o más de las características de peligrosidad enumeradas en el Reglamento 1357/2014. Si la composición del residuo no es conocida, la determinación de sus características de peligrosidad se deberá llevar a cabo mediante los métodos de ensayo que se describen en el Reglamento 440/2008 (abre en nueva ventana).



Europa

Estado

Fecha de última modificación: