Departamento de Salud

Usa correctamente los medicamentos

Uso correcto de los medicamentos ibotika

Opioides, qué debes saber

volver>

Absorbentes de incontinencia urinaria

¿Qué son los opioides?

Son fármacos que ayudan a aliviar el dolor. Son útiles para el dolor causado por cáncer y el dolor agudo severo que no responde a otros tratamientos, pero hay pocas pruebas de que sean beneficiosos a largo plazo en patologías crónicas como en artrosis, lumbalgia, fibromialgia, …

La morfina es el más conocido. También son opioides tramadol, fentanilo, codeína, buprenorfina, oxicodona, tapentadol e hidromorfona. Existen diferentes formas farmacéuticas: comprimidos, parches, inyectables, “chupa-chups”, …

¿Cómo evitar un uso inadecuado?

  • No tomes opioides por tu cuenta. Tu médico valorará la necesidad, tipo de opioide, dosis… y te hará un seguimiento de su eficacia y posibles efectos adversos.
  • Opioideak - opioidesEl tratamiento con opioides no siempre es eficaz. Si tras un periodo de prueba el dolor no mejora, continuar tomándolo tiene más riesgos que beneficios.
  • A dosis altas no aumenta tanto el efecto analgésico como los efectos adversos: náuseas, estreñimiento, somnolencia, caídas, inmunosupresión, alteraciones cognitivas, agitación, síndrome de dependencia, adicción, etc.
  • Si no es eficaz o si los efectos adversos son graves, hay que suspenderlo reduciendo la dosis de forma escalonada para evitar el síndrome de abstinencia: ansiedad, sudoración, temblores, dolores musculares, irritabilidad, náuseas, vómitos, diarrea, taquicardia, hipertensión, etc.

¡Con los AINE no te la juegues!

volver>

¡Con la AINE no te la juegues!¿Qué son?

  • Los AntiInflamatorios No Esteroideos (AINE) son medicamentos para tratar el dolor, la fiebre y la inflamación.
  • Los más utilizados son ibuprofeno, naproxeno, diclofenaco, celecoxib, etoricoxib y dexketoprofeno.

¿Cuáles son sus efectos adversos?

  • Gastrointestinales: ardor, dolor de estómago, diarrea, úlceras, hemorragias.
  • Cardiovasculares: aumento de tensión arterial, edemas en tobillos, dificultad para respirar, arritmias.
  • Renales: alteración del funcionamiento de los riñones.

Estos efectos pueden causar más daño que beneficio en personas de edad avanzada, en pacientes con enfermedades previas como ictus, infarto, hipertensión, enfermedad gástrica, renal o hepática y en los que toman medicamentos anticoagulantes, antiagregantes, diuréticos u otros
antihipertensivos (enalapril, ramipril, losartán, valsartán…).
Además, no se deben tomar durante el embarazo.

¿Qué puedes hacer para intentar evitar los efectos adversos?

  • Valora o pide consejo sobre otras medidas (aplicar frío o calor, masajes, ejercicio, AINE en pomada, paracetamol…) antes de comenzar a tomar un AINE.
  • Tómalos a la dosis más baja que te haga efecto y durante el menor tiempo posible. 
  • Consulta con tu profesional sanitario si llevas 3-5 días tomándolos y no mejoras.
  • No tomes varios AINE a la vez.
  • Consulta antes de tomarlos por tu cuenta si estás en tratamiento con otros medicamentos.

No siempre es necesario añadir omeprazol u otro medicamento similar cuando tomes el AINE. Dependerá de la edad, enfermedades previas, duración del tratamiento… Tu profesional sanitario te informará.

A las primeras gotas, ¡consulta!

volver>

Primeras gotasAlgunos cambios en la dieta y en tus hábitos de vida pueden ayudar a recuperar el control de la vejiga y a reducir el número de escapes:

  • Toma más líquidos por la mañana y reduce su consumo por la tarde-noche. Mejor beber pequeñas cantidades frecuentemente que grandes cantidades de una vez.
  • Reduce cualquier alimento o bebida que empeore tus síntomas. En algunas personas el alcohol, la cafeína o los alimentos picantes o ácidos irritan la vejiga.
  • Pregunta a tu profesional sanitario sobre los ejercicios para fortalecer la musculatura pélvica (ejercicios de Kegel (abre en nueva ventana)).
  • Entrena tu vejiga: al principio programa el tiempo para ir a orinar, por ejemplo cada hora, aunque no tengas ganas, y poco a poco ve aumentando el tiempo entre micciones hasta alcanzar el intervalo que te sea cómodo, tu profesional sanitario te informará.
  • Aumenta el consumo de fibra en la dieta para evitar el estreñimiento.
  • Evita el sobrepeso.
  • No practiques actividades que te provoquen escapes como saltar, correr…, puedes andar o nadar.

Si con estas medidas no basta…

  • Se pueden complementar con el uso de medicamentos para la incontinencia urinaria. Éstos pueden provocar efectos adversos como sequedad de boca, visión borrosa, arritmia, somnolencia, confusión, agitación, mareo, estreñimiento…Informa a tu profesional sanitario si los sufres.
  • Es necesario hacer un control a las 4 o 6 semanas para ver si el medicamento te beneficia o no.

Y si el problema continúa…

  • Tu médico/a decidirá si es necesario retirar los medicamentos para la incontinencia urinaria.
  • Existen otras opciones como la cirugía, estimulación eléctrica, toxina botulínica y Absorbentes de incontinencia urinaria.

¡Hace días que no voy al baño!

Volver>

¡Hace días que no voy al baño!

¿Qué te pasa? ...estreñimiento

  • Es un cambio en el hábito intestinal, con disminución de la frecuencia de las deposiciones, dificultad del paso de heces muy duras o sensación de evacuación incompleta.
  • Cada persona tiene su frecuencia. No ir al baño a diario no significa tener estreñimiento.

¿Qué puedes hacer?

El estreñimiento responde bien a los cambios en el estilo de vida.

  • ¡Ve al baño SIEMPRE que tengas ganas! Acostúmbrate a defecar siempre a la misma hora, sin prisa y dedicando el tiempo necesario.
  • Aumenta el consumo de fibra y líquido en tu dieta. La fruta (especialmente los cítricos o las ciruelas) y la verdura son una excelente fuente de fibra. Beber mucho líquido ayuda a que la fibra haga su efecto.
  • Haz ejercicio físico.

¿Y si no funciona?

  • Los LAXANTES pueden ayudar. Sin embargo, si se abusa o se usan innecesariamente, pueden producir efectos adversos.

¿Cómo tomar los laxantes?

  • El uso de laxantes debe ser ocasional y no se recomienda su uso prolongado.
  • Debes dejar de tomarlos cuando recuperes tu hábito intestinal. Hazlo de forma gradual. Si estás tomando varios laxantes a la vez, deberías dejarlos uno a uno. Ten presente que este proceso puede durar varios meses.
  • Algunas situaciones justifican su uso prolongado y bajo supervisión médica: pacientes encamados, personas que toman algunos medicamentos (antidepresivos, hierro, morfina...) o en algunas enfermedades (Parkinson, esclerosis múltiple...).

Informándome sobre antidepresivos

volver>

Informándome sobre antidepresivos

  • Médica: Mikel, con el antidepresivo que vas a tomar pueden pasar unas 4 semanas hasta que te sientas mejor. Ten paciencia.
  • Paciente: De acuerdo, ¿y los otros medicamentos que tomo?
  • Médica: Buena pregunta. He revisado tu tratamiento y en tu caso no hay problema. Eso sí, evita tomar productos que lleven hipérico. Y ten en cuenta que el antidepresivo potencia el efecto del alcohol.
  • Paciente: Bien, ¿y el coche? ¿Puedo cogerlo?
  • Ane: No conduzcas si estás adormecido. El antidepresivo puede reducir tu capacidad para conducir.
  • Paciente: Por cierto, a mi vecina le sentó fatal: se mareaba y engordó. Y mi amigo Jose Mari me dice que me vaya olvidando del sexo.
  • Médica: Es posible que tengas algún efecto secundario, sobre todo al principio, pero la mayoría son leves y pasajeros. Y si no los toleras, existen otras alternativas. No dejes de tomarlo y vuelve a verme.
  • Paciente: Y el antidepresivo, ¿cuánto tiempo tengo que tomarlo?
  • Médica: Entre 6 meses y 1 año. Algunas personas pueden necesitar más tiempo. Lo más importante es que no abandones el tratamiento aunque pienses que estás bien y que ya no lo necesitas. Además, no se debe dejar de tomar bruscamente. Ya iremos viendo.

Omeprazoles, quizá sea el momento de dejarlos. Consúltalo

Volver>

Omeprazoles, quizá sea el momento de dejarlos. Consúltalo

Cuando se necesita OMEPRAZOL, ESOMEPRAZOL, LANSOPRAZOL, PANTOPRAZOL o RABEPRAZOL, debe ser a la menor dosis y duración posible. Si llevas mucho tiempo tomando alguno de ellos, quizás sea el momento de que, junto a tu profesional sanitario, te plantees disminuir la dosis o dejar de tomarlos.

Y para dejarlo, ¿Qué opciones te pueden proponer?

  • Disminuir la cantidad de medicamento a la mitad cada semana hasta dejar de tomarlo.
  • Aumentar el tiempo entre tomas. Ir espaciando cada 2 o 3 días hasta dejar de tomarlo.
  • Dejar de tomarlo.

Recuerda: ¡No debes dejar de tomarlo por tu cuenta!

CONSEJOS para lidiar con el ardor

  • Controla los alimentos que lo producen (comidas grasas, menta, chocolate, café —aunque sea descafeinado—, cítricos, refrescos con gas y comidas especiadas) y evita tomar alcohol.
  • Haz 4 o 5 pequeñas comidas diarias.
  • Controla tu peso, en caso de sobrepeso u obesidad.
  • Un antiácido puede ser útil si ocasionalmente tienes ardor.
  • El tabaco empeora la situación. Anímate a dejar de fumar
  • Evita prendas y cinturones apretados
  • No te tumbes justo después de comer.
  • Eleva la cabecera de la cama.

Omeprazoles, los justos

Volver>

Cómo conservar los medicamentos PDF

Omeprazol, esomeprazol, lansoprazol, pantoprazol y rabeprazol son fármacos inhibidores de la bomba de protones, que impiden que tu estómago segregue mucho ácido.

Están indicados para tratar o prevenir problemas estomacales (ardor, reflujo, úlceras...).

En determinadas situaciones su uso prolongado está justificado, pero con frecuencia se utilizan más tiempo del necesario.

La toma de estos medicamentos debe ser supervisada por tu médica/o porque un uso prolongado puede generar efectos adversos e, incluso, enmascarar enfermedades graves.

Si llevas mucho tiempo tomando alguno de estos medicamentos, es conveniente que consultes con profesionales sanitarios si es el momento de dejar de tomarlos poco a poco.

Hoja de tratamiento activo

Volver>

Cómo conservar los medicamentos PDF

HOJA DE TRATAMIENTO ACTIVO: ¿TE ENCAJAN LAS PIEZAS?

Tu Hoja de Tratamiento Activo es una especie de “chuleta” que te recuerda y explica todo tu tratamiento:

  • Los tratamientos que te han recetado en Osakidetza: en el Centro de Salud, en el Hospital, etc.
  • Cuándo tomar los medicamentos.
  • Qué dosis tomar
  • Las instrucciones para los tratamientos en caso de necesidad (a demanda) aparecen debajo del tratamiento.
  • En negrita está el nombre comercial
  • Fecha de finalización: momento en el que tienes que dejar de tomar los tratamientos agudos de corta duración.
  • Fecha de revisión: fecha en la que tu médico renueva tu tratamiento.
  • Fecha en la que se ha imprimido la hoja. Te ayudará a saber si está al día. Guarda la más reciente.
  • Si tienes muchos tratamientos, comprueba que tienes todas las páginas.

Pincha aquí (abre en nueva ventana)si quieres ver un vídeo sobre este tema.

Ibuprofeno: a veces menos es más

Volver>

Cómo conservar los medicamentos PDF

Para aliviar el dolor leve-moderado (dolor menstrual, de cabeza, etc.) y los procesos inflamatorios la dosis más segura y adecuada de ibuprofeno es 400 miligramos que, en caso necesario, puedes tomar hasta tres veces al día.

Aunque hay muchos medicamentos con dosis más altas que la de 400 miligramos, utiliza siempre la dosis más baja y durante el menor tiempo posible.

A dosis totales más altas, más riesgos…

  • A dosis menores o iguales a 1.200 miligramos totales al día, el ibuprofeno puede provocar, entre otras, reacciones adversas gastrointestinales.
  • A dosis altas, de 2.400 miligramos totales al día, y tomado durante largos periodos de tiempo, el ibuprofeno puede, además, aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares (ictus, infarto, etc.)..

¡Y recuerda! Sigue las indicaciones de tu profesional sanitario y toma siempre el ibuprofeno de forma responsable, sin sobrepasar ni las dosis ni las tomas recomendadas.

Paracetamol: no siempre más es mejor...

Volver>

Cómo conservar los medicamentos PDF

En los últimos años, es frecuente usar dosis de paracetamol de 1.000 miligramos (=1 gramo), cuando habitualmente las dosis de 500 o 650 miligramos son suficientes para aliviar el dolor o para bajar la fiebre.

Bien usado, el paracetamol es un fármaco seguro, aunque no exento de riesgos. Si se mantiene esta rutina de tomar dosis altas, aumenta, entre otros, el riesgo de dañar gravemente el hígado, que puede ser aún mayor:

  • Si se consume alcohol de forma crónica
  • En pacientes polimedicados (que toman varios medicamentos a la vez)
  • En personas ancianas
  • En personas con poco peso

Ten presente además que el paracetamol está en muchos medicamentos, solo o combinado con otros principios activos, e incluso en algunos de los que compras sin receta (para la gripe, el dolor menstrual, el dolor de cabeza, etc.). Así que fíjate bien en la composición de los medicamentos que tomas y, si hay dos o más productos con paracetamol o tienes dudas, consulta con tu profesional sanitario.

Polimedicación: toma buena nota

Volver>

Cómo conservar los medicamentos PDF

Hay personas que padecen una o más enfermedades crónicas que requieren tomar varios medicamentos (polimedicación). Esto es necesario para controlar los síntomas y su enfermedad o evitar complicaciones. Sin embargo, puede conllevar ciertos riesgos que hay que vigilar. ¿Qué se puede hacer para evitarlos?

  • Conoce los medicamentos que tomas, para qué sirven y cómo tomarlos. Para ello, te puede ayudar la HOJA DE TRATAMIENTO ACTIVO que puedes solicitar en tu Centro de Salud y que recoge tus medicamentos y sus dosis.
  • Cada vez que acudas a un médico o dentista… Informa de los medicamentos que tomas o los tratamientos que sigues (incluidas vitaminas, plantas medicinales, etc.)
  • Presta atención a posibles reacciones adversas, sobre todo cuando empieces a tomar un nuevo medicamento o producto natural.
  • Resuelve siempre cualquier duda sobre los medicamentos con los profesionales sanitarios, especialmente si estás pensando abandonar o cambiar un tratamiento.
  • Tu opinión cuenta. Compártela siempre con tu médico.
  • No hay medicamentos para toda la vida. Cuando tu médico te recomienda que dejes un medicamento que has tomado durante años es porque cree que ahora ya no lo necesitas e, incluso, puede ser contraproducente. Un mismo fármaco puede ser bueno en un momento de tu vida y perjudicial en otro.

Cómo leer un envase de medicamentos sin perderse en el intento

Volver >

Cómo conservar los medicamentos PDF

  • El envase de un medicamento no es una simple caja.
  • De hecho, aporta información esencial que facilita un uso adecuado del mismo.
  • Esta ficha puede ayudarte a localizar esa información y descifrarla.

Cómo conservar los medicamentos

volver>

Cómo conservar los medicamentos PDF

Antes de usarlos

  • Guarda los medicamentos en un lugar seco, fresco y fuera del alcance de los niños. No los expongas a la luz solar ni al calor directo.
  • Evita almacenarlos en baños y cocinas, por los cambios de humedad y temperatura.
  • Conserva en el frigorífico, nunca en el congelador, los medicamentos que requieren frío (se llaman termolábiles y se identifican con un asterisco en el envase).
  • Conserva el medicamento en el envase original con su prospecto.
  • Comprueba en la caja la FECHA DE CADUCIDAD del medicamento. Es el último día del mes que se indica.
  • No tomes el medicamento si te parece que su aspecto, color o sabor ha cambiado. Llévalo al punto de recogida SIGRE de tu farmacia.

Y una vez abiertos

  • MUY IMPORTANTE: apunta la fecha de apertura de colirios, jarabes y pomadas. Puedes hacerlo en la misma caja.
  • Los colirios son válidos durante un mes.
  • Algunos jarabes, como el de amoxicilina, necesitan de un último paso de elaboración en casa (soluciones extemporáneas). En este caso, debes consumirlos dentro de las dos semanas siguientes a su preparación.

Si aún tienes dudas, consulta con el personal sanitario de tu centro de salud o farmacia o lee el prospecto.

Es hora de llamar a los medicamentos por su nombre…

volver

Principio activo

...Y su nombre es el del principio activo

El principio activo es la sustancia que produce el efecto del medicamento. Al margen de la marca con que cada laboratorio comercializa el medicamento, es el nombre del principio activo lo que cuenta y, por tanto, es el que utilizan los profesionales sanitarios.

¡Fíjate en el principio activo!

El nombre del principio activo SIEMPRE figura en la caja. Eso es lo que debes buscar y conocer. Hay medicamentos que contienen más de un principio activo; también en ese caso aparecerán en la caja.

Principio actibo

RECUERDA: no importa el color, tamaño o forma que tengan las cajas o las pastillas. Dos medicamentos con diferente nombre comercial tendrán el mismo efecto si contienen el mismo principio activo y a la misma dosis.

Es la mejor manera de evitar errores

  • Identificando el principio activo eliminarás el riesgo de confundir nombres y envases parecidos o de duplicar involuntariamente tomas de un mismo principio activo bajo distintos nombres comerciales. Esto puede ocurrir cuando te tratan distintos profesionales, después del alta hospitalaria, cuando compras medicamentos que no requieren receta,…
  • El nombre del principio activo también te resultará útil en el extranjero, porque este nombre es el mismo en todos los países.

Con cada nuevo medicamento, comprueba el nombre del principio activo.

Si aún tienes dudas, consulta con el personal sanitario de tu centro de salud o farmacia o lee el prospecto.

Dabigatrán (PRADAXA®) para la fibrilación auricular no valvular

Volver

DabigatranPara qué es

Previene la formación de coágulos en personas adultas que presentan una anomalía del ritmo cardíaco -el corazón late de manera irregular- denominada “Fibrilación auricular no valvular” y tienen riesgo de sufrir un accidente cardiovascular. También se usa para prevenir la formación de coágulos en pacientes operados para implantarles una prótesis de cadera o rodilla.

Cómo tomarlo

  • 1 cápsula de 110 o de 150 mg cada 12 horas, con o sin alimentos.
  • Trague la cápsula entera (sin romperla ni abrirla) con un vaso de agua.
  • Aunque se sienta bien, no deje de tomarlo sin consultar a su médico. Sería peligroso.

Cómo conservarlo

  • Conserve SIEMPRE la cápsula en su envoltorio original (blister), incluso cuando lo guarde en un pastillero.

¿Y si olvido una dosis?

  • Si faltan MÁS de 6 horas hasta la toma siguiente: TOME la dosis olvidada.
  • Si faltan MENOS de 6 horas: ESPERE hasta la siguiente toma.
  • NUNCA tome una dosis doble para compensar las que se le olviden.

Posibles efectos adversos

Síntomas / efectos FRECUENCIA CONSULTE A SU MÉDICO ACUDA A URGENCIAS
Común Raro Solo si es grave Siempre
Sangrado de estómago o intestino Sí     Sí  
Sangrado de nariz Sí   Sí    
Dolor de estómago Sí   Sí    
Indigestión Sí   Sí    
Vómitos con sangre   Sí     Sí
Sangrado rectal o de piel   Sí   Sí  
Moratones   Sí Sí    

Precauciones especiales

  • Informe al médico de que está tomando dabigatrán si se va a operar, incluso en caso de intervención dental.
  • Informe al médico o farmacéutico de que está tomando dabigatrán si va a tomar aspirina o antiinflamatorios (ibuprofeno, naproxeno,…).
  • No utilizar en embarazadas.
  • Si es mayor de 80, dosis de 110 mg.
  • Su médico comprobará el funcionamiento de su riñón antes y durante el tratamiento.
  • No se han descrito interacciones con alcohol.

¿Es mejor que sintrom®?

El tratamiento convencional para la fibrilación auricular no valvular es el acenocumarol (SINTROM®), por su eficacia y seguridad conocidas a largo plazo.

  • A favor de dabigatrán

    • NO análisis periódicos.
    • NO cambio de dosis.
    • MENOS interacciones con alimentos y medicamentos
  • En contra de dabigatrán

    • NO se conocen sus efectos adversos a largo plazo.
    • MÁS caro que SINTROM®.
    • SIN antídoto (importante por si han de operarle de urgencia).

    Si usted está tomando acenocumarol (SINTROM®), y sus controles de INR son adecuados, es mejor que NO CAMBIE y continúe con ese medicamento.

Fecha de última modificación: