Departamento de Salud

Tu piel y el sol

La luz del sol es imprescindible para la vida, mejora algunas enfermedades y eleva el estado de ánimo. Además, es necesaria para sintetizar la vitamina D que regula el metabolismo del calcio. Para la síntesis de vitamina D es suficiente con las exposiciones breves durante los paseos habituales, incluso sin recibir el sol directo.

Pero nuestro organismo sólo es capaz de soportar una determinada cantidad total de radiación solar a lo largo de la vida, por lo que si esta se supera, las consecuencias pueden ser muy graves.

La exposición a las radiaciones ultravioleta (UVA y UVB) del sol es el factor ambiental más importante en la aparición de la mayoría de los tipos de cáncer de piel, además de ser responsable de quemaduras, del envejecimiento cutáneo y de diversas afecciones oculares.

Es necesario sobre todo en los meses de verano, que es cuando la radiación UV tiende a ser mayor, tomar precauciones frente a la radiación solar para evitar daños tanto a corto como a largo plazo.

Fecha de última modificación: