Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda

Educación ambiental - Bosques

Los árboles enraizados en las orillas de los ríos protegen frente a fuertes avenidas de agua. 

El bosque es un hervidero de vida, en cualquier momento en que lo observemos, a lo largo del día y de las diferentes estaciones del año, siempre es distinto, los colores de las flores, los sonidos, los movimientos de los animales.
El bosque es un ecosistema formado por árboles de diferentes especies y por otras plantas como los arbustos y las herbáceas que forman lo que se denomina el sotobosque. Además, para completar el ecosistema, la vegetación propicia el desarrollo de una gran variedad de animales, desde los pequeños insectos hasta las grandes aves, pasando por los mamíferos de distintos tamaños que le dan al bosque su personalidad.

Hay que saber que los bosques tienen importantes funciones que a veces no son fáciles de reconocer, por ejemplo protegen contra la pérdida de suelo en pendientes montañosas y mantienen el ciclo de los nutrientes y del agua. Las raíces de los árboles se asientan fuertemente en el suelo, sujetando y protegiéndolo frente a fuertes lluvias y vientos. Los bosques en grandes pendientes y en las orillas de los ríos son nuestros protectores, aunque este papel no sea tan visible, es un seguro de vida.

Además, los árboles por medio de sus profundas raíces actúan como bombas de extracción de importantes elementos nutrientes, como el nitrógeno y el fósforo, que absorben de la parte profunda del suelo. De esta manera toman sus nutrientes con facilidad y construyen su estructura de hojas, ramas y tronco, lo que se llama biomasa. Con la caída de las hojas, las ramas y algunos troncos viejos, una parte de los nutrientes se devuelven al suelo y se produce una acumulación de materia orgánica, que se va lentamente descomponiendo para volver a ser absorbida por los vegetales.

Así se mantiene el ciclo de los nutrientes y de la vida en el bosque. Si dirigimos la mirada al suelo podemos ver gran diversidad de animales pequeños, y hay otros que no llegamos a ver pero que igualmente están ahí, reciclando. Si se interrumpiera este ciclo crearía grandes problemas al funcionamiento del bosque porque se agotarían los elementos nutrientes. Algunos problemas de nuestra sociedad necesitarían para su solución una imitación del funcionamiento de los ecosistemas naturales, como el bosque del que hablamos, ¡imitemos el ciclo de la naturaleza!.

Los bosques son también muy importantes porque regulan el ciclo del agua en nuestro planeta. El agua transpirada por la vegetación se concentra en minúsculas gotitas que forman nubes. Estas nubes son transportadas por el viento y al enfriarse producirán lluvias sobre el suelo en otras zonas. Esta es la contribución mas importante de los bosques al ciclo del agua.¿Que pasaría si toda esta masa verde no transpirara?, que cambiaría el ritmo y la cantidad de las lluvias y sería difícil volver a recuperarlo.

Pero el bosque no es una foto fija en el tiempo, es algo dinámico, que cambia siguiendo un movimiento muy lento, la sucesión de un bosque de robles o hayas no es fácil de observar en una generación. La sucesión natural del ecosistema a lo largo del tiempo se manifiesta de manera que los árboles más viejos mueren y son sustituídos por otros que crecen generalmente de las semillas, de manera que los retoños absorben del suelo los nutrientes necesarios para su crecimiento.

El paisaje forestal ha sido un importante escenario a lo largo de toda la historia de la humanidad y sigue siendo un escenario fundamental para la vida. Conozcamos y cuidemos esta gran riqueza natural que son los bosques, y estaremos contribuyendo a mejorar nuestro propio bienestar.

Miren Onaindia
Catedrática de Ecología Universidad del País Vasco

 

 REGULACIÓN DEL AGUA

Las masas forestales retienen el agua de lluvia. Así facilitan que se filtre al subsuelo y se recarguen los acuíferos. También disminuyen la erosión y rebajan el riesgo de inundaciones al reducir la velocidad del agua y sujetar la tierra.

INFLUENCIA EN EL CLIMA

En las zonas continentales más del 50% de la humedad del aire está ocasionada por el agua que transpiran las hojas de la vegetación. Cuando se talan los bosques o selvas de áreas extensas el clima se vuelve cada vez más seco.

ABSORBEN (CO2) DE LA ATMÓSFERA

En el proceso de fotosíntesis los árboles, como todas las plantas, toman CO2 de la atmósfera y devuelven O2. En el momento actual esta función tiene especial interés debido a que ayuda a frenar los efectos negativos del exceso de emisiones de origen humano y, por consiguiente, el efecto invernadero. Se suele decir que los bosques son los 'pulmones' de la Tierra.

RESERVAS DE GRAN NÚMERO DE ESPECIES

Los bosques naturales ofrecen multitud de hábitats distintos por lo que en ellos se puede encontrar una gran variedad de especies de todo tipo de seres vivos. Por eso se dice que son las principales reservas de biodiversidad, especialmente la selva tropical.

ACCIÓN DEPURADORA

Distintos contaminantes de la atmósfera y las aguas son retenidos y filtrados por los seres vivos del bosque. Considerando también como contaminación los ruidos y la agitación que generamos en nuestra civilización, los bosques son también fuente de paz y lugar de reposo para muchas personas.

MATERIALES NECESARIOS

  • Envases o recipientes de plástico (tetra-brik, botes, botellas...)
  • Semillas (pueden ser bellotas, castañas, hayucos...)
  • Tierra

DESARROLLO

Preparación de las macetas

Tras cortar los envases a unos 20 cm de alto (deben ser lo suficientemente amplias como para conservar la planta uno o dos años), les haremos unos pequeños agujeros en la base para permitir que salga el exceso de agua de riego y evitar que se pudran las semillas. Un truco puede ser colocar gravilla o arena en el fondo antes de echar la tierra.

Recolección de semillas

Organizaremos una salida al campo para recoger semillas. Es conveniente que sean de la mejor calidad posible.

Siembra

Colocamos las semillas a una profundidad de 1,5 veces su tamaño y en la posición que adoptarían al caer a la tierra.

Riego

Aunque debemos ser regulares, no debemos regar en exceso nuestra planta. El truco está en mantener la tierra húmeda.

Crecimiento

Nos convertiremos en testigos del crecimiento del árbol. Este proceso será especialmente emocionante en primavera y deberemos cambiar el recipiente por otro mayor cuando el tamaño de la planta así lo aconseje.

Trasplante

Cuando nuestras plantas tengan uno o dos años, podremos aprovechar el 'Día del Árbol' para llevar a cabo el trasplante en el campo. Para que este proceso culmine con éxito, es aconsejable asesorarnos sobre cuándo, cómo y dónde ubicar el que será nuestro árbol para siempre.

Fecha de última modificación: