Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda

Fecha de publicación: 17/06/2008
Derecho de autodeterminación
Dinamarca y Groenlandia firman la base para una futura independencia de la isla
El primer ministro danés, Anders Fogh Rasmussen, y el presidente autonómico de Groenlandia, Hans Enoksen, han firmado un acuerdo para ampliar al máximo la autonomía de este territorio bajo soberanía de Dinamarca y que sienta las bases para una hipotética independencia total.

El acuerdo será votado en referendo por los groenlandeses el próximo 25 de noviembre, y se espera que entre en vigor el 21 de junio de 2009, coincidiendo con el día nacional de Groenlandia.

El nuevo pacto permitirá a Groenlandia asumir competencias en el área policial y jurídica, de modo que Copenhague sólo decidirá sobre seguridad y política exterior.

Groenlandia seguirá recibiendo una subvención anual de las autoridades danesas de 3.200 millones de coronas (429 millones de euros), pero se verá reducida gradualmente en función de los eventuales ingresos que obtenga por la venta de petróleo.

El acuerdo establece que Groenlandia puede llegar a ser un Estado soberano, si sus habitantes así lo deciden en una consulta popular.

 Este último punto ha sido el más conflictivo del acuerdo y el que ha provocado un retraso de más de un año en el trabajo de una comisión mixta creada por ambos gobiernos para alcanzar un nuevo pacto, ya que se estima que bajo el suelo groenlandés podría encontrarse una de las principales reservas de crudo mundiales.

El acuerdo establece que Groenlandia puede llegar a ser un Estado soberano, si sus habitantes así lo deciden en una consulta popular.

Groenlandia, la isla más grande del mundo con 2 millones de kilómetros cuadrados, aunque sólo el 15% de la superficie no está helada, tiene 56.000 habitantes -la mayoría inuitas-, y una economía dependiente de la subvención anual de Copenhague.

Desde 1979 goza de estatuto de autonomía, que le da competencias en educación, política social y fiscal, cultura e infraestructuras.

La ocupación danesa provocó en los 60 una deslocación de la población local , que se vio abocada al alcoholismo y suicidio

Al igual que el otro territorio autonómico danés, las Islas Feroe, Groenlandia tiene un gobierno y un parlamento propios y dos representantes en el Congreso de Dinamarca, aunque a diferencia de aquéllas sí estuvo en la UE, hasta que en 1985, tras un referéndum, se convirtió en el único territorio en abandonarla.

Rasmussen ha rechazado pedir disculpas a los inuitas que fueron obligados a abandonar sus aldeas durante el proceso de modernización y concentración de la población llevado a cabo por Copenhague en la década de los años 60, tal como había reclamado antes Enoksen. Ese proceso generó graves problemas en la sociedad groenlandesa, afectada por altos índices de suicidio, alcoholismo y abusos sexuales.

'Dinamarca y los daneses no tienen nada de que avergonzarse, al contrario. Dinamarca ha realizado una tarea fantástica y generosa para desarrollar la sociedad groenlandesa. Estamos orgullosos de ello, podría servirle de ejemplo a otros', afirmó Rasmussen.

 

Groenlandia. Datos del país:

Capital: Nuuk (15.000 habitantes)

Superficie: 2.166.086 km2 (410.449 km2 sin hielo, 1.755.637 km2 cubiertos por el hielo) (est. del 2000)

Población: 58.000, de los cuales 52.000 son indígenas ('kalaallit') y 6.000 son daneses.

Estatus legal: Groenlandia es un territorio con gobierno autónomo dentro del ámbito de Dinamarca. El Gobierno de Groenlandia es público y, a diferencia de Dinamarca, Groenlandia no es miembro de la Unión Europea.

Tipo de gobierno: Democracia parlamentaria dentro de una monarquía constitucional.

Sistema político: Groenlandia tiene su propio parlamento, que es elegido por todos los ciudadanos daneses que hayan vivido en el país por más de seis meses. El gobierno, que tiene a su cargo la mayor parte de los asuntos internos, es nombrado por el parlamento.
 
Convenios internacionales: Groenlandia es parte de todos los convenios internacionales ratificados por Dinamarca, incluyendo el Convenio 169 de la OIT.

Idioma: El idioma nacional es el groenlandés ('kalaallisut') y el danés es el primer idioma extranjero. La dos lenguas se enseñan en las escuelas y tanto el danés como el groenlandés son idiomas oficiales.

Economía: El Producto Bruto Interno per cápita se estima en 143.647 DKK (2002). Esto es un 61% del PBI danés, pero es mayor al de España, por ejemplo.

La industria principal del país es la pesca y los productos derivados de la pesca representan el 86% de las exportaciones. La caza de mamíferos marinos es importante para la subsistencia de la población. La minería y el turismo están segundos en importancia.

Cuestiones sociales: Groenlandia tiene un bienestar social muy desarrollado, pero sufre de una cantidad importante de problemas sociales.
La expectativa de vida para los hombres es de 63 años y para las mujeres de 69.

Salud: Groenlandia padece cada vez más los mismos problemas de salud que existen en otras sociedades de bienestar. Los problemas sociales relacionados a la salud, como el abuso del alcohol, los suicidios y la violencia son generalizados.

Educación: Todos los niños asisten a la escuela durante al menos diez años. Existen tres escuelas secundarias en Groenlandia, una escuela para formar maestros, una serie de instituciones de formación profesional y una universidad pequeña. Hay algunos miles de jóvenes groenlandeses que estudian en Dinamarca y en el exterior.

Historia

Historia

Groenlandia ha estado ocupada durante miles de años. Los pueblos prehistóricos migraron a Groenlandia desde lo que hoy en día es el norte de Canadá. La última ola migratoria fue la de los esquimales thule (inuit), que migraron por toda la costa ártica, desde Alaska hasta Groenlandia. Hoy en día, los indígenas groenlandeses y los pueblos indígenas del norte de Canadá y norte de Alaska son los descendientes de los esquimales thule. Esto explica por qué los groenlandeses y el pueblo inuit de las vastas regiones costeras del norte de Canadá y Alaska hablan idiomas o dialectos muy similares.

Colonización

Groenlandia fue colonizada por Dinamarca en 1721 cuando el misionero Hans Egede estableció el primer asentamiento colonial cerca de lo que ahora es Nuuk, la capital. Al cabo de pocas generaciones, ya se habían establecido colonias bordeando la extensa costa de Groenlandia Occidental, desde Upernavik en el norte, hasta Nanortalik, bien al sur. Hacia fines del siglo dieciocho, el poder real estaba en manos del Departamento de Comercio Real de Groenlandia en Copenhague, desde donde se gobernaron las colonias durante más de 200 años. Los asentamientos de Groenlandia Oriental y Groenlandia del Norte no estuvieron bajo control danés hasta poco antes de que comenzara el siglo veinte. Desde su creación, la política colonial danesa estuvo basada en las misiones y el comercio.
 
Los misioneros pronto aprendieron groenlandés, y el dialecto que se hablaba cerca de Nuuk fue utilizado en las iglesias y escuelas a lo largo de la extensa costa. Cuando se publicó el primer periódico, Atuagagdliutit, en 1861, se utilizó el dialecto de Nuuk, que luego se convirtió en una lengua vernácula escrita utilizada en todos los distritos coloniales. El uso de un idioma común creó un sentido de unidad en torno al ser groenlandés, y en el siglo dieciocho y diecinueve comenzó a aparecer una identidad groenlandesa, Kalaaleq. Esto significó que cuando se escuchó por primera vez la demanda por una autonomía política en la década del setenta, Groenlandia ya era una realidad política desde hacía mucho tiempo.
 
La actitud política de los daneses hacia el pueblo colonizado ha sido mejor caracterizada como un "paternalismo benigno" o una descolonización desde arriba. Presuntamente inspirada en los hechos políticos acaecidos en Europa en la mitad del siglo diecinueve, la descolonización y el gobierno indirecto se convirtieron en temas importantes para gobernar a Groenlandia. El primer paso fue a principios de la década de 1860, cuando se introdujeron los consejos de distrito, que eran estructuras cuasi democráticas formadas por groenlandeses (sólo hombres) electos y miembros de la administración colonial. En 1911, los consejos de distrito fueron reemplazados por consejos municipales electos y también se establecieron dos consejos provinciales electos.

Gobierno autónomo de Groenlandia

La Segunda Guerra Mundial tuvo un impacto importante: durante cinco años se cortó la relación con Dinamarca, que estaba ocupada por Alemania, y Groenlandia pasó a depender de las relaciones que había establecido poco tiempo antes con Estados Unidos. Cuando terminó la guerra, el sistema colonial se vio cuestionado y la política proteccionista de las autoridades danesas fue gradualmente abolida. Groenlandia se convirtió en un país "abierto", se establecieron enormes bases militares norteamericanas y, con la nueva constitución danesa de 1953, Groenlandia "perdió" su estatus colonial y se convirtió en una región propia dentro del ámbito danés.
 
A partir de 1953, Groenlandia se dividió en dos distritos electorales y cada uno enviaba un representante al Parlamento Danés. El Consejo Asesor Provincial comenzó a tener cada vez más poder y, en 1973, el Comité para la Autonomía Política recomendó que se negociara el futuro político de Groenlandia con el gobierno danés. Esto tuvo como resultado el establecimiento de una Comisión Danesa-Groenlandesa para la Autonomía Política. El informe de esta comisión fue adoptado por el parlamento danés y confirmado en un referendo que se hizo en Groenlandia. De este modo, se introdujo la autonomía política el 1° de mayo de 1979.
 
Los hechos políticos en Groenlandia en la década de 1970 se vieron muy afectados por un programa de industrialización promovido por las autoridades danesas en las décadas de 1950 y 1960. La gran inversión danesa en la industria pesquera y en vivienda, que estuvo concentrada en cuatro centros 'urbanos', tuvo la consecuencia demográfica de hacer que la presencia de daneses llegara a cerca del 20 por ciento del total de la población hacia la década de 1970, y también llevó a una mayor urbanización. En 1950, más de 200 años después del establecimiento del primer asentamiento colonial en Groenlandia, no más del 4,5 por ciento de la población era danesa. Durante este proceso de desarrollo forzado, los groenlandeses fueron en gran medida dejados de lado, y esto explica en gran parte el desarrollo social y político posterior. A 25 años de la implementación de la autonomía política, el porcentaje de groenlandeses étnicos había aumentado y los daneses habían disminuido, tanto en términos numéricos como relativos.

Los indígenas groenlandeses

Las estadísticas oficiales no hacen distinciones étnicas: los individuos son 'nacidos en Groenlandia' o 'nacidos fuera de Groenlandia'. Sin embargo, en relación con las cantidades, se supone que estas cifras más o menos se corresponden con la cantidad de groenlandeses indígenas (kalaallit) y extranjeros (daneses). Las personas que nacen en Groenlandia de padres daneses son registradas como groenlandesas, mientras que los groenlandeses nacidos en Dinamarca de padres groenlandeses son registrados como daneses. Sin embargo, en la vida cotidiana, todos saben quién es groenlandés y quién es danés. Se supone que alrededor del 95 por ciento de los groenlandeses habla groenlandés, mientras que muy pocos daneses que viven en Groenlandia hablan el idioma.
El 1° de enero de 2004, había 56.854 personas en Groenlandia, de los cuales 6.758, el 12 por ciento, había nacido fuera de la isla. Se estima que unos 8-10.000 groenlandeses viven en Dinamarca; muchos de ellos están en instituciones educativas, otros se mudaron allí con sus cónyuges daneses, y también hay groenlandeses que prefieren pasar su vejez en un clima más cálido.
 
Los habitantes de Groenlandia viven en más de 80 comunidades dispersas a lo largo de la extensa costa occidental, oriental y del norte de Groenlandia (cliquee aquí para ver un mapa de Groenlandia). Sin embargo, la política de concentración y el crecimiento de la pesca industrial hace que el 83 por ciento de la población viva en 18 centros administrativos llamados pueblos, y el 51 por ciento en sólo tres pueblos principales, mientras que el 17 por ciento vive en más de 70 comunidades pequeñas, llamadas asentamientos.
 
Para más información sobre los indígenas groenlandeses (kalaallit), visite la página www.inuit.org.
 
Autoorganización

 
Los groenlandeses están relacionados histórica y lingüísticamente con los inuit del norte de Canadá, Alaska y Siberia. Sin embargo, la colonización del ártico por parte de Dinamarca, Canadá, Estados Unidos y Rusia estableció fronteras políticas, sociales y económicas duraderas que han perdurado hasta el día de hoy. Poco después de la Segunda Guerra Mundial, se reanudó el contacto entre los groenlandeses y los inuit de Canadá, y en 1977 se estableció una organización de todos los inuit, la Conferencia Circumpolar Inuit (ICC).
 
Mientras que la ICC se ocupa de una serie de temas internacionales culturales y ambientales y ha tenido un rol activo dentro del sistema de derechos humanos de la ONU, hay una amplia variedad de organizaciones culturales y sociales en Groenlandia que trabajan en temas relacionados con los derechos de las mujeres, organizaciones que representan a los jóvenes, asociaciones de estudiantes, etc.


El sistema constitucional y político
 
La democracia parlamentaria

Groenlandia es una unidad con autonomía política dentro del ámbito danés y, por lo tanto, la constitución danesa también rige allí. Las leyes aprobadas por el parlamento danés también son válidas para Groenlandia, a menos que esté específicamente exenta. El sistema político es muy similar a la democracia parlamentaria danesa. El parlamento, Inatsisartut, tiene 31 escaños y es elegido por sufragio universal de todos los adultos mayores de 18 años que han residido en la isla más de seis meses antes de las elecciones. Es importante remarcar que el gobierno autónomo es un gobierno público y que no hay distinción entre las personas nacidas en Groenlandia o en Dinamarca. Todos tienen el mismo derecho a votar, siempre y cuando sean ciudadanos daneses. El parlamento elige al gobierno, Naalakkersuisut, que está encabezado por el primer ministro. El primer ministro y cada miembro del gobierno (actualmente seis, incluyendo al primer ministro) necesitan una mayoría absoluta en el parlamento para ser electos. El parlamento es electo por cuatro años, a no ser que el primer ministro llame a elecciones interinas.
 
De los 31 miembros del parlamento electo en noviembre de 2005, 13 son mujeres y dos son daneses. Durante los primeros años del gobierno autónomo, Groenlandia fue dividida en una serie de distritos electorales para asegurarse de que hasta los municipios más remotos tuvieran representación en el palamento, pero actualmente hay un distrito único. Las elecciones se hacen a través de partidos políticos y cinco de ellos obtuvieron representación en las elecciones de 2005. Desde el establecimiento de la autonomía política, todos los gobiernos han estado encabezados por el partido socialdemócrata Siumut, generalmente en coalición con uno o, como es el caso ahora, dos partidos políticos más.
 
Los partidos políticos
 
La creación de partidos políticos fue un factor central para el establecimiento de la autonomía política. Los primeros partidos fueron creados a mediados de la década del setenta y pronto pasaron a ser importantes para la formulación de la lucha por la autonomía política. Todos los partidos políticos han estado basados en Groenlandia y no tienen relación formal con los partidos políticos de Dinamarca. El sistema de partidos ha sido un componente fundamental de la democracia de Groenlandia desde ese entonces.
 
Influencia sobre las políticas danesas

 
Groenlandia elige dos miembros del parlamento danés. Muchas veces tienen una influencia mayor sobre la política danesa hacia Groenlandia de lo que podría esperarse en relación a la representación que tienen. Esto ha sido así específicamente en los casos en que los dos miembros groenlandeses han inclinado el equilibrio entre la izquierda y la derecha a un lado o al otro, y cuando han tenido un apoyo importante del Consejo Provincial de Groenlandia y luego del gobierno autónomo.
 
El acuerdo de autonomía política
 
La autonomía política fue establecida en 1979 y las primeras áreas de responsabilidad y autoridad fueron transferidas en enero de 1980; en los años siguientes se han ido traspasando más áreas de gobierno. En general, el gobierno autónomo se ha hecho cargo de todos los temas relacionados con la política interna, la economía, el sistema educativo, cultura, asuntos sociales, etc. En todos estos asuntos, la competencia legislativa recae sobre las autoridades del gobierno autónomo. Algunos asuntos caen bajo la jurisdicción conjunta de Dinamarca y Groenlandia, principalmente, y por encima de todo, la explotación de los recursos del subsuelo. Los principios básicos de la Ley de Minerales son que ambas partes, Dinamarca y Groenlandia, tienen poder de veto en todos los temas relacionados con la exploración y explotación de recursos del subsuelo. La administración de las actividades relacionadas con los recursos minerales ha estado en manos de las autoridades del gobierno autónomo en Nuuk desde 1998. La distribución económica del ingreso proveniente de las actividades relacionadas con los recursos minerales es tal que los primeros 500 millones de DKK de ingresos provenientes de estas actividades automáticamente le corresponden al gobierno autónomo; la distribución de cualquier monto mayor debe ser negociada. Si bien la explotación de recursos minerales ha tenido muy poca incidencia en la economía de Groenlandia hasta la fecha, las expectativas para el futuro son altas. El deseo del gobierno local de expandir su control hacia el sector de los minerales refleja, hasta cierto punto, las expectativas de que el sector se convierta en la columna vertebral de una Groenlandia autogobernada o independiente.
 
La Ley de Autonomía Política está disponible en la página web del Gobierno Autónomo de Groenlandia.
 
El Gobierno Autónomo también tiene su propia oficina en Copenhague. A partir de unos acuerdos recientes (2005), Groenlandia tiene más derechos para negociar independientemente con la Unión Europea y, en algunos temas, con Estados Unidos.
 
Actualmente, una Comisión Danesa-Groenlandesa está negociando una mayor independencia para Groenlandia. Para más información, ver Temas Centrales.

 

Temas centrales 

La autonomía política 

Por el momento, el tema más importante que preocupa a los groenlandeses es el del futuro autogobierno. Hacia fines del siglo veinte, muchos groenlandeses sentían que los acuerdos de autonomía política habían cumplido su propósito y ya no se adecuaban a la realidad. Por lo tanto, en 1999, el Gobierno Autónomo estableció una Comisión de Autogobierno para investigar las posibilidades de que el estado danés le transfiera más responsabilidades y, de este modo, Groenlandia desarrolle una mayor independencia. Los temas centrales son las relaciones exteriores, temas de seguridad, desarrollo económico y política de idiomas. El informe de la comisión fue publicado en la primavera de 2003.
 
Este informe fue presentado al gobierno danés y, como resultado, se estableció una Comisión Danesa-Groenlandesa, que fue inaugurada el día nacional de Groenlandia, 21 de junio de 2004. La Comisión, que tiene la misma cantidad de representantes de ambas partes, está presidida por el presidente del parlamento autónomo. Su mandato es el siguiente: Tomando en cuenta la posición constitucional de Groenlandia y en conformidad con el derecho a la autodeterminación del pueblo groenlandés según el derecho internacional, la Comisión considerará y sugerirá formas en que las autoridades groenlandesas puedan asumir un mayor control en las áreas en que la constitución lo permita.
 
De este modo, el mandato de la Comisión es sugerir el autogobierno para Groenlandia dentro del ámbito danés. Sin embargo, también sostiene que: Existe un acuerdo entre el gobierno danés y el gobierno autónomo de que le corresponde al pueblo groenlandés decidir si desea la independencia para Groenlandia. Algunos políticos groenlandeses tienen la convicción de que el marco constitucional establecido para la Comisión restringe sus aspiraciones políticas y ahora están abogando fuertemente a favor de una 'asociación libre' entre Groenlandia y Dinamarca.
 
Parece haber un consenso generalizado en Groenlandia de que la isla debería ser lo más independiente que sea posible para un país con poco más de 50.000 habitantes. Uno de los factores limitantes es el hecho de que Groenlandia depende de los subsidios anuales fijos que le otorga el estado de Dinamarca. Si bien estos subsidios han hecho posible el establecimiento de una sociedad moderna, también han traído dependencia y pasividad. El nivel de educación comparativamente bajo de Groenlandia es otro factor restrictivo, ya que significa que los groenlandeses no pueden cubrir todos los puestos. Sin embargo, a pesar de que los objetivos parecen estar claros, las formas y medios para crear nuevas realidades económicas, sociales y culturales ha sido motivo de disputa. Uno de los casos más disputados fue la abolición del sistema que establecía precios fijos para una serie de productos como el agua, la electricidad y los bienes de consumo diario para todas las comunidades desde la época colonial.
 
Durante las elecciones parlamentarias del Gobierno Autónomo en 2005 se prestó mucha atención al futuro estatus constitucional de Groenlandia. El trabajo de la Comisión Danesa-Groenlandesa para el Autogobierno reveló puntos de vista divergentes entre los políticos groenlandeses. Estos desacuerdos tienen que ver con la relación futura entre Groenlandia y Dinamarca, así como con la estrategia que debería adoptarse. Sin embargo, la campaña electoral para las elecciones al parlamento del Gobierno Autónomo el otoño pasado también mostró que la campaña vigorosa por la independencia que algunos políticos de Siumut e Inuit Ataqatigiit (y a la cual se oponen los demócratas), que se vio reflejada en los medios escritos, no se correspondía con los intereses inmediatos del público general. El destino de las poblaciones pequeñas y remotas, la decisión del Gobierno Autónomo de intentar que la gente utilice aviones en lugar de barcos y botes, y los temas sociales, como la preocupación por la seguridad social y física de los niños, parecen ser los temas principales para el común de la gente.
 
Cuestiones sociales 

Las cuestiones sociales siempre han sido responsabilidad de las autoridades del Gobierno Autónomo. A grandes rasgos, el sistema social es una réplica del estado de bienestar danés, que incluye seguridad social, acceso gratuito al tratamiento médico, licencia por maternidad, pensión jubilatoria, etc. Sin embargo, a pesar de que la economía de Groenlandia no permite que los servicios sociales estén a la par de los que se brindan en Dinamarca, sólo un porcentaje pequeño elige mudarse a Dinamarca por este motivo.
 
Podría parecer paradójico que, a pesar del sistema de bienestar que existe, la sociedad groenlandesa sufra una cantidad de problemas sociales serios. El abuso del alcohol es quizá el más grave y cada año es la causa de muchos accidentes, comportamiento violento y tragedias familiares. Muchos niños y jóvenes son descuidados por este motivo y deben ser ubicados fuera de sus familias. Durante el debate sobre el autogobierno o la independencia, algunos políticos mencionaron el peligro de que este tema quede específicamente olvidado dentro del debate. La discusión política sobre el autogobierno en contraposición con la independencia suele estar encabezada por hombres, mientras que las mujeres son las que promueven las cuestiones sociales. A la luz de lo que parecen ser las principales preocupaciones del público general, quizá no sea sorprendente que las mujeres hayan tenido tanto éxito en las últimas elecciones para el parlamento groenlandés.
 
Groenlandia también tiene una alta tasa de suicidio, particularmente entre adultos jóvenes. Finalmente, debe mencionarse que la drogadicción es un problema cada vez mayor. La prensa, en particular la danesa, muchas veces presenta a Groenlandia como un país lleno de problemas sociales y, si bien los problemas mencionados son serios, es importante recordar que Groenlandia ofrece a sus habitantes una cantidad de beneficios sociales que son desconocidos para los pueblos indígenas en los países pobres de África, Asia y Latinoamérica.
 
Administración de justicia
 
La Comisión Danesa-Groenlandesa sobre la Administración de Justicia tardó diez años en llegar a un acuerdo sobre recomendaciones para un nuevo sistema de justicia en Groenlandia. En agosto de 2005, el informe de 2.200 páginas fue entregado al ministro relevante del Gobierno Autónomo, que enfatizó su enorme importancia. Muchas veces se dice que Groenlandia tiene el mejor sistema judicial del mundo, ya que combina las prácticas culturales tradicionales con la noción occidental de justicia. Sin embargo, el sistema actual fue desarrollado después de la Segunda Guerra Mundial y ahora hay consenso de que se necesitan algunos cambios. Uno de los motivos es que los criminales que tienen comportamientos que parecen irrecuperables o que tienen problemas mentales y no pueden ser acomodados dentro del actual marco de prácticas penitenciarias y de rehabilitación son enviados como último recurso a Dinamarca, lejos de sus familiares y de su tierra natal, por un período indefinido, según su comportamiento.
 
El sistema actual de cortes está basado en jueces no profesionales, que se han ido encontrado con dificultades cada vez mayores para lidiar con los problemas legales modernos. Por lo tanto, el informe de la Comisión recomienda el establecimiento de una corte judicial para ocuparse de los casos legales más complicados. La Corte Suprema danesa seguirá siendo la corte de último recurso.
 
Los habitantes de Groenlandia tienen visiones contrapuestas acerca de en qué medida el sistema judicial debería permanecer dentro de la tradición local y hasta qué punto deberían adoptar las prácticas de la justicia occidental. Particularmente en casos de crímenes serios, hay mucha gente que está pidiendo sentencias de prisión más largas; es decir, están pidiendo que se ponga el foco en el crimen en sí y no en la persona que cometió el crimen, sus antecedentes, etc., como ocurre en el sistema actual.
 
Solidaridad económica
 
Siempre se ha visto como un tema de solidaridad que el precio del agua, la electricidad, el petróleo y muchos otros productos y servicios sea el mismo en todas las comunidades que se encuentran a lo largo de la extensa costa de Groenlandia. Cuando el Gobierno Autónomo se hizo cargo de todo el comercio, los costos del sistema se hicieron evidentes y empezaron a competir con otros gastos públicos, como ser educación, salud, etc. Desde hace algunos años, el sistema ha sido atacado políticamente porque ya no se considera que sea una expresión de solidaridad, sino un pretexto para no hacer nada para desarrollar a las comunidades pequeñas, que son las que más se benefician. El tema todavía se está discutiendo acaloradamente, pero a comienzos de 2005 se introdujeron precios diferenciados, lo cual indica cambios importantes en la futura economía de Groenlandia. En el largo plazo, el objetivo es introducir un sistema de precios para cada comunidad que corresponda al costo de suministro de los productos y servicios (agua, electricidad) o de importarlos. Esto podría obligar a algunas comunidades a desarrollar nuevas iniciativas para ahorrar dinero y también podría traer cambios demográficos, haciendo que otras comunidades pierdan población. Sin embargo, también podría llevar a que algunas comunidades expandan el potencial que tienen para desarrollarse económicamente.
 
La controversia ha sacado a la luz las profundas inconsistencias que hay entre la voluntad de los políticos de promover los intereses de sus propios distritos y los intereses de las empresas pesqueras que operan en el mercado global de productos derivados de la pesca. La empresa pesquera más importante de Groenlandia, Royal Greenland, pertenece a las autoridades del Gobierno Autónomo  y los políticos que están en el directorio muchas veces están más interesados en promover sus propias comunidades que en trabajar para que la empresa aumente sus ganancias.
 
Idioma y Educación
 
La cuestión del idioma vuelve a surgir una y otra vez. Fue el motivo de un duro debate en una ocasión en que un miembro del parlamento en Nuuk sugirió que el groenlandés fuera el único idioma que se hablara en el parlamento. En ese momento, a comienzos del año 2000, sólo había un miembro danés del parlamento que no hablaba groenlandés (entre tanto, abandonó el país), pero, obviamente, la propuesta podría haber tenido una serie de ramificaciones políticas y no fue adoptada. Está el tema de proteger a una minoría (danesa) que vive en el país, pero también el hecho de que algunos groenlandeses e hijos de parejas danesas-groenlandesas tienen dificultades para dominar el groenlandés. El tema del idioma de trabajo del parlamento muchas veces se ha mezclado con el tema más amplio del lugar que ocupa el danés y el uso que se le da en todos los rincones de la sociedad, y muchos daneses, aunque no sólo ellos, han tomado esto como una ataque frontal contra la minoría danesa.
 
El idioma administrativo suele ser el danés, debido a la gran cantidad de personas reclutadas en Dinamarca. Uno de los temas más criticados y que causan frustración es que uno de los criterios para obtener un trabajo es el manejo fluido del danés, pero nunca se exige que el personal danés maneje el groenlandés. Además, la gran rotación de las personadas reclutadas en Dinamarca es una carga económica, además de social. Para algunos, esto se ha convertido en un símbolo de la incapacidad del Gobierno Autónomo de poner fin al predominio danés e implementar la prometida "groenlandización".
 
Sin embargo, la disputa más acalorada y de larga data es por las escuelas primarias integradas. El primer idioma de instrucción es el groenlandés, que los niños daneses -que usualmente se quedan en Groenlandia sólo unos pocos años- no suelen dominar.
 
El debate acerca del idioma muestra una serie de dilemas con los que muchos grupos indígenas podrían enfrentarse en un proceso de autodeterminación. Para el Gobierno Autónomo, siempre ha sido un objetivo primordial promover el idioma indígena groenlandés y, luego, su forma de pensar en todos los aspectos de la vida. Sin embargo, estos esfuerzos se enfrentan con la necesidad de mejorar el nivel educativo de todos los groenlandeses, un objetivo que sólo puede lograrse a través de un mayor conocimiento de idiomas extranjeros -en este caso, el danés- y permitiendo que los estudiantes puedan acceder a una educación especializada fuera de Groenlandia. Este dilema se agudiza más cuando se nota que entre los groenlandeses que tienen un mejor nivel de educación, hay una cantidad importante que no tiene un manejo perfecto del groenlandés. Si bien son una minoría pequeña, tienen muchas habilidades que son necesarias y, en una situación estresante, se podrían sentir marginados por su falta de conocimientos del idioma. Cualquiera que sea el motivo, el hecho es que muchos groenlandeses no regresan a sus hogares después de concluir estudios superiores en Dinamarca.
 
La controversia por la caza de focas
 
La caza de focas es importante para la economía de subsistencia de una gran cantidad de familias en el país. La carne es un alimento importante y saludable, y las pieles se venden en el mercado internacional. También hay que agregar el hecho de que cazar focas, comer su carne y utilizar la piel es uno de los elementos cruciales del ser groenlandés.
 
Cuando Greenpeace y algunas organizaciones de protección a los animales protestaron contra la caza de crías de la foca groenlándica migratoria en la costa de Canadá, hubo una repercusión negativa enorme para los cazadores groenlandeses, a pesar de que ellos no practican este tipo de caza. El ataque de estas organizaciones hizo que algunos países prohibieran la importación de pieles de foca, lo cual tuvo graves consecuencias para los cazadores de Groenlandia. Estas campañas en contra de la caza de focas no sólo revelaron una tremenda falta de conocimiento de las culturas indígenas del ártico, sino también una falta de tolerancia y un etnocentrismo que es desastroso para los pueblos indígenas.

Convenios internacionales
 
Los convenios internacionales firmados y ratificados por Dinamarca también son válidos en Groenlandia, a menos que se estipule específicamente lo contrario. Por lo tanto, Groenlandia está cubierta por todos los acuerdos importantes de derechos humanos, incluyendo los dos Convenios y el Convenio 169 de la OIT. Éste fue ratificado por Dinamarca después de una declaración del Gobierno Autónomo diciendo que el Convenio ya estaba cubierto por los mecanismos nacionales existentes.
 
Dinamarca, y por lo tanto también Groenlandia, es miembro del Consejo Ártico. En la delegación oficial del gobierno de Dinamarca siempre hay un representante del gobierno de Groenlandia. Esto también es así en una serie de otros organismos internacionales, como, por ejemplo, la Comisión Internacional sobre la Caza de Ballenas, el Foro Permanente para Asuntos Indígenas de las Naciones Unidas, etc. Para más información sobre el Consejo Ártico, cliquee aquí.


A continuación se enumeran algunos de los tratados, acuerdos y convenios internacionales y regionales relevantes. Aquellos que han sido suscriptos por Dinamarca están marcados en verde:
 
  *  Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas de la OIT
  *  Convenio Internacional sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales (CESCR)
  *  Convenio Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos (CCPR)          
  *  Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial (CERD)  
  *  Convención sobre los Derechos del Niño (CRC)
  *  Convención sobre la Biodiversidad (Dinamarca ha ratificado la Convención, pero con la exclusión territorial de las Islas Faroe y Groenlandia)
  *  Convención sobre la Ley del Mar
  *  Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES)

 


 

Hasta poco antes de la II Guerra, Groenlandia era una colonia danesa. Desde 1979, Groenlandia goza de un estatuto de autonomía (Hjemmestyreloven) y es considerada una nación dentro del Reino de Dinamarca. Desde un punto de vista de su política interna, Groenlandia es completamente independiente. Sin embargo, en sus relaciones internacionales, es representada por Dinamarca.

Para mayores antecedentes, a partir de 1985, no es "más" miembro de la Unión Europea. Pero sí es integrante de la OTAN.

El martes recién pasado, 6 de mayo, el jefe del gobierno danés, Anders Fogh Rasmussen y su colega groenlandés, Hans Enoksen firmaron, en la capital de Groenlandia, Nuuk, un acuerdo en que se fija un plan para que la isla más grande del planeta se independice de Dinamarca.

Hasta fines de año, el acuerdo debe ser ratificado por el parlamento danés y aprobado por el pueblo de Groenlandia. La ratificación y la aprobación son seguras.

Gracias al cambio climático, la capa de hielo que cubre la mayor parte del territorio de Groenlandia se retira o reduce su espesor, haciendo rentables nuevos yacimientos de materias primas (se habla del zink y del petróleo), cuya explotación no ha sido posible hasta ahora.

Por otra parte, el alza del precio del combustible ha llevado a los groenlandeses a desear recaudar y gozar ellos mismos de los impuestos por concepto de la venta de su petróleo. Se dice que Dinamarca ha ganado ya suficiente con su ex-colonia groenlandesa y ahora le toca a sus propios habitantes gozar de los beneficios de su riqueza.

Sin embargo, el proceso no está carente de una gran dificultad: los habitantes de Groenlandia tienen un nivel cultural -según Rasmussen- muy bajo, no saben hablar idiomas extranjeros, hay poca gente que tenga la suficiente preparación para manejar el tema de la extracción de las riquezas naturales (=> se requiere enormes inversiones).

Como si esto fuera poco, hay que considerar que Groenladia tiene una enorme corrupción, la mayoría de sus habitantes son muy pobres (y lamentablemente, una cuota de suicidios altísima). De ahí, la importancia de trazar un road map (como el esbozado en el acuerdo firmado la semana pasada que les permita asumir de a poco sus obligaciones como estado independiente.

No todos los daneses están conformes con la separación o secesión, el Partido del Pueblo danés o Dansk Folkeparti (DF) no lo está y sostiene que la separación sería el "mayor error político en la historia de Dinamarca". Los dirigentes de este partido de la extrema derecha, que Dinamarca ha contribuido durante años al desarrollo de Groenlandia y justo cuando puede gozar de sus riquezas, las pierde.