Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda

Servicios que proporciona la geodiversidad

La geodiversidad, posee una gran importancia que, a veces, queda soslayada, pero conviene recordar que:

  • La geodiversidad constituye la base sobre la cual plantas, animales y seres humanos viven.
  • Es, también, el soporte físico sobre el que se despliega el paisaje que caracteriza a la CAPV.
  • Además, es fuente de materias primas, como el hierro y otros recursos minerales, que contribuyeron al desarrollo económico de la CAPV en el pasado y, actualmente, es fuente de energía (gas, petróleo, geotermia).
  • Provee de depósitos de agua dulce superficiales y subterráneos y ofrece lugares aptos para la gestión de residuos.
  • Constituye un recurso educativo y científico fundamental para la comprensión de aspectos como el cambio climático y el aumento del nivel del mar.
  • Supone el marco en el que se desarrollan actividades deportivas y de ocio, como la escalada o la espeleología, de amplio seguimiento en la CAPV, o el geoturismo.
  • Subyace en la identidad cultural del pueblo vasco en forma de mitología, arquitectura popular, deportes rurales, origen de muchos apellidos o las artes, entre otros.

 

La geodiversidad tiene una importancia capital en el desarrollo económico de las sociedades. Muchas de las materias primas que actualmente son fundamentales para nuestra sociedad, como los hidrocarburos, los metales, la piedra o el agua, tienen su origen en los procesos geológicos que durante millones de años han operado para la formación de la Tierra.

La CAPV es un buen ejemplo de ello. Los excelentes yacimientos de hierro que hubo en el subsuelo de nuestro territorio impulsaron definitivamente el desarrollo económico del País Vasco a partir de finales del siglo XIX. Pero no solo el hierro, a lo largo de toda la geografía del País Vasco numerosas explotaciones minerales, de rocas industriales y de hidrocarburos han venido siendo explotadas, en ocasiones, desde tiempos remotos. Así, tenemos las minas de Arditurri en Oiartzun donde ya los romanos explotaron los yacimientos en busca de la plata, el asfalto obtenido de la explotación de las calizas y areniscas impregnadas en Maeztu, las salinas de Añana o el gas de la plataforma Gaviota frente a Bermeo.

Actualmente, la aportación de la geología al desarrollo económico incorpora los beneficios que el estudio, la protección y la divulgación de la geodiversidad y el patrimonio geológico conllevan. Y lo hace gracias, fundamentalmente, al desarrollo, más o menos reciente, de un concepto como es el geoturismo.

Este nuevo nicho turístico permite a los turistas un conocimiento y comprensión de la geología de un territorio mediante la provisión de instalaciones de interpretación y de servicios. De este modo, los turistas ven satisfechas sus necesidades de ocio y la comunidad anfitriona, generalmente rural, encuentra una nueva vía de desarrollo económico mediante la provisión de hospedajes, transportes, personal cualificado, etc.

Un ejemplo lo constituyen los geoparques, territorios que poseen un rico patrimonio geológico y que son utilizados como motor para el desarrollo local. Además, cuentan con el reconocimiento oficial por parte de la Red Europea de Geoparques y la Red Mundial de Geoparques. Desde octubre de 2010, la CAPV cuenta con el Geoparque de la Costa Vascaque engloba a los municipios de Deba, Mutriku y Zumaia. Por otro lado, existen otras iniciativas turísticas como son las visitas guiadas a cuevas y minas y la aparición de georrutas.

En 2011 se elaboró el Proyecto de geoturismo sostenible en la red de espacios naturales protegidos de la CAPV que trata de crear un nuevo producto turístico de naturaleza, en la subcategoría de geoturísmo, denominado Red Geo-Basque, constituida por un conjunto de territorios, Geozonas, caracterizados por poseer un valor geológico notable y una vocación clara por su puesta en valor y conservación, y que además funcionan de manera coordinada para ofrecer un producto geoturístico unificado y representativo del registro y los procesos geológicos de la CAPV, con el objetivo de captar nuevos visitantes y generar desarrollo sostenible local.

Los primeros antecedentes del geoturismo fueron los movimientos de conservación de la naturaleza del siglo XIX que contribuyeron al desarrollo del geoturismo sostenible.

El geoturismo moderno fue promocionado como una nueva forma de nicho turístico. Inicialmente fue visto como un medio para promocionar y financiar la geoconservación.

El geoturismo moderno tiene apenas tres o cuatro décadas y floreció al principio del presente siglo, especialmente con la emergencia de los geoparques. Fue definido por primera vez hacia la mitad de los años 90 en el marco de un artículo sobre conservación del patrimonio geológico de Gran Bretaña en el que Hose (1995) lo definió como “La provisión de instalaciones de interpretación y servicios para permitir a los turistas adquirir el conocimiento y comprensión de la geología y la geomorfología de un lugar (incluido su contribución al desarrollo de las ciencias geológicas) más allá de la mera apreciación estética”.

La primera conferencia sobre geoturismo se celebró en el Museo de Ulster (Belfast) en 1998. La definición y enfoque de Belfast fue aceptada y promovida por la UNESCO en el desarrollo del concepto de Geoparque. Recientemente, Hose (2011) lo definió como “la provisión de instalaciones de interpretación y servicios para geosites y geomorfosites y la topografía que los rodea, junto con los artefactos asociados insitu y exsitu, creados para su conservación por medio de la valorización, aprendizaje e investigación de y para generaciones actuales y futuras”.

Así pues, el geoturismo está basado en la geología y puede darse en un rango de ambientes desde el natural hasta los artificiales; promueve la conservación del patrimonio geológico por medio de medidas adecuadas; fomenta de un modo sostenible la viabilidad económica, crecimiento de la comunidad y la geoconservación; fomenta sólidos conocimientos geológicos a través de la interpretación y la educación; y genera satisfacción en el turista o visitante.

Un aspecto clave del geoturismo es que implica todos los aspectos del turismo pues requiere transporte, accesos, hospedaje y servicios, personal cualificado, planificación y gestión; y las partes interesadas en geoturismo incluyen a inversores, administraciones planificadoras, grupos medioambientales y universidades.

Las metas del desarrollo de un geoturismo sostenible son:

  • Desarrollar una mayor conciencia y comprensión de la contribución que el geoturismo puede hacer al medio ambiente, comunidades locales y la economía.
  • Fomentar la equidad en el geo-desarrollo.
  • Mejorar la calidad de vida de la población residente.
  • Proporcionar una experiencia geológica de alta calidad al visitante.
  • Mantener la calidad del patrimonio geológico del que dependen los objetivos anteriores

En la CAPV se han venido desarrollado algunas experiencias en torno al geoturismo desde hace tiempo sobre todo con las visitas a cavidades, tanto de origen natural (cuevas de Pozalagua o Arrikrutz) como artificiales (minas de Arditurri), o a salinas (Valle Salado de Añana). Más recientes son la irrupción del Geoparque de la Costa Vasca en un entorno ya de por si turístico y la aparición de algunas georrutas a nivel local (Ruta del hierro, Euskadi subterráneo, Ruta de los acantilados de Uribe Costa…).

En 2011, se llevó a cabo la redacción del proyecto Geoturismo sostenible en la red de espacios naturales protegidos de la CAPV con la intención de crear un nuevo producto turístico de naturaleza, en la subcategoría de geoturísmo, denominado Red Geo-Basqueque. Los territorios que constituyen esta red poseen un valor geológico notable y una vocación clara por su puesta en valor y conservación con el objetivo de captar nuevos visitantes y generar desarrollo sostenible local.

Portales web de la CAPV con ofertas de geoturismo:

Fecha de última modificación: