Departamento de Cultura y Política Lingüística

Evaluación del impacto lingüístico de planes y proyectos

Con el paso del tiempo, la metodología puesta en marcha en los municipios denominados `arnasguneak´, espacios vitales del euskera (municipios donde el conocimiento del euskera es del 80%, como mínimo), se ha convertido en una herramienta útil para fomentar el conocimiento y el uso del euskera en todos los ayuntamientos. El euskera ha dado un gran paso adelante con esta herramienta, y gracias al soporte jurídico con el que cuenta en la CAE. Las puertas que abre esta metodología al euskera son muy importantes y de gran utilidad, ya que lo sitúa como un elemento transversal en la gestión de los ayuntamientos. Además, muy pocas lenguas minorizadas, se diría que solamente unas pocas, cuentan con este tipo de herramientas y, mucho menos, con un soporte jurídico para la realización de la Evaluación de Impacto Lingüístico (ELE), lo que allana el camino para su uso y difusión.

La Evaluación de Impacto Lingüístico (ELE) se creó para proteger los espacios funcionales de nuestra lengua: los `arnasguneak´. Se trata de municipios con una gran proporción de personas vascohablantes (euskaldunes) que viven diariamente y con normalidad y naturalidad en euskera. En estos lugares el euskera puede realizar las funciones que desempeña cualquier idioma: trabajo, vida familiar, amistades, relación con la administración... En aquellos municipios en los que la proporción de euskaldunes es mayoritaria, muchas personas utilizan el euskera con naturalidad para la mayoría de sus necesidades comunicativas. Por eso se dice que estos municipios son espacios vitales para nuestra lengua, espacios en los que el euskera pueda fortalecerse y expandirse.

Una lengua, para poder vivir, necesita zonas en las que sea mayoritaria, necesita lugares donde pueda respirar y hacerse fuerte. Necesita lugares donde ejercer y desarrollar todas sus funciones sin límites, con libertad. En el informe Euskara 21 elaborado por el Gobierno Vasco también se destaca que una lengua, para desarrollarse, necesita de los ámbitos en los que sea dominante: “Si no se cuidan, crean y, si fuera posible, extienden tales nichos vitales, cualquier otro esfuerzo será probablemente baldío. En consecuencia, la política lingüística de principios del siglo XXI deberá considerar claramente prioritaria la atención a los nichos vitales del euskera”.

Hace unos años los espacios vitales del euskera, o `arnasguneak´, eran los municipios donde mayor densidad de euskaldunes había. Pero hoy en día, algunos de estos municipios se están alejando de esta condición, aunque todavía cumplan los requisitos básicos para serlo. Analizando la evolución de la situación sociolingüística de los municipios con mayor densidad de personas vascohablantes, se observa claramente que el crecimiento que ha vivido el euskera en los municipios con menor proporción no es una realidad en espacios más euskaldunes. El análisis realizado por UEMA en 2014 muestra claramente que la situación sociolingüística de los municipios euskaldunes está retrocediendo especialmente en los últimos diez años. Entre 2001 y 2011, en términos generales y teniendo en cuenta los municipios con un índice de preceptividad (euskaldunes + casi euskaldunes/2) superior al 70%, el conocimiento del euskera ha descendido algo más de 3 puntos.

Se han realizado varios análisis y reflexiones con el objetivo de conocer los factores de este descenso. Los resultados del estudio socioeconómico realizado por Gaindegia en 2015 concluyeron, entre otras cosas, la relación directa entre el parque de viviendas y la situación sociolingüística. Obviamente, la evolución del parque de viviendas no es el único factor que influye en la situación sociolingüística de un municipio, todos los factores que intervienen en el día a día de la población tienen en mayor o menor medida la capacidad de influir en la situación sociolingüística de una zona: factores socioculturales, factores socioeconómicos... Con frecuencia habría que analizar la propia sociología para comprender los pormenores de la evolución de la lengua. Pero si algo han demostrado todos los estudios que se han hecho y las experiencias de quienes han trabajado en la normalización lingüística en los municipios considerados espacios vitales del euskera, es que las políticas que más inciden en la lengua son las políticas que están fuera de la política lingüística. Mientras desde la política lingüística estamos tomando medidas para ganar espacios para el euskera, mientras estamos construyendo atajos, el resto de las políticas toman decisiones que pueden ser muy perjudiciales para la lengua, construyen autopistas. Y la conclusión es muy clara, estamos trabajando en vano únicamente desde los servicios de euskera. El euskera necesita de la transversalidad para poder avanzar.

Sin embargo, la Evaluación de Impacto Lingüístico (ELE) no solo se ha creado para impulsar el uso del euskera en los denominados `arnasguneak´. De hecho, la Ley 2/2016, de 7 de abril, de Instituciones Locales de Euskadi, en su artículo 7.7 establecía la obligación de realizar dicha evaluación a todos los ayuntamientos de la CAE. Así, entre la Viceconsejería de Política Lingüística y UEMA se reflexionó sobre la necesidad de adaptar a todos los ayuntamientos esta metodología creada en principio para los espacios vitales del euskera.

De esta reflexión se establecieron las bases de una metodología que podía ser válida para todos los `arnasguneak´ y demás ayuntamientos. Sabemos que, en el futuro, a medida que se hagan muchas evaluaciones de impacto lingüístico, habrá que hacer adaptaciones metodológicas. Con esta nueva metodología, además de proteger los espacios vitales del euskera, surgió la posibilidad de hacer del euskera un elemento transversal en todos los ayuntamientos.

El DECRETO 179/2019, de 19 de noviembre, sobre normalización del uso institucional y administrativo de las lenguas oficiales en las instituciones locales de Euskadi (https://www.euskadi.eus/y22-bopv/es/bopv2/datos/2019/11/1905415a.shtml )  fue publicado el 22 de noviembre de 2019. En dicho decreto se desarrollaron, entre otros aspectos, los términos de la elaboración de las evaluaciones de impacto lingüístico. He aquí lo recogido en el artículo 50 del capítulo VI, donde se especifica cuáles son los planes y proyectos a evaluar:

  1. Los municipios deberán realizar la evaluación de impacto lingüístico de los planes y proyectos que se relacionan a continuación, así como de sus modificaciones sustanciales que afecten al uso del euskera:

    A) Planes:

– Planes generales de ordenación urbana.

– Plan de compatibilización del planeamiento general.

– Plan de sectorización.

– Normas subsidiarias de planeamiento.

– Planes parciales.

– Planes especiales de ordenación urbana.

– Planes turísticos.

B) Proyectos:

– Proyectos de construcción de grandes establecimientos comerciales.

– Proyectos de construcción de polígonos industriales y parques tecnológicos.

  1. Además de los mencionados en la relación anterior, deberán evaluarse todos los planes y proyectos que puedan afectar al uso del euskera en los espacios vitales de éste.

Tras la creación de la herramienta de Evaluación de Impacto Lingüístico (ELE) por parte de UEMA y Gobierno Vasco, el siguiente paso fue poner en práctica la herramienta para poder comprobar su eficacia y valor. Con estos primeros ejercicios se dio el salto de la elaboración del marco teórico de la herramienta de Evaluación de Impacto Lingüístico a la práctica, y UEMA pudo confirmar que el resultado fue totalmente positivo. 

Marcó un momento importante en el proceso hacia la normalización del euskera, porque en definitiva consideró que era el primer paso en el camino hacia una nueva forma de trabajo. Esta práctica, en la que por primera vez trabajaron personas expertas en diferentes disciplinas, puso de manifiesto la importancia de trabajar la lengua en la transversalidad y anticipar el impacto lingüístico de los planes y proyectos.

Tras la realización de estas prácticas, y sin cuestionar el valor de la herramienta, las personas que participaron en los grupos de trabajo realizaron diversas aportaciones. Así pues, como siguiente paso, se tomaron en consideración dichas aportaciones, y se llevó a cabo la adaptación de la herramienta, hasta la creación de la que tienen aquí a su disposición.

 

  1. OBJETO DE LA EVALUACIÓN DE IMPACTO LINGÚÍSTICO

El objetivo principal es prever, identificar y evaluar las posibles repercusiones que tienen los proyectos y planes, tanto públicos como privados, en la realidad lingüística de un determinado ámbito territorial (barrio, pueblo, ciudad, comarca). Además de eso, también pretende adoptar las medidas necesarias para reducir y prevenir los posibles daños que tanto el euskera como la comunidad vascohablante puedan padecer.

 La Evaluación de Impacto Lingüístico (ELE) requiere de consensos políticos, y de protección jurídica y social, para conseguir que proyectos y actividades, tanto públicas como privadas, no perjudiquen al euskera.

 

  1. PRINCIPIOS, CONSIDERACIONES GENERALES

3.1 Transversalidad

La aplicación de la Evaluación de Impacto Lingüístico (ELE) ha puesto de manifiesto algo que ya era evidente, pero que no se había puesto sobre la mesa hasta el momento: las políticas lingüísticas tienen una transversalidad absoluta. La evolución de los espacios vitales del euskera o `arnasguneak´ muestra que las políticas desarrolladas a nivel de organización del territorio y el desarrollo tecnológico han tenido un impacto bastante más notable que las políticas consideradas como políticas lingüísticas en estos ámbitos. En lugar de adaptar el paradigma de la política lingüística y entenderlo como un campo de la política, habría que entenderlo como un enfoque a integrar en la política en general: tanto en sentido horizontal, en diferentes áreas o departamentos, como en sentido vertical, desde la Administración Local hasta la Administración General. Esto debería implicar cambios a llevar a cabo en profundidad, partiendo de la consideración de que todas las políticas condicionan de alguna manera la realidad lingüística. 

3.2 Prudencia, fomento de la prevención

Ante cualquier proyecto o medida política, por tanto, se propone establecer los principios de prudencia y prevención. Desde el punto de vista de la prudencia, en caso de duda sobre si el proyecto o la política de que se trate afectaría a la lengua, se solicita que se analice el tema con cautela. Por lo tanto, si tuvieran consecuencias perjudiciales para la normalización del euskera, habría que recurrir a medidas preventivas para evitarlas. Entendiendo que la prevención siempre es más adecuada, por el lado de los costes y de los resultados, que la adopción de medidas paliativas una vez realizado el daño. Por tanto, las medidas paliativas sólo se plantearían en aquellos casos en los que no quede otra opción.

Esta metodología también puede ser una herramienta para fomentar el uso del euskera tanto en los espacios vitales del euskera como en los que no lo son, ya que se puede hacer en tantos proyectos como el ayuntamiento desee, en unos casos de forma obligatoria, y en otros como se decida. Por lo tanto, también está en manos de las personas representantes de las instituciones, llevarlo a cabo cuando no sea obligatorio hacerlo. Todas las evaluaciones de impacto lingüístico pueden utilizarse para fomentar el uso del euskera, y reducir la diferencia entre competencia y uso. Estamos ante una oportunidad inmejorable para ello.

3.3 Tomar en cuenta la ordenación de las lenguas en la ordenación territorial

Tal y como se ha mencionado, el impacto de la ordenación territorial es vital para la normalización lingüística. Hace tiempo se constató que, además de la euskaldunización de las personas, la euskaldunización de los espacios, tanto geográficos como funcionales, es imprescindible para la normalización de las lenguas. Así las cosas, al igual que se hace en torno a carreteras, humedales, patrimonio cultural, vías ciclistas, etc., habría que tomar medidas para planificar y organizar adecuadamente la evolución geográfica y funcional de las lenguas.

3.4 Categorización de los espacios vitales del euskera (`arnasguneak´)

El DECRETO 179/2019, de 19 de noviembre, sobre normalización del uso institucional y administrativo de las lenguas oficiales en las instituciones locales de Euskadi (https://www.euskadi.eus/y22-bopv/es/bopv2/datos/2019/11/1905415a.shtml ) definió las características de los espacios vitales del euskera:

«Espacios vitales del euskera o arnasguneak»: zonas geográficas o socio funcionales en las que el porcentaje de personas con conocimiento del euskera supera el 80%, siendo lengua de uso normal y general en las relaciones sociales.

Objetivos de la evaluación

1.- En el procedimiento de aprobación de los proyectos y/o planes que puedan afectar a la situación sociolingüística de los municipios, se evaluará su incidencia en la normalización del uso del euskera, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 48 del Decreto 179/2019, que desarrolla la Ley de Instituciones Locales de Euskadi, y se propondrán las medidas que resulten de dicha evaluación, si se estiman oportunas.

2.- Los objetivos de la Evaluación de Impacto Lingüístico (ELE) son los siguientes:

A) Incorporar los aspectos lingüísticos y la normalización del uso del euskera en los procedimientos de elaboración, implantación, aprobación y autorización de planes y proyectos que puedan afectar a la situación de los municipios.

B) Analizar y considerar las opciones más beneficiosas para la normalización del uso del euskera.

C) Diseñar medidas para prevenir, corregir y, en su caso, compensar los efectos negativos sobre la normalización del uso del euskera.

 

Para la realización de la Evaluación de Impacto Lingüístico (ELE), el Gobierno Vasco ha puesto a su disposición las siguientes aplicaciones:

  • Aplicación para la elaboración del documento relativo al alcance del estudio lingüístico en dos formatos

O 2016 (XLSM, 147 KB) (abre en nueva ventana)

O Oficce Libre(ODS, 92 KB) (abre en nueva ventana)

* PARA EL CORRECTO FUNCIONAMIENTO DE LAS APLICACIONES ES NECESARIO DESCARGARLAS Y GUARDARLAS EN SU ORDENADOR.   

 

Documento relativo al alcance del estudio lingüístico:

A la hora de analizar si un plan o proyecto puede afectar al uso del euskera en el ayuntamiento o en el ámbito de estudio, se tendrán en cuenta los siguientes indicadores:

A) Modificaciones en el número de habitantes del municipio.

B) Modificaciones en el número de personas que visitan el municipio.

C) Otros efectos en la situación sociolingüística del municipio.

2.- Una vez analizados estos indicadores, los servicios técnicos municipales remitirán un informe sobre el alcance del estudio lingüístico al órgano municipal competente para la aprobación sustancial del plan o proyecto.

A) Si la propuesta de alcance del plan o proyecto concluyera que no existe un impacto lingüístico significativo, recomendará la no realización de estudios de impacto lingüístico.

B) Si, por el contrario, concluye que existe un impacto lingüístico significativo, considerará necesario realizar un estudio de impacto lingüístico, de acuerdo con lo señalado en los artículos siguientes.

 

  • Aplicación sobre el estudio de impacto lingüístico en dos formatos

O 2016 (XLSM, 278 KB) (abre en nueva ventana)

O Oficce Libre (ODS, 73 KB) (abre en nueva ventana)

* PARA EL CORRECTO FUNCIONAMIENTO DE LAS APLICACIONES ES NECESARIO DESCARGARLAS Y GUARDARLAS EN SU ORDENADOR.   

 

El estudio de impacto lingüístico será realizado por los servicios técnicos municipales, que analizarán, al menos, los siguientes aspectos:

A) Exposición general del plan o proyecto y previsiones del tiempo de desarrollo.

B) El cálculo de la intensidad del impacto lingüístico. Para el cálculo de la intensidad del impacto se tendrán en cuenta las siguientes variables:

– Impacto sobre la vida social y cultural.

– Competencia lingüística de la población o visitantes.

– Uso lingüístico de la población o visitantes.

– Comunicación en el ámbito de la actividad o servicio.

– Paisaje lingüístico de la zona de influencia.

– Oferta lingüística en el ámbito de la actividad o servicio.

C) Análisis de los aspectos esenciales. Se deben tener en cuenta los siguientes campos:

  • Los relativos a las características del tipo de plan o proyecto.
  • Dimensiones temporales y espaciales del plan o proyecto.
  • Los relativos a la ubicación.
  • Los relativos a los criterios de uso lingüístico planteados.

    D) Medidas compensatorias.

    E) Medidas correctoras.

Junto con las anteriores, ponemos a su disposición un manual en formato PDF, con instrucciones para la correcta utilización de estas aplicaciones: