Departamento de Empleo y Políticas Sociales

Medidas de Conciliación

¿Qué son las medidas de conciliación personal, familiar y laboral?

Son un conjunto de medidas o acciones que adoptan voluntariamente las empresas (medidas adicionales a las establecidas por ley que son de obligado cumplimiento) de común acuerdo con sus plantillas, enfocadas a crear condiciones que favorezcan que las personas trabajadoras puedan cumplir de forma óptima con sus responsabilidades laborales y familiares.

Aunque el marco que precipitó la implantación de este tipo de medidas fue el acceso de la mujer al mercado laboral, y una gran parte de su razón de ser es asegurar la igualdad entre hombres y mujeres, su esencia va más allá de las cuestiones de igualdad.

¿Por qué existen medidas de conciliación?

Las medidas de conciliación responden a necesidades representadas en tres planos.

Plano de los descendientes: El cuidado de los hijos e hijas menores

Familia con hijos

El primero y más reconocido es el que se refiere a la descendencia, es decir, a la necesidad de atención y cuidado de hijos e hijas una vez terminado el periodo de baja.

Es común adoptar un enfoque reduccionista en este plano. Por una parte, considerando a la mujer a la vez responsable y única merecedora de estos beneficios, ya sea por tradición o por su relación biológica con el bebé (embarazo, parto y lactancia). Esto no sólo niega al hombre la posibilidad de beneficiarse de estas medidas y disfrutar de los primeros pasos de sus hijos e hijas, sino que también perjudica a la mujer como empleada, en tanto que la perspectiva de un posible embarazo y su consiguiente baja por maternidad disuade a muchos empresarios y empresarias de contratar a mujeres jóvenes.

Esto último puede tener, asimismo, influencia en la natalidad, puesto que muchas mujeres, ante las complicaciones laborales que un embarazo puede generarles, deciden posponer la maternidad. Este hecho, unido al aumento en la esperanza de vida genera un progresivo envejecimiento de la población, que produce graves consecuencias tanto sociales como económicas que hay que tomar en seria consideración.

Por otra parte, hay que tener presente que las obligaciones (y necesidades) como progenitores no terminan cuando se relajan las necesidades de atención del bebé. La educación y el desarrollo psicosocial de los niños y niñas demandan la presencia de una figura parental durante varios años, un papel que no se puede delegar y que muchas veces se ve comprometido por los compromisos laborales.

Las medidas de conciliación en el plano de los descendientes contribuyen a que ambos progenitores puedan dedicar tiempo de calidad en el cuidado, desarrollo y educación de sus hijos e hijas sin que ello repercuta en sus obligaciones laborales.

Plano de los ascendientes y dependientes

Persona dependiente

El segundo plano tiene que ver con la atención que precisan familiares en situación de dependencia o extrema gravedad sanitaria.

El progresivo envejecimiento de la población debido al aumento de la esperanza de vida gracias a los avances médicos, ha generado un nuevo escenario demográfico que requiere de un mayor número de recursos y políticas destinadas a la atención de las personas mayores.

Por otro lado, la dependencia por razones de enfermedad o discapacidad, se ha incrementado en los últimos años por los cambios producidos en las tasas de supervivencia de determinadas enfermedades crónicas y alteraciones congénitas y, también, por las consecuencias derivadas de los índices de siniestralidad vial y laboral.

Es evidente que si la familia asume el cuidado de sus mayores o familiares dependientes esto ha de ser necesariamente una tarea compartida. En este punto cabe reseñar que, aunque el cuidado de menores ya está siendo asumido socialmente como responsabilidad de ambos progenitores, no ocurre lo mismo con el cuidado de las personas mayores, que sigue siendo asumido mayoritariamente por las mujeres por una costumbre cultural, lo que supone en la coyuntura actual una doble jornada laboral para la mujer trabajadora.

En este sentido es necesario fomentar la corresponsabilidad familiar y doméstica para que los hombres participen en las tareas del cuidado.

Las medidas de conciliación en el plano de los ascendientes y cuidado de las personas dependientes han de facilitar que tanto hombres como mujeres con familiares en situación de dependencia puedan equilibrar sus responsabilidades familiares y laborales.

Plano personal. La dimensión personal de las personas trabajadoras

Mujer joven

Reducir la vida de las personas al binomio trabajo/familia es tan peligroso como injusto con la realidad.

Toda persona necesita, más allá del trabajo y la familia, un tiempo y un espacio propios para disfrutar de su dimensión social y también de la personal.

Por eso, se consideran también medidas de conciliación aquéllas que están destinadas a la satisfacción personal de las personas trabajadoras.

Las medidas de conciliación benefician tanto a las personas trabajadoras como a las empresas; a las primeras porque satisfacen sus necesidades familiares y personales, y a las empresas ya que ayudan a mejorar la organización del trabajo a la vez que incrementan su productividad y competitividad.

Conoce todos los beneficios para tu empresa de las medidas de conciliación personal, familiar y laboral

Las medidas que favorecen la conciliación laboral, familiar y personal, no tienen por qué derivar de grandes decisiones, ni exigir enormes esfuerzos de planificación, ni desembolso económico.

Son las medidas en puntos clave las que contribuyen a mejorar la conciliación. Por ejemplo, flexibilizar los horarios, u ofrecer espacios dentro de la empresa para el uso de las personas trabajadoras, como por ejemplo un espacio para comer…

Muchas empresas no aplican medidas de conciliación simplemente porque no conocen las medidas que existen y cuáles son aplicables, o porque asocian estas medidas a grandes costes económicos.

Calcula todos los beneficios para tu empresa de las medidas de conciliación familiar y laboral

En este apartado te presentamos diferentes medidas de conciliación que puedes aplicar en tu empresa.

Cada empresa en función de su realidad, de las responsabilidades familiares y necesidades de conciliación de sus trabajadores y trabajadoras ha de introducir y desarrollar medidas y estrategias que posibiliten la conciliación de la vida laboral, personal y familiar de su plantilla.

Así, el primer paso es identificar cuáles son esas necesidades a fin de que las medidas de conciliación que se implanten se adapten a las situaciones reales de los trabajadores y trabajadoras así como a las necesidades específicas de la empresa que nunca deben menoscabar la calidad en el trabajo, la excelencia en la atención a clientes y proveedores, y en general, la rentabilidad de la empresa.

Haz clic en las diferentes áreas para conocer todas las medidas existentes

Fecha de la última modificación: 26/04/2017