Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda

Evaluación de los servicios de los ecosistemas de Euskadi

La naturaleza es un mecanismo perfecto cuyas piezas han ido evolucionando durante ¡más de 3.000 millones de años, haciendo que todo funcione correctamente. Todas las especies cumplen una función dentro del complejo entramado de un ecosistema, como las pequeñas piezas del mecanismo de un reloj.

La naturaleza es el requisito indispensable para que podamos conseguir alimentos, lograr materias primas, elaborar medicinas, controlar plagas, depurar el agua, generar y retener los suelos, descomponer los deshechos, polinizar nuestros cultivos, purificar la atmósfera y regular el clima. Los seres humanos no podríamos sobrevivir sin la naturaleza. Por eso conservar la naturaleza no sólo es conservar la vida, es conservar nuestra calidad de vida… es nuestro seguro de vida.

Numerosas investigaciones confirman que el contacto con la naturaleza tiene importantes beneficios sobre nuestra salud y nuestro bienestar, hasta el punto de que en algunos países se han puesto en marcha programas de salud en entornos naturales. Estos programas repercuten positivamente en la salud de las personas, ya que disminuyen la fatiga mental, son relajantes, acortan el tiempo de recuperación de las personas enfermas, mejoran la memoria y nuestro estado de ánimo. Al mismo tiempo, estas actividades brindan la oportunidad de encontrarse con gente y así extender las redes sociales, mejorando nuestro equilibrio personal y emocional.

Los servicios de los ecosistemas son los beneficios que las personas obtenemos de la naturaleza y que contribuyen al mantenimiento de nuestro bienestar y calidad de vida.

Las decisiones que tomamos, a nivel individual y colectivo, afectan a la naturaleza y a los servicios que ésta nos provee.

Si queremos seguir gozando de dichos servicios, es necesario orientar nuestras actuaciones y políticas a la gestión sostenible de la naturaleza.

No existía una evaluación global y sistémica sobre el estado de conservación de los ecosistemas del planeta hasta que en el año 2001 el Secretario General de Naciones Unidas, Kofi Annan, lanzó el Programa científico internacional Evaluación de los Ecosistemas del Milenio (EEM). El Programa se fundamentó en la realidad empírica de que, dependiendo de su nivel de conservación, los ecosistemas aportan a los seres humanos una serie de servicios como alimentos, madera, agua, secuestro de carbono para el control del clima global, la polinización para la producción de las cosechas, la depuración del agua, la formación de suelo, la asimilación de nutrientes, etc., sin olvidarnos de sus valores estéticos, educativos, recreativos o espirituales, que son fundamentales para su bienestar. Su finalidad fue, por un lado generar información robusta, validada científicamente, para que los gestores, los políticos y el público en general fueran conscientes de las consecuencias que los cambios en los ecosistemas del planeta tienen sobre el bienestar humano, y por otro lado, dar opciones para enfrentarse a estos cambios.

La Evaluación ha involucrado hasta el momento a más de 1.300 científicos y expertos de las ciencias biogeofísicas y sociales de 95 países y ha tenido un carácter multiescalar abarcando las escalas local, nacional, regional y global. La evaluación ha sido o está siendo realizada en más de 75 casos de estudio repartidos por diferentes países de todo el mundo.

En la actualidad se está llevando a cabo el programa de continuación del mismo conocido como “Ecosystem Assessment Follow-up”. Esta continuación se está realizando mediante una serie de evaluaciones sub-globales (que pueden ser locales, nacionales o regionales) con el objetivo de promover la implementación de las conclusiones y recomendaciones del EEM.  Dentro de estas evaluaciones sub-globales se está llevando a cabo la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio en España, financiado por la Fundación Biodiversidad y realizado por el laboratorio de socioecosistemas del Departamento Interuniversitario de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid, y a nivel regional, la Evaluación de los Servicios de los Ecosistemas de Euskadi, financiado por el Gobierno Vasco y la Diputación Foral de Bizkaia, y realizado por la Cátedra UNESCO de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU).

Las decisiones políticas influyen sobre los impulsores de cambio global. Estos impulsores de cambio pueden provocar cambios en losecosistemas, y por tanto, afectar al flujo de servicios que éstos proporcionan a la sociedad. Estos servicios son la base del bienestar humano y de su buen funcionamiento depende el futuro económico, social, cultural y político de las sociedades humanas, por lo que su conservación es prioritaria.

En este sentido, la Infraestructura Verde definida por la Estrategia Europea como “una red estratégicamente planificada de espacios naturales y seminaturales y otros elementos ambientales diseñados y gestionados para ofrecer una amplia gama de servicios ecosistémicos”surge como una alternativa sostenible para alcanzar dicho objetivo.

La evaluación de los Servicios de los Ecosistemas en Euskadi comenzó en el año 2008 con el proyecto denominado Evaluación de los Ecosistemas del Milenio en Bizkaia (EEM Bizkaia) financiado por la Diputación Foral de Bizkaia y realizado por la Cátedra UNESCO (UPV/EHU). La EEM Bizkaia se enmarcó dentro del Programa Científico Internacional de Naciones Unidas, Evaluación de los Ecosistemas del Milenio con el objetivo de generar conocimiento científico sobre las consecuencias de las alteraciones en los ecosistemas debidas al impacto de las políticas de gestión que pueda ser aplicado en el ámbito público y privado, así como presentar posibles opciones de respuesta.

La EEM Bizkaia fue aceptada como evaluación sub-global (SGA) en el marco del proceso “Ecosystem Assessment Follow-up el 1 de diciembre de 2009. En ella participaron además de investigadores de la Cátedra UNESCO (UPV/EHU), los responsables de la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio en España, principalmente en cuestiones relacionadas con asesoramiento y unificación de metodologías y criterios, así como UNESCO Etxea (Centro UNESCO País Vasco) mediante la difusión del proyecto y puesta en valor del mismo a nivel internacional.

En el año 2011 se comenzó paralelamente con la EEM Bizkaia el proyecto Evaluación de los Ecosistemas del Milenio de Euskadi financiado por el Gobierno Vasco. Los objetivos que se perseguían eran los mismos, aunque las líneas de trabajo algo diferentes ya que se quería trabajar a una escala más grande, como era Euskadi, para buscar la aplicabilidad de los resultados en las políticas y en la gestión sostenible de todo el territorio. En 2015 se unieron ambos proyectos sumando esfuerzos, metodologías, equipos y financiación para cumplir mejor con las acciones marcadas desde Europa.

En la Estrategia de Biodiversidad 2020 desarrollada por la Comisión Europea, en su acción 5, se insta a los Estados Miembros a tener evaluados y cartografiados los servicios de los ecosistemas (SE) para 2014 y realizar una evaluación cuantitativa económica (Natural Capital Account) para 2020. Esta Estrategia es la base para el desarrollo de nuevas políticas (marco del agua, cambio climático, políticas agrícolas y marinas, etc.), por lo que cumplir con las acciones marcadas en ella es un reto muy importante para Euskadi.

  • Identificar los servicios que nos proporcionan los diferentes ecosistemas de Euskadi.
  • Realizar un primer diagnóstico sobre su estado actual. Se analiza el cambio o tendencia (positiva y negativa) acontecida en los servicios suministrados por los ecosistemas en el último cuarto de siglo mediante el uso de indicadores.
  • Caracterizar y estimar los impulsores directos de cambio y su relación con el flujo de servicios que el medio natural presta a la sociedad.
  • Definir criterios y generar herramientas y modelos para la toma de decisiones relacionadas con la planificación y gestión integrada del territorio, mediante la valoración y el cartografiado de los principales servicios.
  • Seleccionar indicadores de seguimiento para evaluar los servicios de los ecosistemas a lo largo del tiempo.
  • Obtener un indicador basado en los servicios de los ecosistemas que evalúe la multifuncionalidad del territorio a escala municipal.
  • Generar escenarios generales que permitan apreciar de antemano las consecuencias de las decisiones que afectan a los ecosistemas y a los servicios suministrados por los mismos.
  • Identificar opciones de respuesta para alcanzar objetivos de desarrollo humano y sostenibilidad ambiental mediante  talleres participativos y encuestas en las que se conoce la percepción de la sociedad.
  • Analizar la aplicabilidad y los mecanismos de integración de los resultados en la gestión.
  • Difundir los resultados a nivel local, nacional e internacional más importantes obtenidos en el proyecto.

Fecha de última modificación: