Departamento de Empleo y Políticas Sociales

Sindicatos

Imagen home sindicatos

Los sindicatos como defensores y promotores de los intereses profesionales, económicos y sociales de los trabajadores y trabajadoras cuentan con un papel fundamental en la conciliación familiar y laboral.

La negociación colectiva es un espacio privilegiado para poder introducir distintas medidas y fórmulas que corrijan por una parte las desigualdades de género aún presentes en el mercado laboral, e incorporen, por otra, soluciones que permitan mejorar la conciliación familiar y laboral de las personas trabajadoras.

Empresarios y empresarias y trabajadores y trabajadoras delimitan y regulan de común acuerdo a través de los convenios laborales las condiciones de trabajo y productividad de sus organizaciones, así como los derechos y obligaciones de las partes. El carácter renovador que tienen los convenios y su importante capacidad para adaptarse a cada empresa, a sus particularidades, y situaciones de las personas que trabajan en ellas, los convierten en uno de los mejores instrumentos para lograr una igualdad efectiva entre mujeres y hombres.

En este sentido se hace necesario que los sindicatos trabajen activamente para que en las negociaciones de los convenios colectivos se priorice la conciliación personal, familiar y laboral a fin de que éstos introduzcan un mayor número de medidas, mejorando las previsiones legales en torno a las mismas e incluyendo, además, otras medidas que den respuesta a situaciones no previstas en la legislación.

Los convenios colectivos han de plantear la conciliación de la vida personal, familiar y laboral como un asunto para todos y todas, hombres y mujeres, entendiéndola como un derecho social colectivo. Asimismo, la conciliación ha de entenderse como algo que incluye a los tres tiempos de la vida de las personas (trabajo productivo, familiar y tiempo de ocio), y no sólo a los dos primeros, en los que hombres y mujeres tienen derechos y obligaciones.

Desde este punto de vista, es necesario que los sindicatos adopten una estrategia más proactiva y menos adaptativa que busque no acomodarse a la simple reproducción de lo recogido en los textos legales en materia de conciliación de vida personal, familiar y laboral, defienda el derecho a la conciliación y responda por igual a las necesidades de mujeres y hombres trabajadores.

Los sindicatos pueden contribuir a la conciliación personal, familiar y laboral:

  • Introduciendo medidas de conciliación personal, familiar y laboral en la negociación colectiva, que mejoren las medidas ya reguladas y que cubran nuevas necesidades de conciliación no cubiertas por la legislación actual
  • Formando a los agentes que participan en la negociación colectiva en materia de conciliación personal, familiar y laboral
  • Informando y sensibilizando a los trabajadores y trabajadoras sobre la normativa y las medidas de conciliación existentes