Departamento de Salud / Departamento de Empleo y Políticas Sociales

Atención Sociosanitaria

La naturaleza cada vez más compleja, mix­ta y plural de las situaciones de necesidad a afron­tar por las personas, hace latente la especial necesidad de reforzar la atención sociosanitaria. Las zonas de confluencia entre el ámbito de la salud y de los servicios sociales, puede resultar en ocasiones particularmente confusas, debido, principalmente, a que ambos sectores tienen por finalidad prestar servicios de atención a la persona y a que no siempre resulta sencillo determinar cuándo un tipo de cuidado deja de ser sanitario para ser social o de ser social para ser sanitario.

Dado que las dificultades de coordinación entre sistemas tan cercanos puede tener un impacto negativo tanto en la calidad de la atención prestada como en la utilización y funcionamiento de los propios sistemas resulta indispensable establecer cauces que garanticen que las actuaciones sanitarias y sociales se interrelacionen para dar respuesta a esas necesidades mixtas y complejas.

La atención sociosanitaria en Euskadi por tanto, se configura como un sistema adaptativo complejo que:

  • Se ordena y desarrolla en un marco legal e histórico
  • Plantea la construcción de un espacio común de confluencia y coordinación para todas las instituciones que proveen servicios sanitarios y sociales en un sentido amplio e inclusivo
  • Adquiere sentido y organización en torno a las personas y, especialmente, en aquellos colectivos concretos que, por razones complejas y variadas, se ubican en este espacio como receptores de prestaciones

La coordinación sociosanitaria representa ese marco de interrelación necesaria para dar una respuesta a las necesidades sociosanitarias y contribuye a mejorar la calidad de vida de las personas.

Mantener de forma disgregada intervenciones sectoriales (sociales y sanitarias), genera problemas y dificultades ampliamente constatadas, entre otras las que siguen:

  • Parcialización de la persona, con el consiguiente riesgo de sufrir daños provocados por la existencia de objetivos que pueden resultar incompatibles
  • Insatisfacción de la persona usuaria y de los y las profesionales por la falta de una valoración completa de su situación y un plan de actuación centrado en sus capacidades y que intente minimizar las limitaciones personales y sociales
  • Infrautilización de los recursos informales que las personas poseen en su medio
  • Riesgo de espacios de desprotección, por la falta de coordinación entre los ámbitos sanitarios y sociales
  • Pérdida de los beneficios que podrían aportar la optimización de los recursos y las sinergias de las actuaciones coordinadas Por ello, y en virtud de los principios de justicia y eficiencia, la coordinación sociosanitaria es en la actualidad un compromiso político y asistencial para con los ciudadanos y ciudadanas.

“La atención sociosanitaria comprenderá el conjunto de cuidados destinados a las personas que, por causa de graves problemas de salud o limitaciones funcionales y/o de riesgo de exclusión social, necesitan una atención sanitaria y social simultánea, coordinada y estable, ajustada al principio de continuidad de la atención.” Ley 12/2008, de 5 de diciembre, de Servicios Sociales. 

Estructura organizativa de la coordinación sociosanitaria 

La coordinación sociosanitaria se sustenta sobre los siguientes órganos:

  • El Consejo Vasco de Atención Sociosanitaria.
  • Los consejos territoriales de atención sociosanitaria de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa.
  • Dos coordinadores sociosanitarios autonómicos.
  • Seis coordinadores sociosanitarios territoriales, dos por cada Territorio Histórico.
  • El equipo de coordinación sociosanitario de Euskadi.

 

La base normativa de la atención sociosanitaria se sustenta en tres leyes:

  • La Ley 27/1983, de 25 de noviembre, que regula las relaciones entre las Instituciones Comunes de la Comunidad Autónoma y los Órganos Forales de sus Territorios Históricos;
  • La Ley 8/1997, de 26 de junio, de Ordenación Sanitaria de Euskadi
  • La Ley 12/2008, de 5 de diciembre, de Servicios Sociales de Euskadi

Las competencias de los distintos agentes públicos que intervienen en la atención sociosanitaria hacen imprescindible que el acuerdo entre instituciones sea la pieza clave para hacer dicha asistencia efectiva en toda su extensión. Por ello, el Gobierno Vasco, las Diputaciones forales y la Asociación de Municipios Vascos (EUDEL), iniciaron en los años 90 una dinámica de acercamiento suscribiendo diferentes acuerdos marco:

  • El Acuerdo Marco de 20 de mayo de 1996 para la colaboración entre el Departamento de Sanidad, junto con Osakidetza-Servicio Vasco de Salud, y Gizartekintza-Departamento de Servicios Sociales de la Diputación Foral de Gipuzkoa, para la cobertura de necesidades sociosanitarias en el Territorio Histórico de Gipuzkoa.
  • El Acuerdo Marco del 14 de mayo de 1998 entre el Departamento de Sanidad y Osakidetza-Servicio Vasco de Salud y la Diputación Foral de Bizkaia para colaborar en el espacio sociosanitario, en el territorio Histórico de Bizkaia.
  • El Acuerdo Marco de 16 de noviembre de 1998 entre el Departamento de Sanidad del Gobierno Vasco, Osakidetza-Servicio Vasco de Salud y el departamento de Bienestar Social de la Diputación Foral de Álava, para colaborar en la cobertura de necesidades sociosanitarias en el Territorio Histórico de Álava.
  • Finalmente, el 30 de enero de 2003 se firmó un convenio de colaboración global entre el Gobierno Vasco, las Diputaciones Forales de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa, y EUDEL, para el desarrollo de la Atención Sociosanitaria en la Comunidad Autónoma del País Vasco.

Existe, pues, un sustrato normativo, estratégico e institucional sobre el que se debe construir, profundizar y priorizar aquellos elementos estratégicos que permitan un desarrollo coordinado, creativo, sostenible y completo de la atención sociosanitaria en Euskadi.