Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras

El Gobierno Vasco presenta un ambicioso Plan Estratégico de Gastronomía y Alimentación de Euskadi, con el foco puesto en la salud, la seguridad, la singularidad y la sostenibilidad

22 de septiembre de 2017

  • El Plan 2017- 2020 propone aumentar el peso de la cadena de valor de alimentación y la gastronomía en el PIB vasco del  10,56 % actual al 12% en cuatro años y supone una inversión de 2.457 millones de euros
  • Propiciará la colaboración público-privada potenciando el producto local, creando empleo y generando riqueza
  • Planea crear una propuesta de valor turística, que conlleve la conservación del patrimonio cultural, paisajístico y territorial y la difusión internacional de la marca Euskadi Basque Country

Arantxa Tapia, Consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco, ha presentado ante una nutrida representación de la cadena de valor agroalimentaria – desde el sector primario, pasando por la industria transformadora hasta llegar a la restauración- y de los organismos e instituciones relacionados, el Plan Estratégico para la Gastronomía y la Alimentación de Euskadi, que constituye una de las principales apuestas del ejecutivo autónomo para la presente legislatura. Partiendo del presupuesto de 2017, la extrapolación del Plan al periodo 2017-2020 prevee una inversión de 2.457 millones de euros, de los cuales -  2.100 millones, procederán de inversión privada y el resto – 357- de los presupuestos del Gobierno Vasco.

Este Plan es fruto de la estrecha colaboración de todos los agentes sectoriales e instituciones y tiene un carácter transversal dentro de la administración vasca, ya que, liderado por el Departamento de Desarrollo Económico e Infrestructuras, implica y se alinea con los planes estratégicos de  otros departamentos, tales como los de Turismo y Comercio, Cultura, Educación o Acción Exterior. Se inspira en la estrategia “Un desarrollo Humano Sostenible” que es la base del Programa de Gobierno Vasco para la XI Legislatura y que tiene como metas básicas el empleo, la sostenibilidad, el desarrollo humano, la igualdad, la convivencia, los derechos humanos y una mayor cota de autogobierno.

Principales objetivos y líneas estratégicas

El Plan, que será gestionado y coordinado por la Viceconsejería de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria, realiza un profundo diagnóstico de la situación actual de la cadena de la alimentación y la gastronomía,  detectando fortalezas y debilidades así como las tendencias de fututo más destacables.

Hace suyos los objetivos del Programa de Gobierno y del Programa Marco por el Empleo y la Reactivación Económica en los que más puede incidir tales como la reducción del  por debajo del 10%, incrementar el PIB industrial hasta el 25%, consolidar a Euskadi como región europea de alta innovación, aumentar la esperanza de vida saludable entre la población vasca y mejorar la distribución de la riqueza. Sobre esta base general, plantea una serie de objetivos estratégicos concretos para la cadena de valor de la gastronomía y la alimentación :

  1. Fortalecer el sector, aumentar la producción y consumo de productos locales con atributos diferenciadores de calidad, seguridad y sostenibilidad.
  2. Potenciar una industria transformadora conectada con los productores y clientes, competitiva por su eficiencia y capacidad para generar valor añadido aportando soluciones saludables y de conveniencia.
  3. Facilitar un salto cualitativo al sector de la Gastronomía vasca por sus atributos de innovación y calidad en el mercado global y proyectarla internacionalmente bajo la marca Euskadi Basque Country.
  4. Lograr una mejora generalizada de la competitividad de todos los agentes de la Cadena de Valor alimentaria en su conjunto, a través de la innovación, incorporación de nuevos conocimientos y cooperación de todos los agentes.
  5. Consolidar el posicionamiento y notoriedad de Euskadi a nivel mundial convirtiéndolo en territorio de referencia en materia de alimentación y gastronomía y un territorio atractivo para el turismo de calidad.
  6. Mejorar la cualificación del personal del sector gastronómico y alimentario.
  7. Aumentar el bienestar social y calidad de vida de la población vasca a través de una alimentación saludable, singular y segura. Población sensibilizada.
  8. Generar empleo sostenible en la cadena alimentaria con especial atención sobre el sector primario.

Tomando siempre como referencia los principios y objetivos estratégicos definidos, se estructurará en torno a 6 ejes estratégicos.

  • Apoyo a las PYMES para generación de negocio
  • Internacionalización y desarrollo de mercados
  • Tecnologías y conocimiento para negocios de valor añadido
  • Personas, cultura, y capacitación, empleo de calidad
  • Proyectos estratégicos y transformadores         
  • Favorecer entornos para la competitividad

Estos ejes presentan un carácter transversal para los diferentes eslabones de la cadena de valor (producción, transformación, distribución y gastronomía), y se desplegarán en 23 líneas de actuación y más de 120 acciones concretas. Algunas de las líneas y acciones presentarán asimismo carácter transversal o, podrán estar enfocadas específicamente a alguno de los eslabones de la cadena.

Así, el Plan Estratégico de la Gastronomía y Alimentación trabajará para avanzar en las “4 S de la alimentación y gastronomía vasca”: Segura, Saludable Singular y Sostenible (social, cultura, económica y medioambientalmente) pero desde una nueva óptica, el paradigma de Cadena de Valor de la Alimentación, desde la producción primaria hasta el consumo de alimentos; pasando por la transformación, la distribución, la comercialización, hasta llegar a la gastronomía.

Siempre teniendo en cuenta las interrelaciones con otros sectores económicos, culturales y sociales, y respondiendo a los grandes retos globales de desarrollo, la alimentación saludable es el foco y la línea conductora del presente Plan, y debe ser la contribución futura para desarrollar una sociedad de bienestar, saludable y sostenible tanto en términos de salud poblacional como en términos de sostenibilidad medioambiental, o en términos económicos.

Territorio de oportunidad

Desde el Gobierno Vasco se ha venido  trabajando en el nuevo paradigma de la cadena de valor de la alimentación, llegando a la conclusión de que el sector alimentario en su sentido más amplio se define tanto por la industria alimentaria (transformación y fabricación) como por otros sectores como son el primario (agricultura, pesca y ganadería), la distribución, la comercialización (al por menor y al por mayor), y la restauración pero también por aspectos como el marketing y servicios asociados, la investigación y la educación. Y siempre con las personas en el centro del proceso.

El Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras se planteó desde el inicio de esta legislatura toda esta cadena de la alimentación y su más alta expresión, la gastronomía, como un territorio de oportunidad – identificado como tal en la Estrategia de Especialización Inteligente RIS3 incluida en el·Plan de Ciencia Tecnología e Innovación 2020 - y como uno de los signos de identidad de Euskadi tanto dentro de nuestras fronteras como en resto de un mundo, cada vez más globalizado pero, o tal vez por ello, cada vez mejor informado y dispuesto a apreciar las ventajas y atractivos de la idiosincrasia y el valor de los productos diferenciados y los modos auténticos de hacer.

Cada vez es más evidente que, desde la producción primaria hasta el consumo de alimentos; pasando por la transformación, la distribución, la comercialización, hasta llegar a la gastronomía; la cadena de la alimentación contribuye de una manera notable a la generación de empleo, al crecimiento económico y al desarrollo de una economía basada en el conocimiento y el respeto por las raíces.

Y también que, sin olvidar su respeto por los modos de hacer de siempre, en el sector de la alimentación se está produciendo la conjunción de los sectores tradicionales con nuevas tecnologías convergentes, circunstancia que debe ser abordada desde estrategias de colaboración a lo largo de toda la cadena de valor, entre cadenas diferentes y también entre competidores.

Contribución a la economía vasca

Así, en el marco de la citada Estrategia de Especialización Inteligente RIS3, se realizó un análisis para conocer objetivamente el alcance, dimensión y contribución económica de la alimentación y la gastronomía en Euskadi, en base al concepto de cadena de valor; con alcance desde el sector primario al terciario, y transversal hacia otros sectores económicos. Los resultados fueron claros y nada desdeñables: esta cadena de valor representa el 10,56 % del PIB y da empleo directo a 96.500 personas en Euskadi.  El Plan estratégico  pretende aumentar este peso económico hasta alcanzar el 12 % del PIB.

Fruto del trabajo conjunto

Una de las grandes virtudes del Plan estratégico de Gastronomía y Alimentación de Euskadi es el hecho de que es fruto de un proceso participativo y colaborativo en el que han tomado parte – bajo el liderazgo del Gobierno Vasco- los más diversos agentes de la cadena de valor de la alimentación y de las diferentes instituciones implicadas. Juntos han realizado un diagnóstico de situación para identificar oportunidades y alinear objetivos, que se despliegan en acciones y proyectos de colaboración concretos para impulsar, promover y desarrollar el sector.

Este proceso se inició en pasado mes de abril, y desde entonces se han celebrado multitud de reuniones de trabajo y un total de 10 mesas intersectoriales, en  las que se han acordado los pilares básicos del Plan, tales como primar el producto local y generar empleo y riqueza económica, creando una propuesta de valor turístico, que conlleve la conservación del patrimonio cultural, paisajístico y territorial, junto con la difusión y promoción a nivel internacional de la marca Euskadi Basque Country.

En estas reuniones han participado cientos de personas, entre los que se encontraban representantes de la Viceconsejería de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria, la Viceconsejería de Comercio y Turismo, las Diputaciones Forales), organizaciones sectoriales, pequeños productores, sindicatos, empresas productoras y comercializadoras, mercados, escuelas de hostelería, Basque Culinary Center, cocineros, centros de investigación y asociaciones de consumidores.