Departamento de Salud

Convulsión

¿Qué es una Convulsión?

Una convulsión es una descarga eléctrica anormal del cerebro. Ésta puede afectar a un área pequeña o al cerebro entero. El área afectada por la convulsión pierde su capacidad regular de función y puede reaccionar sin control.

Por ejemplo, si un área del cerebro que controla un brazo tiene una convulsión, el brazo puede temblar repetidamente. Si una convulsión afecta el cerebro entero, todas las extremidades pueden temblar sin control.

Algunas convulsiones pueden manifestarse únicamente con que la persona presenta una mirada fija y no reacciona durante unos segundos.

Teóricamente, cualquier función del cerebro, movimiento, olor, visión o emoción puede ser individualmente afectada por una convulsión.

Las convulsiones están, generalmente, divididas en 2 tipos:

  1. Focal: Implicación de una región limitada cerebral.
  2. Generalizada: Implicación del cerebro por entero por lo que llevan asociada la pérdida del conocimiento

¿Qué es Epilepsia?

La epilepsia o el desorden convulsivo es una afección crónica, caracterizada por crisis repetidas debidas a una descarga excesiva neuronal.

La mayoría de las convulsiones duran de 30 segundos a 2 minutos y no causan daños duraderos.

¿Cuáles son las Convulsiones Febriles?

Son la respuesta del cerebro producida por la fiebre. Esta fiebre suele ser causada por infecciones comunes generalmente sin importancia.

Las convulsiones febriles ocurren entre los 6 meses y los 6 años de edad y son consideradas benignas por lo que no suelen ir asociadas a problemas serios.

Por lo general, la convulsión ocurre con la subida rápida de la fiebre y consiste en sacudidas rítmicas de las extremidades, movimientos de los ojos, falta de reacción, a veces coloración azulada alrededor de la boca y las puntas de las extremidades, seguido de adormecimiento o sueño y confusión.

Algunos niños y niñas pueden tener convulsiones febriles más complejas y son aquellos que presentan:

  1. Una duración superior a 20 minutos.
  2. La convulsión ocurre sólo en un lado del cuerpo.
  3. Cuando se produce más de una convulsión y ocurren durante un periodo de 24 horas.

El tratamiento para la convulsión febril es, por lo general, innecesario. Los fármacos anticonvulsivantes se usan en casos severos y siempre por indicación médica.

Las convulsiones febriles no suelen causar daño al cerebro. Las complicaciones de las convulsiones febriles son raras y tienen que ver, sobre todo, con los casos más severos.

¿Cómo reconocer la Convulsión febril?

El niño/a, que se encuentra caliente por la fiebre, pierde bruscamente la conciencia el conocimiento y comienza con sacudidas de los brazos y piernas o, a veces, con rigidez de todo el cuerpo, que suele durar varios segundos o minutos. Suele tener la mirada desviada y los labios pueden estar morados. Después suele presentar sueño profundo durante minutos y está desorientado por lo que no sabe dónde está ni lo que le ha ocurrido

¿Qué hacer si la convulsión febril se repite?

Se puede padecer más de una convulsión febril, sin que ello quiera decir que sea epiléptico ni que se vayan a producir complicaciones. Éstas son más frecuentes si en la familia ha habido casos similares.

Si el niño o la niña presenta una convulsión febril sigue las siguientes indicaciones:

  1. Quítale los objetos que tenga en la boca y no intentes introducir nada en ella para evitar que pueda obstruir el paso de aire o que se lo trague.
  2. Coloca al niño/a sobre una superficie confortable y tumbado de lado. De esta manera, evitaremos, por un lado que se lastime al comenzar las sacudidas y, por otro, que pueda tragar un posible vómito.
  3. Evite que el niño/a se golpee con algún objeto o que se caiga de una altura mientras está convulsionando
  4. Si cede la convulsión y el niño/a está adormilado háblale con suavidad, en tono bajo y recuérdale dónde y con quién esta. Poco a poco irá recuperándose. El sueño es un mecanismo fisiológico necesario para que el niño/a se recupere.
  5. Si la convulsión dura más de 2 minutos, no se recupera totalmente unos minutos después de habérsele pasado o se repite de nuevo, solicita asistencia en el Servicio de Emergencias
    • Araba / Álava > 945 24 44 44
    • Bizkaia > 944 100 000
    • Gipuzkoa > 943 461 111

¿Qué hacer cuando un niño o niña, que suele padecer convulsiones febriles, tenga fiebre?

Debes actuar igual que en otras ocasiones que el niño haya tenido fiebre. Es conveniente intentar bajar la temperatura. A pesar de que esta medida no es suficiente para evitar nuevas crisis, aliviar la fiebre proporcionará confort al niño. Puedes utilizar lo mismo que ha recomendado su pediatra en otras ocasiones. La administración del antitérmico será, preferentemente, por vía oral, salvo durante la convulsión, en que se administrará por vía rectal.

¿Qué es el espasmo del sollozo?

Es un episodio en el que, durante el llanto, el niño deja de respirar durante unos segundos y que cede espontáneamente.

¿Cómo reconocer el espasmo del sollozo?

El espasmo aparece al inicio del llanto intenso o tras asustarse; deja de respirar durante unos segundos y se pone azulado o pálido, blando, sin tono, incluso puede perder el conocimiento.

El niño se recupera espontáneamente, volviendo a estar normal. Todo el episodio dura 1-2 minutos.

El espasmo del sollozo no es una convulsión ni deja secuelas; tenerlos no es una enfermedad.

Ocurre siempre en los primeros años de la vida, después desaparecen.

¿Qué hacer ante el espasmo del sollozo?

Es importante no agitar, golpear, echar agua fría, etc., para que reaccione, ya que le puedes hacer daño. Recuerda que vuelve a respirar espontáneamente en unos segundos.

No muestres ansiedad o te asustes cada vez que el niño se ponga a llorar, déjale llorar sin darle importancia, no dejes que tu hijo te chantajee.

Si el cuadro es típico y el diagnóstico está claro no es necesario hacer ninguna prueba diagnóstica.

¿Cuándo consultar?

    • Cuando el niño deje de respirar durante un tiempo más prolongado de lo habitual.
    • Cuando el niño no recupere completamente el conocimiento, su estado previo o presente alguna alteración del comportamiento.
    • Cuando el niño presente rigidez o movimientos anormales de las extremidades.
    • Cuando el niño presente decaimiento o tendencia al sueño.

Si el niño presenta cualquiera de estos signos o notas cualquier otra cosa que te preocupe deberás acudir a un Centro sanitario o llamar al Servicio de Emergencias.

  • Araba / Álava > 945 24 44 44
  • Bizkaia > 944 100 000
  • Gipuzkoa > 943 461 111

RECUERDA que el espasmo del sollozo se puede repetir otras veces en las mismas circunstancias, que cede espontáneamente y que no deja secuelas.

Fecha de última modificación: