El presupuesto personal en los países nórdicos, ¿un apoyo al servicio de las personas con discapacidad?

Fecha de publicación: 

Equipo de Coordinación Sociosanitaria

Imagen parcial de la portada del documento Personalised Support and Services for Persons with Disabilities - mapping of Nordic models (Nordic Welfare Centre, 2021)

Imagen parcial de la portada del documento Personalised Support and Services for Persons with Disabilities - mapping of Nordic models (Nordic Welfare Centre, 2021)

El Centro de Bienestar Nórdico (The Nordic Welfare Centre) publica una investigación que explora los diferentes modelos de empleo del presupuesto personal como elemento de apoyo al servicio de las personas con discapacidad en los países nórdicos.

Con la finalidad de que las personas con discapacidad puedan vivir de forma independiente y disfrutar de su inclusión social, el Centro de Bienestar Nórdico y el Instituto Finlandés de Salud y Bienestar (Finnish Institute for Health and Welfare, THL) han desarrollado un proyecto sobre el uso del presupuesto personal para el apoyo personalizado y cómo este puede ser un instrumento para la implementación del artículo 19 de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Para ello se ha completado una encuesta (Survey of Nordic models and systems for personalised support and service for persons with disabilities), a través de cuestionarios y talleres con personas investigadoras y expertas, además de investigaciones documentales, que ha pretendido servir de impulso en la elaboración de una propuesta para la reforma de los servicios y apoyos para las personas con discapacidad en Finlandia.

¿Qué es el presupuesto personal?

Pese a que el presupuesto personal es utilizado por los servicios sociales y de salud en varios países (Bélgica, Alemania, Inglaterra, Escocia, Países Bajos, Australia, Canadá o Estados Unidos, entre otros), esta investigación evidencia que el término habitualmente refiere a un concepto amplio que no cuenta con una definición homogénea/compartida en los diferentes países.

El proyecto finlandés ha definido el presupuesto personal como un método para organizar la asistencia, el apoyo y las intervenciones de modo que la persona se sitúe en el centro de la planificación, elección e implementación de cualquier apoyo. El tamaño del presupuesto se determina después de una evaluación de las necesidades de apoyo de la persona, y es entonces cuando esta puede elegir el proveedor de servicios de apoyo.

La mayor parte de las soluciones basadas en presupuestos personales se inspiran en soluciones desarrolladas en países de habla inglesa, donde el bienestar público -por regla general- no tiene la misma tradición o estructura que en los países nórdicos. Por ello, en estos países se produce  un doble debate: entre las organizaciones que representan a las personas con discapacidad sobre si un sistema en el que una persona con discapacidad se convierte en cliente/a o consumidor/a supone una ventaja para la persona (mercantilización de la asistencia personal); y, a nivel político, dado que la provisión privada de servicios conduce a una necesidad mayor de seguimiento y control y genera elevados costes tanto para los municipios como para el sector público en general.

Este es el contexto en el que se produce, durante las últimas tres décadas, una creciente personalización del apoyo a las personas con discapacidad, en particular en lo que se refiere a la asistencia personal. En los países nórdicos esta representa el mejor ejemplo de apoyo y servicio basado en el presupuesto personal, pese a la existencia de importantes diferencias nacionales en el alcance de la asistencia, quién tiene derecho a la ayuda, la elección de proveedores de servicios privados -es decir, qué porcentaje de la asistencia total es implementado por el sector privado (métodos de soluciones de cuasi-mercado implementadas en el sector de la atención y el bienestar social)-, etc.

Otros ejemplos de implementación del presupuesto personal lo constituyen: las ayudas a la discapacidad, ofreciéndose mayores oportunidades de elección a personas usuarias más experimentadas; la provisión de un cheque para la compra de ayudas, que permite a la persona usuaria el pago de la diferencia en caso de elección de una ayuda más cara de la cobertura proporcionada por la financiación pública, etc.

La investigación señala que la adaptación del diseño del apoyo a las necesidades de las personas se puede lograr de varios modos, y no necesariamente involucrando presupuestos personales o montos específicos. Una alternativa es preparar un plan individual para coordinar el soporte y los servicios que precisa la persona usuaria, con elevada utilidad en el caso de necesitar apoyos y servicios de varias unidades o proveedores, reduciéndose así el riesgo de fragmentación de dicho apoyo.

En los países nórdicos se han realizado diversas reformas de los servicios y apoyos destinados a las personas con discapacidad para aumentar la autodeterminación individual y la influencia sobre el apoyo y el servicio al que tienen derecho las personas. En cualquiera de los casos, estos enfrentan diferentes desafíos:

  • En materia de legislación, ya que pese a contar con un marco regulatorio integral al respecto, frecuentemente se enfrentan a dificultades en su implementación.
  • En cuestión de organización de servicios, y en comparación con otros países europeos, dado que la organización del bienestar nórdico se halla más descentralizada y fragmentada, en buena medida porque gran parte de dicho bienestar recae en los municipios, con conocimientos y recursos variados, que pueden conllevar inequidades sociales y de salud.
  • En aspectos de comercialización, debido al aumento del peso de los proveedores privados, lo que implica cambios en los requisitos y, en ocasiones, de responsabilidades para la propia persona.
  • En materia de servicios de orientación y apoyo, para que las personas puedan realizar elecciones informadas.
  • En cuanto al cambio de paradigma que supone percibir a las personas con discapacidad como portadoras de los mismos derechos que el resto de la sociedad, para el apoyo de este con instrumentos como el presupuesto personal, los métodos de trabajo individualizados, el desarrollo de competencias y la concienciación, entre otros.
  • En cuestiones de coordinación, por la necesidad de desarrollar fórmulas de cooperación entre diferentes responsables de servicios y apoyos.

Así, la investigación realizada concluye que el presupuesto personal:

  1. Hace posible que la persona configure el apoyo de la manera deseada, aunque requiere que esta tenga el conocimiento y/o una red de conocimiento para poder realizar elecciones. Por ello, educación y conocimiento son también necesarios.
  2. De entre las oportunidades que ofrece destacan que: permite a la persona priorizar en función de su propia situación, necesidades y deseos; puede motivar más a esta para la realización de cambios y proyectos de vida; puede conducir a la persona a la toma decisiones basadas en su propia situación de vida y elegir a otro proveedor de cuidados/apoyo si no está satisfecho/a; y reducir la burocracia en cuanto a reglas y requisitos en relación con las elecciones realizadas, entre otras cuestiones.
  3. De entre los retos se subraya, por ejemplo, que: la persona ha de involucrarse más con sus decisiones/soluciones y esta no siempre posee el conocimiento o dispone de una red social para la toma de decisiones informadas; la elección entre diferentes proveedores puede variar significativamente entre municipios y áreas del país y, si existe un número reducido de proveedores, la libertad de elección puede resultar una ilusión; por último, la responsabilidad se transfiere a la persona, en lo que respecta, por ejemplo, a los equipos de asistencia, y la legislación relativa a consumidores/as, se vuelve aplicable en las reparaciones.

Si lo desea puede acceder a una revisión pormenorizada del estado de los apoyos individualizados en Dinamarca, Suecia, Finlandia, Noruega e Islandia en la publicación 'Apoyo y servicios personalizados para personas con discapacidad' (Personalised Support and Services for Persons with Disabilities – mapping of Nordic models, Nordic Welfare Centre, 2021)