El Ayuntamiento de Orduña recibirá 700.000 euros del programa Berpiztu para la consolidación y puesta en valor de su patrimonio cultural (Consejo de Gobierno 19-7-2022)

Fecha de publicación: 

fotoconsejo.jpg

El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy una subvención de 700.000 euros para el ayuntamiento de Orduña, en el período 2022-2023, con el fin de financiar el proyecto de consolidación y puesta en valor del patrimonio cultura singular de Orduña. Mediante esta subvención se llevarán a cabo dos actuaciones: por un lado, la consolidación y puesta en valor de las Murallas de Orduña, y, por otro, la consolidación y puesta en valor del Monumento de la Virgen de la Antigua en el Monte Txarlazo. 

Estas actuaciones en Orduña se enmarcan en uno de los proyectos tractores de la Zonas de Actuación Preferente (ZAP) de Aiaraldea, cuyas subvenciones están integradas, a su vez, en el programa Berpiztu que el Gobierno Vasco aprobó en noviembre de 2020 para hacer frente a la recuperación económica y de empleo en Euskadi. 

Muralla de Orduña 

La Muralla forma parte del Casco Histórico de Orduña, declarado en 1997 Bien Cultural de Protección Especial de la CAPV, con la categoría de Conjunto Monumental. Este gran casco urbano se rodeó de muralla de la que se conserva el paño desde la casa consistorial a Santa María, así como tramos intermitentes en distintas zonas de la villa. 

El departamento de Cultura y Política Lingüística destinará 200.000 euros a las obras de regeneración de la zona de intramuros del recinto fortificado junto a la iglesia Andra Mari con la que se pretende crear un espacio para el desarrollo de diversas actividades. 

Virgen de la Antigua 

El Monumento a la Virgen de la Antigua, en el monte Txarlazo, conmemora a la patrona de Orduña, y se encuentra en terrenos vizcaínos (Orduña) y burgaleses (Villalba de Losa). Es una de las mayores obras de hormigón armado de principios del siglo XX y se ha convertido en un símbolo para los vecinos, además de ser un gran atractivo turístico. Se trata de un monumento de 25 metros de altura y unas 50 toneladas de peso, formado por una gran zapata, un tronco cilíndrico con unas ramas que imitan a una morera –árbol sobre el que la historia cuenta que la Virgen se apareció a un humilde pastor– el cuerpo central, la imagen y la corona de la Virgen. Una de sus singularidades es que por el interior del tronco discurre una escalinata por la que se accede a la copa del árbol que alberga un amplio salón con seis ventanales y a una balconada superior situada a la altura de la cintura de la Virgen. 

Mediante la subvención de 500.000 euros del departamento de Cultura y Política Lingüística se realizarán obras de detección y contención de los procesos dañinos que pueda tener, así como el refuerzo de su estructura.