eLankidetza apoya con 4,5 millones estrategias humanitarias dirigidas a población en contextos de conflicto y violencia

Fecha de publicación: 

eLankidetza-Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo, perteneciente al Departamento de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, destinará 4,5 millones de euros a estrategias de acción humanitaria. Se trata de intervenciones a dos años que, además de las acciones de protección de las personas afectadas por crisis humanitarias en contextos de conflicto y violencia, están enfocadas a fortalecer las organizaciones humanitarias y a crear iniciativas para sensibilizar a la ciudadanía vasca.

Las crisis humanitarias dan lugar a situaciones de pobreza extrema, desplazamientos o violaciones de los derechos humanos. En lugares como Palestina, Afganistán, el Sahel, Colombia y Venezuela o Centroamérica las crisis se han vuelto crónicas y las necesidades de la población, en especial de las mujeres y niñas, han aumentado a un ritmo superior a la ayuda. La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA, por sus siglas en inglés) calcula que este año 235 millones de personas en todo el mundo necesitarán asistencia humanitaria, lo que supone un aumento del 40%.

Uno de los retos de eLankidetza es impulsar el fortalecimiento de las organizaciones humanitarias, tanto vascas como locales, para que acompañen de un modo efectivo a las poblaciones. Además, esta convocatoria tendrá un componente de sensibilización a la ciudadanía vasca, esencial para poder entender y dar a conocer las situaciones de vulnerabilidad que viven millones de personas.

Acción Humanitaria 2021

eLankidetza destinará este año 10,5 millones de euros a iniciativas que atiendan a poblaciones que se encuentran en situaciones de crisis humanitarias, lo que supone un incremento de 6,5 millones con respecto al pasado ejercicio. En total, hay dos líneas de financiación en acción humanitaria: una a proyectos y que se abrió en marzo, y otra a estrategias.

En julio fueron aprobados 23 proyectos de acción humanitaria para atender a menores palestinos que han sido detenidos y sufrido torturas u otro tipo de violencia; apoyar a mujeres centroamericanas que están expuestas a múltiples violencias en su tránsito hacia EEUU o Costa Rica, o garantizar la inclusión en la escuela de menores con discapacidad que están refugiadas en Tanzania.