Departamento de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente

Natura 2000: preguntas frecuentes

¿Esto viene de Europa?

Sí, la Unión Europea establece directrices pero deja a los estados miembros libertad para tomar decisiones y adoptar criterios. No se debe olvidar, que esto se hace para dar solución a un gravísimo problema que nos afecta a todos.

Euskadi, como socio de la UE, aporta su grano de arena para paliar el problema.

La Comisión Europea realiza actualizaciones periódicas de la lista Natura 2000 para recoger nuevos lugares o modificaciones de los ya designados, a propuesta de las Comunidades Autónomas y los Estados Miembros.

¿Natura 2000 protege espacios o sólo especies?

El objetivo de Natura 2000 es conservar la integridad ecológica de los lugares declarados. Para proteger las especies tenemos que mantener o restaurar las condiciones ambientales que hacen que puedan seguir viviendo allí. De la misma forma que en un rompecabezas no sólo son importantes las piezas, sino que éstas ocupen su lugar y se acoplen perfectamente con las de alrededor, en un ecosistema no sólo son importantes todas las piezas, es decir, las especies, sino también las relaciones entre ellas y las que mantienen con el lugar en el que viven. Estas relaciones, cuyo funcionamiento muchas veces aún desconocemos, son las que crean las condiciones ambientales que hacen que los ecosistemas sean capaces de seguir suministrándonos los servicios ambientales que son imprescindibles para nuestro bienestar y calidad de vida. Proteger las especies no es pues más que un medio para conseguir el objetivo esencial, que es mantener la salud y la integridad de los ecosistemas.

¿Qué obligaciones se asumen dentro de Natura 2000?

Al designar un lugar como perteneciente a Natura 2000 nos comprometemos a garantizar que los hábitats naturales y las especies de animales y plantas silvestres por las que hemos designado el lugar, se conserven allí a largo plazo. Para ello debemos de tomar las medidas activas que sean necesarias y prevenir que ningún proyecto o actividad puede deteriorarlas.

También tenemos que informar periódicamente a la Comisión Europea de lo que estamos haciendo para conseguirlo y de los resultados que estamos obteniendo. Para ello estamos obligados a poner en marcha un programa de seguimiento que nos permita conocer en todo momento la situación y la tendencia que siguen los hábitats y las especies en cada lugar de la red.

¿Se pretende excluir las actividades humanas dentro de Natura 2000?

La Red Natura 2000 no pretende establecer santuarios para la vida silvestre. Reconoce que el ser humano es parte integral de la naturaleza y que algunos hábitats naturales, animales y plantas silvestres dependen de las condiciones ambientales que favorecen algunas actividades humanas.

Por ejemplo, algunos pastos contienen especies vegetales que no es posible encontrar en ningún otro sitio. Muchas animales silvestres no encontrarían tampoco alimento si no existieran esos pastos, que solamente pueden mantenerse gracias al ganado. Pero en algunos lugares la actividad ganadera está desapareciendo porque ya no es competitiva respecto a la cría intensiva del ganado. En esos casos, la actividad humana no sólo no estará limitada, sino que tendrá acceso preferente a ayudas públicas para poder continuar en el futuro.

En otros casos en los que la actividad no tenga efectos positivos sobre la biodiversidad, bastará con demostrar que tampoco tiene efectos negativos para poder continuar con ella.

¿Se puede hacer cualquier cosa fuera de Natura 2000 aunque afecte a las especies y hábitats naturales que se incluyen en la Directiva Hábitat?

La Directiva nos dice que no podemos hacer nada que deteriore la integridad de Natura 2000, aunque la actividad perjudicial se produzca fuera de los límites de un espacio. Por ejemplo, no podemos modificar el caudal de un río o permitir una actividad contaminante, si con ello afectamos la integridad de un lugar del río incluido en Natura 2000 y que esté aguas abajo. Tampoco podemos modificar el sistema natural de drenaje de una zona desviando la cantidad de agua que llega a un humedal de Natura 2000, si con ello perjudicamos a los hábitats y especies que allí viven.

Fuera de Natura 2000 también hay que procurar evitar afecciones a los hábitats naturales y a las especies silvestres, buscando siempre que sea posible alternativas con menor impacto, aplicando medidas para atenuar estos impactos y buscando, cuando no haya otra salida, medidas que compensen el daño que producimos. Sólo así mantendremos y mejoraremos el estado general de nuestros ecosistemas en todo el territorio vasco.

La Directiva también obliga a conservar todos los enclaves que sean  importantes para el ciclo vital de algunas especies,  tanto dentro como dentro de los lugares Natura 2000. Sobre todo en el caso de especies que necesitan territorios extensos para sobrevivir. Por eso hay que respetar los lugares donde crían, se alimentan, o por donde se desplazan, aunque estos estén fuera de Natura 2000.

¿Se pueden autorizar nuevos proyectos o actividades en Natura 2000?

Nada impide que se autorice una nueva actividad  o proyecto una vez que se ha evaluado y se ha comprobado que no pone en peligro ninguno de los valores naturales que motivaron la integración del lugar en la red.

En caso contrario y a falta de soluciones alternativas, la actividad sólo puede llevarse a cabo excepcionalmente si se declara de interés público de primer orden. En tal caso, hay que adoptar medidas compensatorias necesarias e informar a la Comisión Europea.Sin embargo, si un lugar alberga hábitats o especies prioritarios, la actividad únicamente puede autorizarse por motivos de interés público de primer orden relacionados con la salud, la seguridad pública o el medio ambiente. En este último caso, es necesaria la consulta previa a la Comisión Europea.

Los procedimientos de evaluación quedan en manos de cada país, pero en cualquier caso debe garantizarse la transparencia en la toma de decisiones y la participación de todas las partes interesadas, tanto de los afectados directamente por el proyecto como de los colectivos sociales que estén preocupados por el correcto desarrollo de Natura 2000.

¿A qué ayudas pueden acceder quienes viven y trabajan en Natura 2000?

Los fondos LIFE (abre en nueva ventana) están específicamente destinados a proyectos de restauración y conservación de los hábitats naturales y especies de interés europeo.

Las personas dedicadas a la agricultura, ganadería y silvicultura, pueden recibir distintas ayudas procedentes del Programa de Desarrollo Rural Sostenible. Existen ayudas agroambientales, ayudas por estar en un área desfavorecida con limitaciones naturales, ayudas a inversiones en explotaciones, ayudas a la comercialización de productos o a la diversificación de la actividad agraria y forestal, etc. Muchos países han aprovechado las oportunidades que permite el reglamento de ayudas directas de la Política Agraria Común para apoyar fuertemente a los productores que adopten compromisos concretos en su explotación para favorecer a la biodiversidad. Por ello se han establecido ayudas para mantener razas autóctonas de ganado en peligro de extinción, para establecer setos en las lindes de los prados, para plantar y mejorar bosques autóctonos, o para mantener y recuperar prados de siega y pastos seminaturales ricos en flora silvestre, entre muchas otras medidas.

Los pescadores que faenen  en Aguas costeras incluidas en Natura 2000 pueden obtener ayudas del fondo europeo FEMP (abre en nueva ventana) para adoptar modelos sostenibles de pesca y poner en marcha actividades económicas complementarias que sean compatibles con la biodiversidad marina.

Los programas de Cooperación entre distintos países de la Unión Europea también pueden financiar proyectos de desarrollo sostenible y conservación que ayuden a desarrollar la normativa ambiental comunitaria, y por supuesto, la Red natura 2000.

Fecha de última modificación: