Departamento de Salud

Criterios sanitarios de uso de las playas y zonas de baño

El Departamento de Salud recuerda la necesidad de hacer un uso responsable de playas y otras zonas de baño como pantanos y aplicar medidas preventivas que minimicen la transmisión del SARS CoV-2. En este sentido, con el fin de evitar aglomeraciones durante la actual pandemia sanitaria y en vista de las altas temperaturas que se esperan, insta a los agentes e instituciones implicadas en la gestión de las playas al cumplimiento de criterios y recomendaciones para el uso de playas y pantanos. A estas recomendaciones añade el uso dinámico de las playas, es decir, para paseos, baños o actividades actuáticas. Además, para los paseos, se recuerda que en caso de no poder mantener la distancia de dos metros, se deberá utilizar la mascarilla.  

El Departamento de Salud insiste en que la prevención de la transmisión de la enfermedad COVID-19 es un reto colectivo que atañe tanto a instituciones como a la ciudadanía. En la situación pandémica actual, es todavía más relevante insistir en el seguimiento de las medidas preventivas que se han venido dando, entre las que se encuentran el mantenimiento del distanciamiento social de dos metros y el uso de mascarillas. Recuerda que últimamente se han observado rebrotes de la enfermedad en diversos países y que, de darse un contagio en un espacio público como es la playa, el rastreo de contactos resultaría imposible de abordar.

La Dirección de Salud Pública y Adicciones ha elaborado una guía para facilitar a los agentes e instituciones implicadas en la gestión de la playa la elaboración de planes de contingencia que minimicen el riesgo de transmisión de SARS CoV-2.

Cabe recordar que la principal vía de transmisión del SARS-CoV-2 en playas, ríos, lagos y piscinas es a través de secreciones respiratorias que se generan con la tos y los estornudos y el contacto de persona a persona. En actividades recreativas, la infección por SARS-CoV-2 por contacto con el agua de condiciones estándar para el baño, se ha considerado muy poco probable.

Entre sus contenidos, la guía resalta que el papel activo y responsable de la ciudadanía es fundamental para el buen uso de las playas y subraya la necesidad de reforzar la comunicación y sensibilización sobre las medidas preventivas a tomar. Concreta diez recomendaciones o consejos principales, entre los que se encuentran mantener el distanciamiento social, planificar estancias más cortas en la playa con la finalidad de permitir su uso a un mayor número de personas, vigilar a los menores e informarse y seguir las nuevas condiciones de uso que puedan establecerse en la playa, así como atender las recomendaciones de los servicios de salvamento y socorrismo.

Asimismo, en el documento se describen medidas colectivas orientadas a promover el distanciamiento social, concreta las condiciones recomendables de uso de los equipamientos y servicios de las playas, tales con aseos, vestuarios, duchas y lavapiés, hamacas…, y orienta sobre las medidas de limpieza y desinfección.

En la temporada 2020, como en temporadas anteriores, el Departamento de Salud llevará a cabo el Programa de vigilancia sanitaria de las zonas de baño, que incluye el control analítico de la calidad del agua, con los parámetros y frecuencias indicadas en la normativa, una vigilancia del estado higiénico-sanitario del entorno periplayero y la comunicación de los resultados a la ciudadanía.

Fecha de última modificación: