Conoce la candidatura que ha logrado la integración de Euskadi en la "Alianza Internacional para el Gobierno Abierto"

autor: Koldobike Uriarte, 

Un grupo constituido por representantes del Gobierno Vasco, las tres Diputaciones Forales, los Ayuntamientos de las tres capitales e Innobasque-Agencia Vasca de la Innovación hemos elaborado la candidatura que ha sido apoyada por Matia Fundazioa; Consejo de la Juventud de Euskadi – EGK; y la Asociación de Derecho Colaborativo, y que ha conseguido que Euskadi forme parte de la Alianza Internacional para el Gobierno Abierto (Open Government Partnership – OGP).

El equipo de trabajo ha construido colaborativamente un relato en torno a las fortalezas que nos consolidan como región bien posicionada en gobierno abierto y a los proyectos de futuro que estamos dispuestos a comprometer y a abordar desde la cooperación e impulso interinstitucional. Hemos partido de que la vida y la participación política de la ciudadanía vasca sucede en espacios y momentos que no entienden de límites competenciales o institucionales y es por tanto la colaboración interinstitucional la base sobre la que debemos asentar un modelo de gobierno abierto que quiere incorporar la experiencia, el conocimiento y las propuestas de la ciudadanía en la acción pública.

En el ámbito de la transparencia y datos abiertos, hemos avanzado mucho. Nuestros portales de transparencia han sido evaluados por organismos de referencia como Transparencia Internacional con óptimos resultados, liderando los rankings de transparencia. (Todos los niveles institucionales están por encima de 80 puntos/100 llegando algunas de ellas incluso a obtener 100/100). Por otra parte Open Data Euskadi cuenta con 4.126 conjuntos de datos abiertos, incluyendo datos federados de las distintas administraciones vascas, y fue el primer portal de datos abiertos no británico de Europa cuando se creó en 2010. Las tres capitales vascas promueven, además, un modelo de ciudad inteligente con una estrategia de cultura digital común: recogiendo, monitorizando y abriendo datos para generar servicios ciudadanos de calidad y para el desarrollo ciudadano de aplicaciones en abierto. Sin embargo apuntamos al desafío de que todo ello permita generar servicios vinculando los datos a través de linked data y a enriquecerlo con datos públicos más orientados a las demandas ciudadanas y a oportunidades de negocio.

En cuanto a la rendición de cuentas vamos incorporando aplicaciones de seguimiento de los programas de gobierno, de los presupuestos y con sistemas de evaluación de políticas públicas, mediante observatorios de análisis y evaluación. Sin embargo hemos de trabajar conjuntamente en herramientas de visualización que faciliten la comprensión y el uso crítico de la información pública.

Apostamos decididamente por la colaboración estable entre representantes políticos y la ciudadanía en la discusión, propuesta y contraste de las iniciativas y políticas públicas, haciendo más diversa y plural la política, y contribuyendo a una mayor calidad democrática de las decisiones institucionales, y por ello se van desarrollando regulaciones normativas de participación ciudadana exigentes y pioneras a nivel español, (por ej.: normas forales en los territorios de Álava y Gipuzkoa y la Ley de Instituciones Locales de Euskadi), planes de impulso e iniciativas más innovadoras de co-creación con la ciudadanía como el Libro Blanco de Democracia y participación ciudadana para Euskadi (premiado ORU FOGAR y el PNUD 2016 que ha contado con la participación de más de 500 personas y 150 organizaciones) que tiene aplicación directa en ámbitos específicos de gestión pública (salud, educación, medio ambiente, desarrollo económico) o "Etorkizuna Eraikiz – Construyendo Futuro" que nace para definir el futuro del territorio de Gipuzkoa sobre la base experimental de una nueva gobernanza o Irekia, la primera plataforma de gobierno abierto de habla hispana. Sin embargo para alcanzar una mayor y mejor participación ciudadana queremos implementar herramientas de lectura fácil y simplificación del lenguaje y avanzar hacia un modelo mixto generalizado, donde la participación formal e informal convivan y se complementen.

Así mismo, en cuanto a tecnología, para relacionarnos e interactuar de forma más dinámica y eficaz con la ciudadanía, es imprescindible acelerar el proceso de digitalización de los procedimientos internos y externos de las administraciones vascas. Estamos desarrollando la "carpeta ciudadana" como servicio integrado e interinstitucional para que cualquier ciudadano o ciudadana pueda visualizar y acceder a todos los procedimientos en curso con las administraciones vascas o el estado español.

Por último, no somos ajenos a la necesidad de restaurar y revalorizar la acción pública y el crédito de las instituciones y sus responsables públicos. Hemos adoptado mecanismos e instrumentos de integridad institucional que amplían el concepto de cargo público e incorporan un sistema de control y garantías que procuran la primacía del interés general, a través de normas (por ejemplo, la Ley Reguladora del Código de Conducta y de los Conflictos de Intereses de los Cargos Públicos), Códigos éticos de conducta de los cargos públicos con órganos para su control en forma de Comisiones de ética pública integradas por agentes internos y externos, y en algunos casos, códigos de empleo público, contratos y subvenciones aportando una dimensión exógena a la integridad institucional. Buscamos desarrollar un proceso en continua construcción a través de mecanismos de garantía ciudadana y de prevención de riesgos en el que toda acción que nos exija más, sume.

Por todo ello, a futuro, basándonos en nuestros logros y desafíos, hemos identificado algunas iniciativas innovadoras que sirven como muestra del potencial del gobierno abierto en Euskadi:

  • Open Big-Data Euskadi, evolucionar nuestro Open-data hacia un Big data interinstitucional.
  • "Open Eskola" potenciar los espacios físicos, de apertura e implicación ciudadana. Explorar las necesidades de convertirlos en labs de experimentación.
  • Mapear los procesos y ámbitos actuación pública para disminuir el riesgo de corrupción.
  • Escalar prácticas de gobernanza experimental a otras instituciones, incorporando y vinculando la participación ciudadana a la planificación estratégica y la construcción de futuro compartidos.

Todo este trabajo de diagnóstico previo nos servirá a buen seguro para poder diseñar (antes de agosto del 2018) e implementar (a 2020), con el grupo motor ciudadano, un plan de acción de Gobierno Abierto ambicioso para Euskadi, como supone el formar parte de la Alianza Internacional para el Gobierno Abierto. Dicho plan será evaluado por esta organización al objeto de verificar si verdaderamente nuestros gobiernos autonómicos, forales y locales son cada vez más abiertos, responsables y sensibles a la ciudadanía.