Departamento de Salud / Departamento de Empleo y Políticas Sociales

Colectivos diana

La Atención Sociosanitaria en Euskadi es un sistema complejo que plantea la construcción de un espacio común de confluencia y coordinación para todas las instituciones que proveen servicios sanitarios y sociales en un sentido amplio e inclusivo. Adquiere sentido y organización en torno a las personas y, especialmente, en aquellos colectivos concretos que, por razones complejas y variadas, se ubican en este espacio como receptores de prestaciones.

Personas con trastorno mental

Las enfermedades psiquiátricas y las personas que las padecen presentan una serie de peculiaridades específicas dentro de la habitual dialéctica salud/ enfermedad. En primer lugar, la existencia de un estigma social, entendido como aquellos apriorismos individuales y sociales que derivan en una discriminación efectiva y afectiva de las personas con trastornos mentales, y que sitúa a las enfermedades psiquiátricas en la equivoca cercanía de las “enfermedades morales”. Esta situación se ha sustanciado históricamente en dispositivos específicos de tratamiento y alejamiento (hospitales psiquiátricos o manicomios) y en una cultura social temerosa y excluyente respecto a dicho colectivo. En el momento actual, aunque ha habido un esfuerzo importante de normalización, la presencia del estigma sigue siendo un factor decisivo en la toma de decisiones en el ámbito de la salud mental y de la sanidad. Por otra parte, los trastornos mentales graves (TMG) tienen un curso habitualmente crónico, que desarrolla un nivel de discapacidad funcional importante y que requiere recursos y dispositivos específicos que justifican un enfoque individualizado y exhaustivo. En la misma línea de estigma, cronicidad y especificidad, los trastornos adictivos, como trastornos mentales que son, comparten esta problemática ubicada plenamente en el común de las necesidades sociosanitarias propias de la salud mental. En Euskadi contamos con una estrategia de salud mental que describe y propone las acciones que tienen que ver con el desarrollo de la atención sociosanitaria y la coordinación inter e interinstitucional en nuestra comunidad. Riesgo de exclusión y desprotección.

Personas en riesgo de exclusión y desprotección

Las personas se encuentran en situación de exclusión social cuando sus condiciones de vida y convivencia se están viendo afectadas por múltiples déficits y carencias que persisten y se acumulan en el tiempo. En muchas ocasiones, las situaciones de exclusión social van asociadas a desprotección. Pero ésta remite básicamente a situaciones de especial vulnerabilidad, por exclusión, dependencia, discapacidad, etc. Es preciso, por tanto, tener identificadas estas situaciones en las que las personas están en riesgo de que no sean respetados sus derechos más fundamentales.

Personas con discapacidad y/o en situación de dependencia

Las situaciones de discapacidad y dependencia son, sin duda, una contingencia que puede afectar al anhelo individual que cada persona tiene de realización personal y desarrollo humano integral. Pero también constituyen un reto colectivo que genera preocupación social en relación con la forma de organizar y dotar de recursos su abordaje, y que requiere grandes consensos políticos y sociales. La dependencia es un proceso dinámico y cambiante. Es un fenómeno multidimensional, afectado por la interacción de factores físicos, emocionales, intelectuales, relacionales, sociales, jurídicos, económicos… Por ello, existe una gran diversidad y heterogeneidad dentro de la población en situación de dependencia y/o discapacidad: en cuanto a su edad, en cuanto a las causas de su situación, en cuanto a las capacidades que tienen limitadas o en cuanto a las necesidades de apoyo que presentan.

En la prestación de servicios en relación con la discapacidad y la dependencia debe potenciarse al máximo la autonomía de las personas, tanto en el sentido de conservación y desarrollo de capacidades como de máximo control posible sobre su propia vida. De forma equilibrada con la correspondiente prescripción técnica, debe facilitarse, en la medida de lo posible, la elección entre diferentes prestaciones y servicios, así como la oportunidad de integrar o articular esas prestaciones y servicios con criterios de continuidad y proximidad. Sería conveniente caminar hacia un modelo intersectorial auténticamente sociosanitario, tomando las decisiones clínicas correspondientes en coherencia con el proyecto de vida de las personas y los recursos sociales, evitando situaciones de abandono y/u obstinación terapéutica.

Niños y niñas con necesidades especiales

El desarrollo infantil es un proceso dinámico muy complejo en el que, sobre una base genética determinada, interactúan múltiples factores biológicos, psicológicos y sociales. La naturaleza multifacética de los trastornos del desarrollo infantil requiere un abordaje interdisciplinar especializado y debidamente coordinado. En Euskadi puede considerarse que en los servicios sanitarios, sociales y educativos -individualmente considerados-, se presta una atención razonablemente correcta. Pero en la coordinación interinstitucional, intersectorial e interprofesional hay mucho que mejorar, especialmente en el caso de los niños y niñas gran dependientes, así como en la dotación de recursos sociosanitarios adaptados para la atención a la infancia, sobre todo en las patologías de carácter congénito. Por ello el Consejo Vasco de Atención Sociosanitaria promovió una reflexión que concluyó con la aprobación del Modelo de Atención Temprana para el País Vasco, que ahora procede desarrollar.

Es importante no olvidar que dicho modelo trasciende la corresponsabilidad y colaboración de los servicios sanitarios y sociales y que es imprescindible, como así se recoge, la implicación del sistema educativo.

Otros colectivos

La especial atención a determinados colectivos puede venir predeterminada por la escasa visibilidad de los mismos debido a su escasa representación social o al estigma social asociado lo que lleva a una labor de representación casi individual frente a los poderes públicos. Uno de los elementos de la misión del Consejo Vasco de Atención Sociosanitaria, que tiene como centro a la persona, es precisamente la sensibilidad hacia colectivos con representación escasa como el integrado por personas con las llamadas “enfermedades raras” (EE.RR.) también llamadas enfermedades poco frecuentes (EPF), que tienen problemas complejos y variados, un curso habitualmente crónico y una deriva sociosanitaria habitualmente no contemplada.

Fecha de última modificación: