Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda

IHITZA 46 - Trabajo en equipo

EL GRUPO I+LED, INTENTANDO OBTENER LA EFICIENCIA ENERGÉTICA

Tras analizar los edificios de la escuela Egibide Arriaga de Vitoria-Gasteiz, el grupo I+LED, en colaboración con docentes de Egibide, ha elaborado un proyecto para mejorar la eficiencia energética.

Y no es un proyecto cualquiera, ya que el grupo ha ganado la tercera edición del concurso de eficiencia energética de Schneider Electric. Además, la presidenta del Consejo Escolar de Euskadi Maite Alonso Arana ha felicitado a los jóvenes, subrayando el gran trabajo y esfuerzo realizado. El grupo I+LED está formado por alumnos/as de segundo curso del Ciclo Formativo de Grado Superior de Robótica y automatización industrial, que recogieron el premio el 29 de enero.

Está claro que la energía es un elemento imprescindible para producir cualquier bien de consumo, pero no es menos cierto que provoca los problemas medioambientales más graves. Por lo tanto, la pregunta es necesaria: ¿es efectivo el modelo energético de hoy en día?

El grupo I+LED ha creado el proyecto pensando en cambiar los hábitos de consumo, encaminando a utilizar los recursos de una manera más efectiva. Los objetivos del proyecto premiado son los siguientes: reducir el consumo de energía, mejorar la efectividad, y utilizar energía renovable en vez de fuentes de energía convencionales.

¿Qué es la eficiencia energética?

El punto de partida y el objetivo principal ha sido aumentar la eficiencia energética; es decir, mejorar la relación entre la cantidad de energía consumida y los productos y servicios obtenidos. Así, se quiere ahorrar en energía, eso sí, sin renunciar a la actual calidad de vida.

Mejoras que se pueden hacer en los edificios de la escuela

La escuela Egibide Arriaga cuenta con tres edificios: el aulario, los talleres y el polideportivo. Después de analizar profundamente el consumo de los tres edificios, los datos obtenidos revelan que en 2013 se gastaron 53.000 euros en gas natural y electricidad. Se trata de un gasto muy elevado. Por si fuera poco,  se desaprovecha una gran cantidad de energía.

Ante esta situación, el grupo I+LED ha propuesto varias mejoras en el proyecto; como por ejemplo, una mejor iluminación para las aulas y los corredores, para el sistema calefactor, los ordenadores o el aislamiento térmico.

En la mayoría de clases hay fluorescentes que no son necesarios, y ese número de fluorescentes podría reducirse a la mitad. Aún así, en vez de utilizar esa medida, han propuesto instalar tubos LED en vez de fluorescentes. Así, se ahorraría el %60 de la energía. Los ordenadores también consumen mucha energía, y según el estudio realizado, alrededor de 225 ordenadores del edificio suelen pasar 10 horas en standbye, con un consumo individual de 10W cada hora. Como solución, han optado por colocar contactores e interruptores. De esta manera, se puede fijar con antelación la hora de apagado.

En los corredores de la escuela también se desperdicia mucha energía, ya que en muchos las permanecen encendidas aunque no pase nadie por ellos. En aras de mejorar la eficiencia energética el proyecto propone utilizar sensores, concretamente, el sistema domótico llamado KNX. Por otra parte, en el salón de actos la calefacción siempre está en marcha, y sólo en algunas pocas horas hay gente dentro. Sin embargo, la solución frente al problema de la calefacción es más complicada, ya que pasaría por cambiar el sistema de calefacción. Para finalizar, faltaría por solucionar el problema del aislamiento térmico. Las ventanas que hay en la escuela son viejas, y sería conveniente colocar ventanas que faciliten el aislamiento térmico.

16.627 euros de ahorro al año

Para poder poner en marcha todas las medidas propuestas en el proyecto, la inversión rondaría los 18.000 euros. Eso sí, el ahorro de energía sería considerable: 97.883 KW y 16.627 euros al año.

Además de desarrollar el proyecto, el grupo I+LED ha participado en varias asambleas e iniciativas. Pero han querido ir más allá, queriendo implicar a docentes y alumnado en los temas de energía renovable y eficiencia energética. Para ello, han mostrado los datos sobre el consumo de energía en la escuela, con el objetivo de impulsar la participación en las iniciativas organizadas.

Los problemas detectados en la escuela Egibide Arriaga son detectables en otros centros de formación. Por lo tanto, este proyecto puede implementarse en cualquiera de ellos. Veremos, pues, si gracias a él vemos el objetivo de la eficiencia energética cada vez más cerca.

COCINAS SOLARES, DE ONDARROA A ÁFRICA

Imagina una cocina que funcione sin electricidad y sin combustible, que sólo necesita la luz de los rayos del sol, nada más.

En muchas aldeas de África recorren largas distancias para ir a recoger leña cada día pero, muy pronto los habitantes de Dagana (Senegal) y Bamako (Mali) recibirán las tres cocinas solares hechas a partir de antenas parabólicas y los doce hornos de cartón que han fabricado los/as estudiantes del instituto de Ondarroa.

Esta iniciativa se ha llevado a cabo gracias al proyecto ‘Hondakinetatik ekimenera’ de Agenda 21. El objetivo principal del proyecto es trabajar valores como la sostenibilidad, la colaboración, la educación y la ciencia. De este modo, los estudiantes de 2 de E.S.O. han tenido la oportunidad de descubrir la importancia de la cooperación entre organizaciones de diferentes países.

Tal y como explica Lourdes Solozabal, responsable de la Agenda 21 del instituto de Ondarroa, el tema central que han tratado este curso se ha basado en los residuos que generamos cada día, trabajando en colaboración con profesorado de otras asignaturas. 

Javi Crespo coordinador del proyecto y profesor de filosofía y ciudadanía, se puso en contacto con la Diputación Foral de Bizkaia con la intención de solicitar las antenas que el grupo EiTB tenía apostadas en sus viejas instalaciones. “Cuando les presentamos el proyecto no nos pusieron ninguna objeción y pocas semanas después ya teníamos las parabólicas en el instituto” recuerda Javi.

Aitor Aretxaga y Asier Bilbao, profesores de Tecnología y Física respectivamente, también han participado en la iniciativa.

Los alumnos/as limpiaron a fondo las parabólicas, las lijaron y las forraron de papel reflectante adhesivo. Después, fabricaron una estructura que permite dirigir la antena hacia el sol (al este por la mañana y hacia el oeste por la tarde) con el fin de lograr la mayor eficiencia energética posible.

La ONG 'Urko Punta’ será la encargada de enviar estas cocinas a África, aunque antes los creadores han querido comprobar su correcto  funcionamiento. Para ello, aprovechando que el 23 de mayo se celebró el Antxoa Egune en Ondarroa, frieron más de seis kilos de anchoas en la zona donde los pescadores colocan sus redes a secar al sol. “Hizo un día estupendo, las cocinas funcionaron a la perfección y un montón de gente se acercó a probar nuestros pinchos de anchoa. Pero lo más destacable fue la gran implicación que tuvieron los/as estudiantes. Al fin y al cabo eso es lo más importante”.

LAS TIC Y EL MEDIO AMBIENTE

En el centro escolar Luis Ezeiza de Eskoriatza los alumnos/as de 6º de primaria  llevaron a cabo el proyecto “Ekosistema: ibaia” dentro del programa de Agenda 21, con el objetivo de trabajar la biodiversidad de diferentes ecosistemas durante el curso 2013-2014. Tanto el alumnado como el profesorado hicieron uso de las nuevas tecnologías durante el proyecto: smartphones con conexión a Internet, tablets, sistemas de geolocalización, …

Un total de 32 alumnos/as participaron en el análisis del río Deba y para ello, contaron con la ayuda del museo Ibarraundi. Además del análisis del agua, también estudiaron las especies invasoras de plantas y animales que se han establecido en la zona.

Como objetivo final, realizaron una visita guiada a los padres y madres del centro. En estos recorridos guiados, hicieron uso de las nuevas tecnologías como la geolocalización para conocer los puntos más interesantes en relación con los ecosistemas y la biodiversidad del río.

Las visitas se organizaron en turnos de mañana y tarde para poder compatibilizarlas con el horario laboral de los padres y madres. Sus propios hijos e hijas fueron los encargados de dar la bienvenida a los/as participantes y ofrecer la información necesaria del recorrido.

En los puntos de análisis de las diferentes especies de plantas, los/as visitantes pudieron consultar la información referente a cada planta que el alumnado habían preparado previamente en un blog mediante la lectura de códigos QR.

Para acceder a la información de las especies animales de la zona, se hizo uso de la aplicación ‘eduloc’ con la que gracias a un sistema de geolocalización, los y las participantes pudieron acceder a toda la información de los puntos más importantes marcados en Google maps.

Esta experiencia ha resultado muy positiva tanto para los padres y madres como para el alumnado, ya que además de la materia aprendida, gracias a las TIC se ha fomentado las relaciones entre jóvenes y mayores. El centro ha expresado su intención de repetir esta iniciativa en los próximos cursos.

  

Fecha de última modificación:  13/01/2016