Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda

logo
nº 43.
el tiempo

En portada

¿Educación lenta? Educación!

niños

¿Por qué es importante reflexionar sobre el tiempo en la educación? Fue la filosofía griega, la que por primera vez, planteó que hay dos maneras de entender el tiempo, y lo hicieron definiendo dos deidades diferentes. Una de ellas era Cronos, que representaba el tiempo del que disponíamos para realizar una actividad, el tiempo que duraba un acontecimiento. La segunda era Kairos. Kairos representaba el tiempo necesario para que un acontecimiento pudiera ser, en otras palabras, fuera posible. Esta leve diferencia nos da la justa medida del pensamiento sobre la educación: para que un aprendizaje pueda ser, debemos tener el tiempo suficiente y no, simplemente, intentar adecuar y repartir el tiempo del que disponemos entre los aprendizajes que debemos hacer.

Nuestros programas y currículums educativos están sobrecargados, lo que nos conduce a unos aprendizajes superficiales, efímeros, realizados para satisfacer una mera reproducción de los contenidos que están presentes en los libros de texto o en los discursos de los profesores y profesoras. En estos currículums prima la velocidad, la idea de cuanto antes y cuantos más aprendizajes se hagan mucho mejor. El tiempo en la educación, se torna fragmentado y olvida el carácter global y ecológico del saber. Finalmente es también un tiempo controlado y colonizado no por sus protagonistas, sino de forma burocrática, de arriba abajo, lo que dificulta enormemente la implicación del alumnado en sus procesos educativos.

Este es el tiempo al que la educación lenta intenta dar una respuesta más acorde con la experiencia de centenares de maestras y maestros que piensan que educar, aprender, necesita un tiempo que no puede recortarse. La educación, como proceso orgánico, en el cual la implicación de sus actores principales es imprescindible, se inspira en Kairos, con unos aprendizajes que se realicen para ser comprendidos. Educación con significado, que relacione dudas, intereses y retos personales, con aquello que sucede en el aula, con las actividades organizadas para aprender.

La educación es un proceso lento por su propia naturaleza. Un proceso que debe hacerse en el momento preciso y que debe adaptarse a los ritmos e intereses de cada persona. Cuando intentamos acelerar cualquier aprendizaje de los considerados básicos, nuestra actuación nos puede llevar a conseguir unos resultados válidos , pero solo a corto plazo. Este es el drama de muchas propuestas que no respetan los ritmos naturales: nos pueden llevar a conseguir un cierto éxito, pero quizás este éxito solo nos servirá para responder a un examen o la realización de una actividad puntual.

Al igual que en la crisis ecológica existe una diferencia abismal entre la velocidad a la que la naturaleza produce recursos y la velocidad a la que la sociedad los consume, pienso que una interpretación posible de nuestra crisis educativa es el desfase permanente entre la velocidad a la que enseñamos y el ritmo al que el alumnado aprende. Si pudiéramos entender y aplicar algunas de estas ideas básicas en el día a día de nuestras escuelas e institutos, disminuiríamos una presión innecesaria y contraproducente y quizás estaríamos en disposición de definir de forma más coherente cuál es el tipo de educación que nuestra sociedad necesita hoy.

La educación es un proceso lento por su propia naturaleza. Un proceso que debe hacerse en el momento preciso y que debe adaptarse a los ritmos e intereses de cada persona
Joan Domènech Francesch

Joan Domenech Francesch

Joan Domènech Francesch (Lleida 1953). Se define a sí mismo como aprendiz de maestro y reivindicador de la vida y la educación lenta. Es licenciado en filosofía y letras y ha trabajado de maestro desde 1972 en diferentes escuelas públicas catalanas. También ha formado parte del CRP/Casal del Mestre de Santa Coloma de Gramenet y de la Federación de Movimientos de Renovación Pedagógica de Cataluña.
Además de de ser maestro ha realizado actividades de formación permanente pero sobre todo destaca por sus publicaciones en revistas pedagógicas y por los libros publicados en colaboración con otros expertos: 'Elogio de la educación lenta', 'La educación primaria: Retos, dilemas y propuestas', 'La organización del espacio y el tiempo educativo' y obras colectivas como 'La Pissarra'

Blog de Joan Domenech Francesch