Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda

Protocolo de captura de reinas de avispa asiática (Vespa velutina) en primavera

Para llevar a cabo este tipo de actuaciones, es preciso contar con la autorización del órgano foral competente.

La puesta de trampas para la captura de reinas en primavera es fundamental, ya que cada reina “fundadora” capturada significará que hay un nido menos en el entorno. Las nuevas reinas nacidas el otoño anterior, emergen del periodo de hibernación a finales de febrero-inicio de marzo, y comenzará a construir el nido para a continuación realizar la primera puesta de huevos. A finales de mayo-primeros días de junio, nacen las primeras avispas obreras, ocupándose éstas desde este momento de realizar todas las labores necesarias para el desarrollo dela colonia. Apartir de este momento, las reinas permanecerán constantemente en el interior del nido, ocupándose únicamente de la tarea de puesta de huevos. Consecuentemente, se debe aprovechar el periodo en el que las reinas se muestren activas en el exterior para proceder a su captura, es decir, durante los meses de febrero, marzo y abril.

Hasta la fecha no se conoce ningún atrayente específico de Vespa velutina, por lo que si se realizan trampeos para capturar reinas de V. velutina en primavera, es muy importante tratar de minimizar el impacto que éstos puedan tener sobre otros insectos del entorno. Por lo tanto, a la hora de elaborar un protocolo de trampeo, es necesario tener en cuenta los aspectos del ciclo biológico de la avispa asiática anteriormente mencionados, iniciando los trampeos durante la segunda mitad de febrero y finalizando a finales de abril.

Los datos de los trampeos realizados en años anteriores en el entorno de los colmenares y en zonas próximas a donde se encontraron nidos el año previo, muestran que la eficacia de captura[1] es mayor en el entorno de los colmenares. También se observaron diferencias en cuanto a la eficacia según el periodo de trampeo, la cual fue aumentando con el avance de la primavera, alcanzándose los valores superiores en los colmenares durante la segunda mitad de abril, y en las zonas de nidos durante la primera semana de mayo. Estos datos han de ser únicamente orientativos a la hora de señalar una fecha para la finalización de los trampeos. Para poder marcar este momento, es más importante tener en cuenta el resultado de las capturas que se están obteniendo en los muestreos previos, ya que aunque se sigan capturando algunas reinas, si la cantidad o proporción recogida de otras especies de insectos aumenta significativamente, se deberá finalizar el trampeo. Es importante ser estrictos en cumplir esta condición pues el que las trampas permanezcan más tiempo puestas, va a suponer que se capturen indiscriminadamente otras especies de insectos, poniéndose en riesgo la biodiversidad.

Las trampas a emplear pueden ser fabricadas de modo “casero o artesanal” (imagen 1 y 2) o también se pueden adquirir diferentes modelos comerciales (imagen 3 y 4) en el mercado. Se debe procurar que las trampas que se vayan a emplear sean lo suficientemente discriminatorias para impedir el acceso a su interior de otros tipos de insectos, y por consiguiente su captura innecesaria.

En cuanto a los atrayentes que se pueden emplear, como se mencionaba anteriormente, no hay ninguno que muestre un grado suficiente de selectividad hacia la avispa asiática. Al igual que con las trampas, estos pueden ser comerciales, aunque no parecen mostrar una eficacia ni selectividad superior a los de fabricación casera.

Diferentes modelos de trampas caseras

Algunas trampas comerciales

Construcción de las trampas “caseras”

 Las trampas se harán con botellas de plástico a las que se les corta la parte de arriba  que se introduce de forma invertida en el orificio hecho. Se perforan ambas partes y se pasa un alambre, el cual puede aprovecharse para sujetar la cubierta o tapa de la trampa (impide que entre agua si lloviera) y para colgarla.

Trampeo de Reinas en Primavera en los Colmenares y/o en Zonas de Nidos

Previo a la realización de los muestreos y/o trampeos para capturar ejemplares de Vespa velutina, es necesario solicitar y disponer de la autorización del órgano foral competente, a través de sus servicios de ganadería.

Inicio: mediados de febrero

Finalización: de modo genérico al final de abril.

Tipo de trampa: caseras y/o comerciales.

Tipo de atrayente: caseros y/o comerciales.

  • Caseros:
    • Avispas recién capturadas y mantenidas en congelación
    • Mezcla de cerveza, vino y sirope
    • Jugo de cera fermentada
  • Comerciales Hay varios productos en el mercado

La trampa se debe colgar a una cierta altura del suelo, por ejemplo, colgada de una rama, para impedir que pueda ser derribada y/o destruida por algún animal.

La cantidad de atrayente a emplear será de entre 100-150 ml, y será renovado cada 7-15 días.

Cuando se proceda a renovar el atrayente de la trampa se observará si se han producido capturas de insectos. En el caso de que así sea, se deberá inspeccionar con detenimiento el contenido para identificar y contar los ejemplares de V. velutina capturados. También se tomará nota del número de individuos de Vespa crabro (avispón europeo) y de otras avispas de inferior tamaño, y finalmente, se intentará estimar la cantidad de “otros” insectos recogidos.

En cada Territorio Histórico se hará un seguimiento de las capturas realizadas mediante la puesta de trampas en lugares estratégicos, y los datos de los trampeos y los recuentos obtenidos serán anotados en una ficha (pdf, 157 kb) y serán evaluados por los servicios de de ganadería de la Diputación correspondiente, para la toma de decisión sobre el momento de finalización del trampeo.

 


[1] Eficacia de captura = Nx100/T, siendo N el número de ejemplares de V. velutina capturados, y T el número de días transcurridos entre la fecha de instalación y la fecha de recogida de las trampas).

Fecha de la última modificación: 17/12/2013