Departamento de Cultura y Política Lingüística

Introducción Programa Lanhitz

El objeto de este programa es proponer la manera de incrementar la presencia y el uso del euskera en las empresas de forma sencilla, siguiendo los actuales sistemas de gestión, incorporando el euskera en la entidad, teniendo en cuenta la situación sociolingüística, y basándose en la voluntad y en las posibilidades.

Antecedentes

Los primeros intentos para euskaldunizar la actividad de los centros de trabajo en la CAV comenzaron cuando se puso en marcha la estandarización del euskera, a partir de 1977. Primeramente surgieron en empresas medias-grandes de zonas vascófonas, principalmente en las cooperativas. De todos modos, podemos afirmar que las primeras iniciativas planificadas comenzaron allá por el año 1990.

1990-1996

En 1990 el Consejo Asesor del Euskera redactó el informe titulado "Normalización del Euskera en el Mundo Laboral. Criterios Básicos." La Secretaría General de Política Lingüística de aquella época (hoy en día VPL, Viceconsejería de Política Lingüística) estableció las bases para euskaldunizar el mundo laboral conforme a los criterios del Consejo Asesor del Euskera, y dispuso recursos para ello. Se pusieron en marcha diversas experiencias piloto, en algunos casos mediante convenios y, en otros, mediante subvenciones: Elay (a cargo de Elhuyar), en la empresa Arlan (a cargo de Artez) y en la empresa Ikerlan (a cargo del Gobierno Vasco). Por entonces la red de euskaltegis municipales y privados estaba recién creada, y ya habían empezado a participar en la euskaldunización-alfabetización de las empresas.

1997-1999

En 1997, la VPL decidió extender a otras empresas la experiencia desarrollada como piloto, creando una nueva línea de subvención dentro de una orden general para empresas privadas. Aquellas primeras convocatorias fueron plurianuales, y a partir de 2004 pasaron a ser anuales.

A lo largo de 1998, el Consejo Asesor del Euskera elaboró el Plan General de Promoción del Uso del Euskera, que ratificó el Parlamento Vasco en diciembre de 1999. Se trata de un plan estratégico que recoge cuatro propuestas principales para el mundo del trabajo: elaborar un marco general para este ámbito, determinar los principales componentes de los planes de euskera de las empresas, fijar los recursos humanos y económicos para extender los planes de euskera a más empresas, y lograr la adhesión de los agentes de los diferentes campos socioeconómicos.

En 1999, la VPL firma un convenio de colaboración con la Secretaría de Política Lingüística de Québec gracias al cual, y teniendo en cuenta la experiencia vivida en otros ámbitos, se elaboran los criterios a tener en cuenta en los planes de euskera de las empresas.

A partir de 2000

En 2000, el Departamento de Cultura, junto con los de Industria, Comercio y Turismo, y el de Justicia, Empleo y Seguridad Social, publicó la convocatoria de subvención para aquellas entidades privadas interesadas en elaborar y desarrollar un plan de euskera. Aquellas primeras convocatorias fueron plurianuales, y a partir de 2004, en cambio, se vienen haciendo convocatorias anuales.

En 2005, el Consejo Asesor del euskera escribió un nuevo informe: Criterios y estrategias para la promoción del uso del euskera en el ámbito socioeconómico y para un acercamiento más sistemático y eficaz a la normalización lingüística.

En 2005, con el objetivo de estandarizar y homogenizar los planes de euskera, la Viceconsejería de Política Lingüística, junto con la colaboración de las diputaciones forales, la asociación de municipios vascos EUDEL, y los departamentos de Industria y Empleo del Gobierno Vasco, además de la garantía y el apoyo de las asociaciones empresariales y los sindicatos mayoritarios, desarrolló el programa LanHitz.  La finalidad de este programa es proponer la manera de aumentar la presencia y uso del euskera en las empresas de forma sencilla, siguiendo los sistemas de gestión actuales, integrando el euskera en la entidad, teniendo en cuenta la situación sociolingüística, y basándose en la voluntad y las posibilidades. Dentro de este proyecto, se contempló la creación de un sistema de evaluación para acreditar la presencia, el uso y la gestión del euskera en las empresas. El resultado fue el Certificado Bikain para la Gestión de la Calidad Lingüística

Entre 2008 y 2010, la VPL recogió en una sola orden las cinco convocatorias de ayuda que publica anualmente: EBPN, Hedabideak, Euskalgintza, IKT y LanHitz.

En la convocatoria de 2011 (hasta hoy), se ha vuelto a la publicación independiente de cada línea de subvención para agilizar la tramitación y gestión, así como para evitar las confusiones a los solicitantes y facilitarles el proceso.

Además, en 2012 se ofrece por primera vez la oportunidad de tramitar la solicitud telemáticamente y ya en la convocatoria de 2017  la tramitación telemática ha sido la  única opción.

Fecha de última modificación: