Lehendakaritza

Bases

I. Punto de partida

Es necesario reconocer honestamente que la plasmación práctica de la participación ciudadana es compleja. Tal vez, por ello, a menudo, es un recurso más retórico que real, o demasiado minoritario como para poder considerarse significativa y realmente influyente. No obstante, la promoción y canalización de la participación ciudadana es un ámbito de exploración y compromiso indispensable para cualquier administración pública que desee contribuir a perfeccionar, actualizar y renovar el sistema democrático. A este razonamiento genérico se une en nuestro caso una convicción específica de este ámbito: la participación ciudadana puede ser un factor decisivo para la consolidación de los objetivos de paz y normalización social de la convivencia.

II. Un hito en el proceso: un compromiso para el futuro

A partir de este diagnóstico, el Gobierno Vasco se propone desarrollar un proyecto socio-educativo que desarrolle cuatro grandes líneas de contenido en materia de convivencia.

  • La pedagogía de la limitación. Convivir es aceptar que nuestras perspectivas son siempre incompletas. Para entender este imperativo de realidad es necesario impulsar la experiencia educadora de la aceptación de la limitación de la condición humana. Significa tomar conciencia de que todos y cada uno de los seres humanos somos limitados y precisamente por ello, ni tenemos toda la razón, ni lo podemos todo, ni podemos acceder a poseer toda la verdad.
  • La pedagogía del valor positivo. Convivir es aprender a promover las oportunidades entre las dificultades. Para este aprendizaje es fundamental promover la experiencia educadora del valor positivo. Esta experiencia nos permite descubrir que siempre puede encontrarse una alternativa mejor que el fatalismo, la desesperación y el recurso a medios no éticos.
  • La pedagogía de la conciencia ética. Convivir es asumir nuestra responsabilidad ética en cada circunstancia. Implica promover la experiencia educadora de profundización en la conciencia ética personal. Somos más que un mero impulso de dogmatismo, ira, agresividad, miedo, egoísmo… porque tenemos uso de razón y capacidad de elegir con sentido ético.
  • La pedagogía de la dignidad humana. Convivir es comprender el valor superior del respeto a la dignidad humana. Promover la experiencia educadora de la dignidad humana y de los derechos humanos. Todos los seres humanos somos merecedores de respeto y sujetos de derechos. Cada persona es más que cualquier etiqueta o reducción de Sí misma. Esta conciencia es definitiva para una convivencia civilizada.

Sobre la base de estos contenidos, el Plan de Paz y Convivencia 2.013-16 define un Compromiso Socio-Educativo por la Convivencia. Se trata de una propuesta de bases de educación universal en derechos humanos frente al sexismo, la xenofobia, el racismo o la violencia en cualquiera de sus manifestaciones. Todos somos agentes socio-educativos. Trabajar social, política e institucionalmente por una cultura de convivencia y prevención de la violencia y los conflictos destructivos, requiere ponerse de acuerdo en unas bases mínimas cuya potencialidad puede ser desarrollada con libertad y de modo plural y creativo.

III. Objetivos

  • Contribuir a consolidar la paz y a promover un compromiso socio-educativo por los derechos humanos, la convivencia y el encuentro social.
  • Mejorar el diálogo, la comunicación, la escucha y la interacción democrática entre las instituciones y la ciudadanía.
  • Desarrollar una estrategia de colaboración público-social que sea beneficiosa tanto para la sociedad, los movimientos sociales como para las instituciones.
  • Recoger aportaciones, sugerencias, críticas, propuestas u opiniones que mejoren el diseño y desarrollo del Plan de Paz y Convivencia.
  • Facilitar el conocimiento y comprensión de los contenidos de este plan en el seno de la sociedad vasca.

IV. Ejes

Las políticas de participación ciudadana en materia de paz y convivencia de canalizarán mediante el desarrollo de tres grandes ejes de actuación:

  • La Colaboración público-social con la red asociativa vasca mediante el acuerdo con todas aquellas entidades de la sociedad civil organizada que deseen impulsar con sus actividades el “Compromiso Socio-Educativo por la Convivencia”.
  • La promoción de la participación ciudadana directa mediante las herramientas de participación de las que disponen el Gobierno Vasco y el Parlamento Vasco, y a través del impulso de proyectos específicos.
  • La concertación con las diputaciones forales y los ayuntamientos para el apoyo de iniciativas de participación en el ámbito local que se enmarquen en el “Compromiso Socio-Educativo por la Convivencia”.

V. Criterios

  • Establecer como criterio rector de cualquier proyecto de participación ciudadana la justificación de su carácter práctico e innovador, de modo que permita superar el riesgo de una orientación meramente testimonial de la misma.
  • Aprovechar y optimizar las herramientas concretas que tanto el Parlamento Vasco como el Gobierno Vasco disponen en materia de participación y situarlas dentro de una estrategia de colaboración público-social con la red asociativa.
  • Dar preferencia a las iniciativas de ámbito municipal concertadas entre los ayuntamientos, los centros educativos y la red asociativa.
  • Conectar las experiencias de participación ciudadana que se realicen en nuestro contexto con otras iniciativas similares en el ámbito europeo.
Fecha de última modificación: 20/07/2015