Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda

Euskadi hace un balance positivo de su política ambiental ante dos centenares de profesionales del sector Euskadi hace un balance positivo de su política ambiental ante dos centenares de profesionales del sector

Fecha de publicación: 

El Programa Marco Ambiental confirma que la economía vasca ya no está ligada al deterioro ambiental

La economía circular, la relación del medio ambiente con la salud, la alimentación circular y la compra pública verde, entre los retos ambientales de los próximos años

El consejero Arriola afirma que Euskadi aspira a seguir siendo un referente europeo en política medioambiental, un territorio donde el medio ambiente se convierta en factor clave de competitividad y se pase de “gastar” a “invertir” en medio ambiente

En Euskadi hemos logrado enormes avances en la mejora del medio ambiente en los últimos 30 años, pero el tiempo nos está demostrando que la mejor política ambiental es aquella que se integra con el resto de políticas sectoriales. La salud, la alimentación, las infraestructuras, o la gestión que se haga del territorio, tienen una influencia directa en el estado del medio ambiente”, ha afirmado Iñaki Arriola, consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco, en la jornada sobre el “Medio Ambiente en Euskadi 2018”, celebrada esta mañana en Donostia.

El encuentro ha servido para presentar ante cerca de dos centenares de representantes de diferentes sectores económicos y de la administración pública vasca, el balance de los resultados logrados por el IV Programa Marco Ambiental del País Vasco, instrumento que ha regido la acción del departamento de Medio Ambiente en los últimos cuatro años.

Euskadi destaca por su buen desempeño ambiental como lo demuestra el cuarto puesto que ocupa entre un total de 132 países en el Índice de Rendimiento Ambiental (EPI). Además se ha confirmado que la economía vasca ya no está ligada a un deterioro ambiental. Las cifras son claras. Entre los años 2000 y 2015 se ha reducido un 6% el consumo interior de energía; se ha reducido un 27% la emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEIs); un 25% el consumo doméstico de materiales; un 37% las partículas PM 10 (decremento del 37%); y un 56% los residuos sólidos urbanos que mandamos al vertedero”, ha señalado el consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda, Iñaki Arriola.

Arriola ha añadido que Euskadi “quiere seguir siendo un referente europeo en política ambiental, un territorio donde el medio ambiente se convierte en un factor clave de competitividad y donde se pasa de ‘gastar’ en medio ambiente a ‘invertir’ en medio ambiente. Porque hacerlo es invertir en futuro”.

Estos indicadores están recogidos en el informe de evaluación de la política ambiental realizada en los últimos años en el País Vasco, que ha sido elaborado siguiendo la metodología del informe homólogo de la Comisión Europea, el Environmental Implementation Review (EIR) y que ha sido presentada en la jornada por José María Ramos Florido, representante de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea.

Retos ambientales de Euskadi

El citado informe señala las claves en las que el País Vasco tendrá que incidir en los próximos años para mantener un alto grado de calidad ambiental. Estas son; progresar en la articulación de una economía baja en carbono; avanzar significativamente en la mejora del estado de conservación de los hábitats, aprovechar al máximo los nichos de emprendimiento en actividades empresariales que mejoran el medio ambiente; evaluar la efectividad tanto de la normativa, como de la política ambiental; lograr una coordinación real y efectiva entre las distintas administraciones públicas con competencias ambientales; y acometer una política fiscal sistémica, integrada con los objetivos de la política ambiental.

Además recomienda que para mejorar su política ambiental el País Vasco debe aprovechar la economía circular para incrementar la eficiencia de los procesos industriales de fabricación y estimular la competitividad empresarial; promover una alimentación circular con cierre de ciclos de los productos agroalimentarios; aprovechar el medio ambiente como vector clave de salud de las personas; y reforzar la implantación de la compra pública verde para mejorar el desempeño ambiental de las administraciones públicas vascas.

El consejero Arriola ha indicado que Euskadi está en disposición de plantearse un salto cualitativo de su política ambiental, para evolucionar hacia un modelo territorial donde el medio ambiente saludable y la prosperidad económica y social estén indisolublemente asociados con los resultados de una economía competitiva, verde e innovadora; una economía que no desperdicie recursos, que cree empleo y que contribuya a los grandes retos ambientales y de sostenibilidad que están planteados a nivel global.