Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras

En 2019 las asociaciones profesionales del sector agrario dejarán de recibir subvenciones si no acogen mujeres en sus órganos de dirección

Tapia_Dia_Mujer_Rural_1.JPG

15 de octubre de 2018

  • Se trata de una medida recogida en el Estatuto Vasco de las Mujeres Agricultoras, aprobado por unanimidad en 2015, y que ha tenido un plazo de 3 años para su adaptación
  • El Estatuto Vasco de las Mujeres Agricultoras ha centrado hoy en Lakua la celebración del Día Internacional de la Mujer Rural

Más de un centenar de mujeres llegadas de todos los rincones de Euskadi han celebrado hoy en la sede del Gobierno Vasco de Vitoria-Gasteiz la celebración del Día Internacional de la Mujer Rural. El acto, ha sido clausurado por la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, y se ha desarrollado en torno al Estatuto de las Mujeres Agricultoras, que fue aprobado por unanimidad por el Parlamento Vasco en el mes de octubre de 2015.

Organizada por el Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco,  la jornada divulgativa ha contado con el apoyo de los responsables sectoriales del departamento, el viceconsejero de Agricultura, Pesca e Industria Alimentaria, Bittor Oroz; y la ponencia sobre el Presente y Futuro del Estatuto de la Mujer Agricultora, ofrecida conjuntamente por Irma Basterra, Directora de Desarrollo Rural, Litoral y Políticas Europeas, e Ikerne Zuluaga, Directora de Agricultura y Ganadería.

Hacia una participación equilibrada

Tras explicar el contenido y objetivos del Estatuto, han detallado la situación actual del sector y, especialmente, los planes del Gobierno Vasco para darle impulso y avanzar en la consecución de estos objetivos. Así, han señalado que para el presente año ya será una realidad  su puesta en marcha efectiva.

Las principales líneas de trabajo que se han venido desarrollando a lo largo de 2018 son la potenciación de la titularidad de las mujeres en las explotaciones agrarias (21.796 titulares en el sector agrario, 7.402 mujeres, el 34%) y de la representación de las mujeres en las entidades del sector agrario, así como la adecuación de la normativa, el reconocimiento y visibilización de las mujeres y su papel en el sector y la formación en y desde la perspectiva de género. Además, el pasado mes de enero se constituyó la Comisión de Seguimiento del Estatuto cuyo fin fundamental es realizar un seguimiento del cumplimiento del Estatuto.

Representación en órganos de decisión

Una de las prioridades es la consecución de la representación equilibrada de mujeres y de hombres en los órganos de toma de decisión. En este objetivo están implicadas todas y todos, administraciones, asociaciones y el sector agrario en general.

Es bien conocida la poca representación que ostentan las mujeres en los órganos de toma de decisión de las diferentes asociaciones y organizaciones profesionales agrarias, y uno de los objetivos a corto plazo del Estatuto es garantizar que mujeres y hombres estén presentes en la masa social y participen en estos órganos de decisión de forma equilibrada. Para facilitarlo, la administración vasca ha marcado dos fechas, 22 de octubre de 2019, día a partir del cual no se concederán ayudas ni subvenciones a las asociaciones u organizaciones profesionales, empresariales, sindicales o de otra índole que operen en el ámbito agrario y no tengan presencia de mujeres en sus órganos de dirección, y el 22 de octubre de 2021, en la que ya no se concederán si la  presencia de mujeres en los órganos de dirección como mínimo es equilibrada.

Conferencia de Marixe Noya

Tras la intervención de Ikerne Zuloaga e Irma Basterra ha tenido lugar la ponencia a cargo de Marixe Noya Arrizabalaga. Bajo el título “Culturas que Emponderan”, su conferencia ha explicado lo que se entiende  por participación de las mujeres en el espacio público o el sistema agrario, desde la crítica a la separación entre ámbito privado y ámbito público hasta la constatación de que las mujeres siempre han participado en la economía rural y  de que el sistema agrario no se habría sostenido sin su labor a menudo no remunerada en casa y en el campo.