Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda

El informe anual de Gobierno Vasco sobre la calidad del aire confirma su evolución positiva en Euskadi en el último año

Fecha de publicación: 

Euskadi mantuvo la evolución positiva de la calidad del aire en el año 2017, según ha manifestado esta mañana la viceconsejera de Medio Ambiente, Elena Moreno, en la presentación de los resultados del informe que elabora todos los años el Servicio de Calidad del Aire del Gobierno Vasco.

P1050818.JPG

Todos los valores referidos a los contaminantes contemplados para medir la calidad del aire ­–dióxido de azufre (SO2), monóxido de carbono (CO), dióxido de nitrógeno (NO2), ozono, y benceno, entre los gases, y partículas en suspensión PM10 y PM2.5­– se han mantenido por debajo de los límites establecidos por la normativa.

La viceconsejera ha indicado que la calidad del aire que se respira en Euskadi es buena y que sólo hay dos valores en los que se registró alguna superación, aunque fuera de carácter puntual y no preocupante: el dióxido de azufre, vinculado a la actividad industrial, y el dióxido de nitrógeno, directamente relacionado con el tráfico de vehículos.

Respecto al NO2, sólo una de las 53 estaciones de medición que integran la Red de Control de Calidad del Aire superó el valor límite anual (43 µg/m3 sobre 40 µg/m3), la situada en la calle María Díaz de Haro de Bilbao. Para subsanar esta circunstancia se firmó un convenio de colaboración de mejora de calidad del aire entre el Departamento de Medio Ambiente y el Ayuntamiento de Bilbao destinado a reducir las emisiones provenientes del tráfico rodado. Se da la circunstancia de que las estaciones urbanas situadas en puntos con tráfico intenso son las que tienen las medias anuales más altas.

En cuanto a los niveles de las partículas PM10 y  PM2,5, éstas se han situado dentro de los límites que marca la normativa de calidad del aire. Para la media anual de PM10 se continúa con la tendencia positiva de años anteriores. Los valores anuales de PM2,5 del conjunto de las estaciones están por debajo del límite anual que marca la normativa.

En relación al ozono no se ha superado el valor objetivo para la protección de la salud humana. Puntualmente se han registrado superaciones de este indicador en las estaciones de Urkiola, Jaizkibel, Serantes, Pagoeta y Mundaka, de las cuales se ha informado puntualmente a la población siguiendo los protocolos establecidos por el Gobierno Vasco. Todas estas estaciones están situadas a más altura, circunstancia que favorece la detección de valores más altos.

La viceconsejera ha señalado que, tomando como referencia los valores que marca la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 98% de las estaciones de Euskadi cumplió el valor guía para el NO2; el 88% del total de estaciones estuvo dentro de los niveles guía para el PM10, y el 75%  para el PM2.5. El único valor en el que no se ha cumplido ha sido el del ozono.

Anexo

Los valores límite en calidad del aire están establecidos en el Real Decreto 102/2011 relativo a la mejora de la calidad del aire. Este real decreto traspone los valores de la Directiva 2008/50/CE del Parlamento Europea y del Consejo de 21 de mayo de 2008 relativa a la calidad del aire ambiente y una atmosfera más limpia en Europa. Estos valores son los estándares legales en el ámbito comunitario que implican incumplimientos y por tanto, los que se aplican para conocer el cumplimiento o no de la normativa.

La Red de Control de Calidad del Aire de Euskadi mide de forma continua las concentraciones de los diferentes contaminantes como el dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno, monóxido de carbono, ozono y partículas en suspensión con diámetro inferior a 10 y 2.5, amoníaco, ácido sulfhídrico, benceno, tolueno y xileno. Además se miden parámetros meteorológicos como velocidad y dirección del viento, temperatura, humedad relativa, presión, radiación y precipitación. Estos datos se pueden están disponibles en tiempo real en el portal ingurumena.net y en el portal Open Data Euskadi.

Además de esta normativa, la Organización Mundial de la Salud  (OMS) publicó en 2005 guías con sus valores de referencia para los contaminantes que se abordan en la medición de la calidad del aire. Estos valores son estándares de referencia que los gobiernos pueden considerar como objetivos dependiendo de sus circunstancias locales.