Departamento de Salud

Guía metodológica para el abordaje de la salud desde una perspectiva comunitaria

Guía metodológica para el abordaje de la salud desde una perspectiva comunitariaCon el objetivo de trabajar de forma conjunta en la salud comunitaria, hemos diseñado un marco teórico de actuación inclusivo, que permita incorporar la perspectiva comunitaria a las instituciones de salud implicadas en este trabajo. La propuesta de metodología que se presenta engloba diferentes aspectos comunes a la promoción de la salud, a la orientación hacia los determinantes de la salud, a la perspectiva de equidad y participación y al trabajo desde una metodología de activos para la salud y en base a ello, propone implementar acciones que puedan mejorar el bienestar aprovechando los recursos existentes.

Esta guía presenta una metodología abierta dirigida a cualquier agente comunitario que quiera iniciar o reconducir procesos participativos en ámbitos geográficos concretos.

Para descargarte la guía completa pincha en el siguiente enlace:

Conocerse y conectar

En esta fase se describen los primeros pasos a dar para la puesta en marcha de un proceso comunitario. El punto de partida que se propone es el siguiente:

1 - Contacto entre personal técnico comarcal de Salud Pública y del centro de salud. Ambos realizarán una primera aproximación al estado de salud de la comunidad en cuestión, utilizando para ello además de los clásicos indicadores de morbilidad y mortalidad, información sobre determinantes sociales de la salud y con una perspectiva de equidad. Estos datos están disponibles en la web del Departamento de Salud del Gobierno Vasco http://goo.gl/4BuhAP . El área de epidemiología del Departamento de Salud y los servicios de Gestión Sanitaria de Osakidetza pueden colaborar en esta descripción del estado de salud de la comunidad.

2 - Contacto con el gobierno local para organizar una primera reunión de información y sensibilización entre representantes de estas tres instituciones. Es importante que por parte del ayuntamiento asista a esta primera reunión alguna persona con capacidad de dotar al proyecto del respaldo e impulso institucional necesario. También conviene explicitar el compromiso institucional desde el ámbito de la salud (Subdirector/a, Coordinador/a Comarca, Gerencia Organización Salud Integrada, Jefe/a Unidad de Atención Primaria, etc.). Es conveniente que en esta reunión inicial, Salud Pública y Osakidetza realicen una presentación del proyecto basada en:

  • El marco de los determinantes sociales de la salud.
  • El enfoque de Salud en Todas las Políticas (SeTP).
  • La importancia del abordaje comunitario de la salud.
  • Los datos de salud más reseñables de la comunidad que aporten una visión objetiva de la salud en el municipio.

En esta reunión se propondrá la creación de un GP que impulse un trabajo en red, su misión y objetivos iniciales así como la necesidad de la implicación activa del gobierno local para afrontar con garantías su continuidad. Igualmente se consultará a representantes municipales sobre la existencia de otros grupos que puedan estar trabajando en red en el municipio y/o foros de participación comunitaria.

El resultado de este primer contacto inicial puede generar 3 escenarios:

    1. El ayuntamiento no está interesado en tomar parte en la iniciativa de creación de una RLS. En este caso, Osakidetza y Salud Pública podrían poner en marcha algunas intervenciones, trabajando conjuntamente con alguna otra institución local o con una parte de la comunidad.
    2. El ayuntamiento ya forma parte de alguna dinámica de trabajo en red en el municipio, por ejemplo, foros de participación comunitaria y/o algún programa común con otras instituciones. Trataremos de incorporarnos a la misma, aportando la visión de los determinantes de la salud y de la equidad en los objetivos y actividades.
    3. El ayuntamiento está interesado en poner en marcha el proyecto de RLS y no existe en el municipio ningún proceso comunitario en marcha. En este caso, se procurará la alianza de los tres (Osakidetza, Salud Pública y Ayuntamiento), para formar un GP inicial que facilite la creación de la RLS.

Guía metodológica para el abordaje de la salud desde una perspectiva comunitariaEl grupo promotor

El GP estará formado inicialmente por representantes de estas tres instituciones: Ayuntamiento, Salud Pública y Osakidetza.

Es recomendable que, independientemente del área municipal al que pertenezcan (área de salud, servicios sociales, servicio de prevención comunitaria, urbanismo o cualquier otra), cuenten con el apoyo de niveles directivos o políticos. Si bien es importante contar con personas dinámicas, con habilidades sociales y/o de gestión de grupos, lo que realmente es imprescindible es que sean personas que crean en el proyecto.

El grupo promotor

El cometido del GP es:

  • Iniciar e impulsar la creación de la RLS.
  • Mantener activa la RLS.
  • Garantizar la calidad y la equidad del proceso de trabajo de la RLS, así como de los programas e intervenciones derivadas.
  • Mantener el flujo informativo sobre la marcha del proceso.

Es importante que el GP consensue desde un inicio sus objetivos, las normas de funcionamiento por las que se regirá y el liderazgo del mismo, así como la forma de comunicación entre sus participantes.

Guía metodológica para el abordaje de la salud desde una perspectiva comunitariaLa red local para la salud

Una vez creado el GP, es el momento de iniciar la construcción de la RLS, una infraestructura inclusiva y participativa que represente al conjunto de agentes de la comunidad, con la función de abordar las cuestiones comunitarias participando en todas las fases.

El GP gracias al conocimiento que va adquiriendo de la comunidad, contacta con nuevos agentes, da a conocer sus propósitos y les plantea la adhesión al proceso comunitario.

El GP aplica el principio de no excluir a nadie y de informar a toda la comunidad, de forma que nadie pueda decir “no se ha contado conmigo”. Esto da la posibilidad de que personas que inicialmente no habían podido o querido participar en el proceso se adhieran a la RLS en cualquier momento o incluso que pasen a formar parte del GP.

Naturalmente esto requiere que el GP no se limite a realizar una invitación e información iniciales, sino que las mantenga en el tiempo. El proceso necesita de un flujo informativo constante de forma que todas las personas, cualquiera que sea el círculo en el que se encuentren, estén igualmente informadas. Así se logra una correcta continuidad del proceso.

La RLS es algo que se va construyendo poco a poco a medida que el GP avanza en la siguiente etapa del proceso, el diagnóstico comunitario. Su construcción es un proceso vivo y se mantiene en continua adaptación al proceso comunitario.

Disponer de una RLS ayuda a:

  • Romper barreras dentro de la comunidad al promover y mejorar la comunicación entre diferentes personas y/o grupos que normalmente no tienen contacto.
  • Que de forma natural surjan líderes de entre la comunidad.
  • Que la comunidad identifique sus propias fortalezas.
  • Que la comunidad sea capaz de identificar sus propias necesidades y de afrontarlas de forma autónoma.
  • Construir una base para una verdadera comunidad basada en la equidad y un cambio social positivo a largo plazo.

Elaborar el diagnóstico comunitario

Esta etapa la inicia el GP y se realiza de una forma dinámica. Comienza con la identificación de agentes comunitarios, lo que permite empezar a dar respuesta al objetivo de conocer la comunidad, sus necesidades, problemas, sus recursos y fortalezas. Al mismo tiempo, esta identificación de agentes servirá para ir tejiendo poco a poco la RLS.

Diagnóstico de la comunidad

Esta etapa se presenta en dos fases:

Guía metodológica para el abordaje de la salud desde una perspectiva comunitariaExplorar la comunidad

Explorar la comunidad y sus principales determinantes de la salud significa conocer a quienes la integran, las actividades que realizan y dónde se llevan a cabo dichas actividades, los tipos de relación que tienen, así como los recursos disponibles o necesarios.

El conocimiento de la comunidad es fundamental en todo proceso comunitario y determinante para su futuro desarrollo. Toda la información que se consiga será muy valiosa para tener una visión de conjunto que ayude a entenderla, por lo que es necesario dedicar el tiempo preciso a su organización. Para no desgastar al equipo ni retrasar en exceso la acción, conviene que en esta fase prime la agilidad, tratando de no perder la perspectiva global de la comunidad y de los principales determinantes de su salud.

Se consideran clave para explorar la comunidad los siguientes elementos informativos:

  • Agentes comunitarios
  • El entorno físico
  • Las características demográficas
  • Las características socio-económicas
  • El estado de salud de la comunidad

Parte de esta información se podrá obtener de archivos y registros públicos como EUSTAT, UDALMAP, Agendas Locales 21, OSAGIN. Mucha de ella estará ya disponible en el propio ayuntamiento, y será fácil de recoger para el GP. Pero es obvio que para obtener otra parte de la información, será necesario acercarse a la comunidad. Para ello es importante buscar líderes de opinión, grupos y/o personas bien valoradas en la comunidad que podrán actuar como tractoras y aportarán una mayor credibilidad al proceso.

Agentes comunitarios

Son realmente los y las protagonistas del proceso comunitario. Es necesario identificar tanto agentes facilitadores, con interés en participar en la RLS, como agentes que pudieran oponerse al proceso y por qué.

A medida que se avanza en la identificación de agentes con interés en formar parte de la RLS, además de contribuir al conocimiento de la comunidad, se va dando respuesta al desarrollo cíclico propuesto al inicio de esta sección.

Una propuesta de agentes que pueden tener representación en una RLS es:

  • Personas que representen a organismos, servicios y entidades de tipo público. Su implicación es muy importante ya que de ellas dependen decisiones, actuaciones, etc., que tienen mucho que ver con el desarrollo del proceso comunitario, empezando por la coordinación de los recursos, la disponibilidad de los locales, la liberación de profesionales para tareas comunitarias, etc.
  • Dirigentes y representantes de asociaciones, grupos y/o colectivos de la comunidad.
  • Personas con un liderazgo natural, capaces de interpretar y representar intereses o necesidades colectivas y actuar para el bien del grupo que representa, sin sacar beneficios personales.
  • Personas de la ciudadanía en general, como usuarias de los diferentes servicios.

El entorno físico

El territorio es de gran importancia en la vida de las comunidades y, por lo tanto, en los procesos humanos y sociales. Existen muchos condicionamientos en el territorio que inciden en la vida colectiva y que facilitan, dificultan o impiden las relaciones humanas y sociales que están en la base del proceso comunitario y de la convivencia. Resulta de interés conocer la distribución de barrios, la topografía, distribución de espacios verdes y naturales y las barreras o dificultades urbanísticas que obstaculizan las relaciones.

Un instrumento muy útil para su revisión es el empleo de un plano básico del municipio.

Las características demográficas

Datos que resuman la realidad demográfica de la comunidad. Los principales indicadores de interés son:

  • La distribución poblacional por grupos de edad y sexo.
  • La historia demográfica de la comunidad: la composición de la población cambia en el tiempo por diferentes factores, (movimientos migratorios que implican mezcla de diferentes culturas, costumbres, valores, lenguas…).
  • La historia reciente del asociacionismo local: conocer y reconstruir la historia de las asociaciones que han jugado un papel relevante y han representado una referencia para la población en particulares situaciones o conflictos, etc.

Las características socio-económicas

Resulta muy útil el empleo de indicadores sencillos como:

  • % de desempleo.
  • Principales sectores económicos.
  • Nivel de instrucción por edad y sexo.

El estado de salud de la comunidad

Teniendo en cuenta la multidimensionalidad de la salud, además de los clásicos indicadores sanitarios de morbilidad y mortalidad es conveniente analizar datos de otros determinantes de la salud, así como la visión que las personas de la comunidad tienen de su propia salud.

A partir de los datos obtenidos en la Encuesta de Salud de la Comunidad Autónoma del País Vasco (ESCAV), el Departamento de Salud elabora perfiles de salud tanto de las Organizaciones Sanitarias Integradas (OSI) como de las zonas básicas de salud, donde se describe la situación de salud y de sus determinantes en cada una de ellas, ofreciendo una visión comparativa entre estos ámbitos geográficos. Estos perfiles se pueden consultar en http://goo.gl/4BuhAP .

Estos datos se pueden completar con información proporcionada por el centro de salud o por otros informantes clave de la comunidad.

Además, el índice de privación MEDEA que combina 5 indicadores socioeconómicos (desempleo, trabajadores manuales, asalariados eventuales, instrucción insuficiente e instrucción insuficiente en la población joven) resulta útil para el estudio de las desigualdades socioeconómicas en salud. Estos datos se pueden consultar en http://goo.gl/htQwX6 .

Guía metodológica para el abordaje de la salud desde una perspectiva comunitariaIdentificar necesidades y recursos

Necesidades existentes y percibidas relacionadas con la salud

Las necesidades se pueden definir como el espacio existente entre la situación actual y la situación ideal o esperada. Una necesidad puede ser sentida por una persona, un grupo o una comunidad entera.

La metodología de la valoración de necesidades utiliza diversos métodos y técnicas que tienen en común la rapidez y el trabajo de campo. Utiliza técnicas tanto cuantitativas como cualitativas. Por ejemplo, el grado de preocupación o motivación de la comunidad por los problemas de salud, que puede no estar en relación con la magnitud de los mismos, no puede valorarse con los datos cuantitativos procedentes de sistemas de registro. Sin embargo, estos aspectos si pueden ser evidenciados mediante los métodos participativos utilizados en el abordaje comunitario.

Algunas de las técnicas cualitativas más utilizadas para la valoración de necesidades son:

A - Entrevistas individuales:

Entrevistas a informantes clave con una técnica de entrevista semiestructurada en la que se utiliza una guía de cuestiones previamente elaborada, aunque es posible cambiarlas o añadir nuevas preguntas según avanza la entrevista.

Esta técnica se elige cuando interesa conocer el discurso individual, cuando a causa del tema podría haber mucha presión del grupo o cuando las personas informantes están muy dispersas.

B - Entrevistas grupales:

Este formato se utiliza cuando interesa explorar un contexto social concreto y estimular la interacción de las personas participantes. También cuando se adaptan mejor que la entrevista individual al grupo (p. ej. población infantil) o cuando los factores tiempo/coste/efectividad así nos lo exigen. Es recomendable que los grupos tengan entre 6 y 10 personas.

Existen diferentes tipos de entrevistas grupales:

  • Grupos Focales: La persona que modera es más directiva. No se busca el consenso. Se procede al registro de toda la discusión y análisis posterior del material registrado.
  • Grupos de Discusión: Técnica más flexible, abierta y menos directiva que la del grupo focal.
  • Grupos Nominales: Se busca el consenso para lo que se realiza una priorización de ideas. Sólo se transcriben resultados.

C - Foros públicos:

Reuniones comunitarias abiertas que ofrecen a las personas de diversas procedencias la oportunidad de expresar sus puntos de vista acerca de problemas clave en cuestión y de qué se puede hacer al respecto. No se entabla una discusión, no existe el objetivo de una conclusión conjunta.

La evaluación de las necesidades de la comunidad permitirá detectar áreas donde actuar en el entorno más cercano a las personas.

A la hora de su identificación es preciso detenerse en los siguientes aspectos:

  • ¿Cuál es exactamente el problema?
  • ¿Es una necesidad compartida?
  • ¿Es un tema prioritario?

Es importante también analizar el contexto:

  • ¿Cómo explica la comunidad el problema?
  • ¿Cómo lo explica desde el punto de vista de la situación social que vive la comunidad?

 

Activos de la comunidad para la salud

Una vez identificadas las necesidades de la comunidad, es necesario centrarse en sus bienes y fortalezas, enfatizando así lo que puede ser usado para responder a sus necesidades y mejorar la vida en la misma.

Un activo para la salud se define como cualquier recurso que potencie la capacidad de los individuos y de las comunidades para mantener la salud y el bienestar. Esto es, los activos en salud son recursos presentes en la comunidad que pueden actuar a nivel individual, familiar o comunitario y que fortalecen la habilidad de las personas o grupos para mantener o mejorar la salud.

La diferencia entre un recurso que no genera salud y un recurso que sí genera salud (activo) es que la comunidad lo señale como un elemento que mejora el bienestar a nivel individual, grupal o social. Es por esto que la verdadera utilidad de estos recursos, aparece cuando su identificación se contextualiza en un entorno determinado y se plantea el por qué y para qué es necesaria su identificación. Esta idea se trabaja con más detalle en el diseño de las intervenciones. (Ver Mapeo de Activos)

Los activos para la salud de una comunidad se pueden categorizar en 6 niveles:

  1. Activos de los individuos:

Incluye todo aquello que las personas pueden aportar: sus habilidades, conocimientos, redes, tiempo, intereses, pasiones, etc. Así, la comunidad puede reconocer como un activo en salud a la madre o padre que organiza un grupo de juego, a una persona que entrena un equipo, etc.

  1. Activos de las asociaciones:

Incluye a las organizaciones comunitarias formales, a los grupos de autoayuda y voluntariado, así como a todas las redes en las que la gente se reúne y que constituyen puntos de encuentro para la comunidad. Por ejemplo grupos deportivos, asociaciones de jóvenes, de personas mayores, círculos de niños y niñas, grupos de juego de cartas, etc.

  1. Activos de las organizaciones:

Se incluyen los servicios que proporcionan las organizaciones a nivel local, tanto las personas que los prestan como sus espacios físicos. Por ejemplo servicios del ayuntamiento, servicios sociales, centros educativos, sanitarios, religiosos, biblioteca, policía local, etc.

  1. Activos físicos:

Espacios verdes, terrenos sin utilizar, edificios, calles, mercados, transportes, escuela, librería, iglesia, etc.

  1. Activos económicos:

Se incluyen aquí los negocios, empresas y comercios locales.

  1. Activos culturales:

Se incluyen los talentos locales para la música, el teatro, el arte y las oportunidades para que cualquiera se exprese creativamente, de forma que refleje sus valores e identidades.

Todos estos recursos se pueden organizar de diferentes formas: alfabéticamente, geográficamente, por el tipo de función, por el tamaño, etc., y presentarse en un archivo documental o plasmarse en un mapa de recursos de la Comunidad. Sin embargo, de poco servirá generar un catálogo enorme de recursos si no se vinculan con alguna intervención en salud.

Priorizar

Guía metodológica para el abordaje de la salud desde una perspectiva comunitariaDevolver la información

Llegado este punto probablemente tendremos una gran variedad de documentos con mucha información que es preciso organizar para elaborar un diagnóstico comunitario.

Es habitual encontrarse con diferentes diagnósticos realizados individualmente por cada uno de los sectores: salud, educativo, social; diagnósticos por franjas de población o por demandas sociales particulares (por ejemplo adicciones). La principal aportación del diagnóstico comunitario es que es común y se realiza de forma compartida por los diferentes agentes que forman la RLS (administraciones, recursos técnicos y ciudadanía) participando en él desde el principio y no sólo después de que alguien lo haya hecho y pida luego su colaboración.

La existencia de un diagnóstico comunitario es básica para que pueda haber:

  • Una verdadera programación comunitaria, es decir, centrada en prioridades y finalidades compartidas y asumidas por los tres protagonistas implicados.
  • Una implicación de todas las personas participantes en el proceso.
  • Una coordinación real de los recursos.

Para realizar el diagnóstico comunitario, es preciso organizar la información de la comunidad recogida anteriormente de forma que permita una visión general y global de la comunidad y de los diferentes sectores y franjas de población.

Este esquema puede ayudar a ello:

  1. Análisis básico estructural de la comunidad que recoge elementos básicos que repercuten, directa o indirectamente, en todos los aspectos de la vida de la comunidad: el territorio y el urbanismo, la demografía, la economía, la historia reciente, el asociacionismo…
  2. Análisis sectorial (por sectores comunitarios): sector educativo, sector sanitario, sector cultura, deportes, ocio y tiempo libre, sector ocupacional, sector asistencial...

Estos diagnósticos serán utilizados por los servicios y las organizaciones de cada sector para ver lo que se puede mejorar en cada uno de ellos, viendo al mismo tiempo qué puede hacer cada cual. Ellos constituirán una base para una acción coordinada en este sector.

  1. Análisis por franjas de población: infancia, juventud, adultos, mayores, prestando especial atención a los diferentes ejes de las desigualdades (género, estatus socioeconómico, país de origen). Se trata de un diagnóstico inter y multisectorial ya que las personas directamente interesadas no pertenecen a un solo sector de intervención.
  2. Análisis por temas o problemas transversales: toxicomanías, seguridad ciudadana, fracaso escolar, etc. Se trata de realizar un diagnóstico global por cada uno de ellos, ya que no se pueden adscribir a un solo sector, un solo servicio o una sola franja de población.

A la hora de realizar estos análisis, hay que tener en cuenta los siguientes elementos:

  • Lo que existe, es decir, los recursos (públicos, privados y voluntarios) y si lo que existe es claramente suficiente o no.
  • Lo que no existe y sería necesario que existiera para ver así qué tipo de acciones o estrategias habría que poner en marcha para ir gradualmente consiguiéndolo.
  • Qué elementos o qué aspectos aparecen claramente negativos, insuficientes, carentes o insatisfactorios.
  • En qué aspectos parece urgente y necesaria una acción coordinada e integrada y cuáles serían las funciones o las aportaciones de cada cual.
  • Qué tipos de programas a corto, medio y largo plazo se verían necesarios y con qué orden de prioridad.

En la presentación de la información, es importante utilizar un formato comprensible para todas las personas que forman la RLS. Una posibilidad es realizar un seminario participativo donde el GP presenta la información y el resto de personas discuten los resultados. Además, por cada uno de los sectores y/o franjas de edad, podría organizarse también un “encuentro comunitario”.

Como resultado de este proceso se pueden dar dos posibilidades:

  • Que las personas que forman la red estén de acuerdo con la información presentada. Esto permite la intervención inmediata, ya que los tres protagonistas comparten la misma visión de la realidad y de sus necesidades.
  • Que no estén de acuerdo. Esto puede depender de:
  • Que no todos los participantes perciben la importancia de determinados elementos o factores que objetivamente son importantes. En este caso, no se puede pasar a la intervención sin hacer previamente una acción informativa que permita comprender la importancia de estos elementos o factores.
  • Que en el diagnóstico no se hayan tenido en cuenta determinados elementos que subjetivamente son muy importantes. Entonces el diagnóstico final tendrá que incorporarlos.

En este punto tendremos una visión más completa de la realidad de la comunidad, una mayor y mejor conciencia común de lo que existe, de lo que no existe y de lo que haría falta; un mayor conocimiento de las necesidades o prioridades tanto parciales como generales que sólo pueden ser asumidas por el conjunto de las instituciones, recursos y ciudadanía.

Guía metodológica para el abordaje de la salud desde una perspectiva comunitariaPriorizar las necesidades

Priorizar significa situar las necesidades en el orden por el que pensamos que deben ser abordadas. Para ello es recomendable la utilización, aislada o combinada, de procedimientos y técnicas específicas, que contribuyan a mejorar el grado de objetividad en esta fase.

Existen diferentes métodos de priorización. Éstos métodos utilizan criterios basados en la importancia del problema (extensión, gravedad, repercusión social…) y en la capacidad real de intervención sobre el mismo, ya que no tiene sentido tratar de abordar un problema si no se dispone de ninguna solución. Además, es importante tener en cuenta la percepción sentida por la ciudadanía.

Es importante tener en cuenta las metodologías participativas en este proceso, para ello, se utilizarán técnicas cualitativas contando con las personas que integran la RLS.

Actuar

Guía metodológica para el abordaje de la salud desde una perspectiva comunitariaConsolidar la Red local para la salud

Una vez realizado el diagnóstico comunitario y antes de comenzar a planificar cualquier intervención, es el momento de consolidar la RLS y de que las personas que la integran dediquen un tiempo a clarificar los siguientes aspectos:

  • Concretar la misión y visión de la RLS recogiendo la opinión y las expectativas de los diferentes agentes que la integran.
  • Decidir una estructura organizativa.
  • Desarrollar una estrategia para implicar a más sectores en la participación.
  • Diseñar una estrategia de comunicación efectiva de todo el proceso a las personas que forman parte de la RLS y al resto de la Comunidad (círculo 3).
  • Revisar la comunidad definida, desde la perspectiva de las desigualdades en salud y valorar si es necesario más información sobre algún grupo de población.

El proceso de construcción de la RLS puede generar dos escenarios en lo que se refiere a la participación de la ciudadanía:

  • La red incluye la participación activa de la ciudadanía, ya sea representada por asociaciones o grupos existentes o, de forma individual por agentes de referencia dado su papel activo en la vida del municipio.
  • La red no ha alcanzado a incorporar la representación de la ciudadanía más allá de la participación en grupos de discusión. Esto no debería paralizar el proceso pudiendo aprovechar el trabajo de alianzas entre administraciones y de conocimiento de la comunidad realizado, para continuar con el abordaje de los determinantes de la salud, aunque siendo conscientes de que lo hacemos es un trabajo intersectorial en la comunidad. Avanzar con este trabajo intersectorial siempre ofrecerá oportunidades que favorecerán la participación de la ciudadanía y su incorporación al proceso comunitario.

El proceso de diagnóstico desarrollado hasta este punto, habrá facilitado que:

  • Los diferentes recursos profesionales y técnicos sigan con sus actividades, prestaciones y programas tal y como los venían realizando, pero ahora sean más conocidos por toda la comunidad.
  • Haya servicios que, a través de la coordinación y el diagnóstico, hayan adecuado sus acciones o programas para desarrollarlos de manera más integrada y acorde a las necesidades, mejorando así sus finalidades y funcionamiento.
  • La comunidad tenga una visión más clara de la necesidad de implementar programas comunitarios para abordar de forma global y participativa situaciones priorizadas tras el diagnóstico. Esto significa que no deberá ser asumido por un solo servicio o recurso sino por el conjunto de ellos y con la implicación efectiva de la ciudadanía.
  • Puedan empezar a funcionar nuevos equipos de trabajo que aborden conjuntamente y de forma participativa las situaciones existentes en un tema concreto o bien en un sector (sanitario, educativo…) o en una franja de población (infancia, juventud…).

Llegados a este punto, la RLS habrá definido uno o varios temas en los que empezar a trabajar. Para cada uno de ellos, se propone el siguiente procedimiento:

Guía metodológica para el abordaje de la salud desde una perspectiva comunitariaDefinir el equipo de trabajo

Dentro de la RLS, todos los agentes comunitarios tienen algo que aportar en el análisis, diseño, puesta en marcha y evaluación de la intervención que se vaya a desarrollar. Por otro lado, hay que considerar que, para ser operativos, puede ser necesario construir un equipo de trabajo reducido y específico para el diseño y puesta en marcha de las intervenciones concretas. Así, será necesario definir qué agentes comunitarios dentro de la RLS adquirirán el compromiso y participarán en cada grupo. Habitualmente, aquellos agentes comunitarios que se encuentren más cerca de la necesidad a abordar, bien por ser destinatarios del programa o por ser profesionales conocedores del tema, y que la mayoría de las veces ya están trabajando de manera aislada, serán los primeros en comprometerse. Es bueno repasar si falta alguien importante, especialmente afectado o involucrado en el problema a abordar, que no haya participado en las fases anteriores, y cuya presencia sea importante para el equipo de trabajo.

Conviene que haya una persona de referencia en cada equipo de trabajo para coordinarse con el GP y con el resto de la RLS.

Guía metodológica para el abordaje de la salud desde una perspectiva comunitariaDiseñar las intervenciones

Una vez priorizadas las necesidades y elegidas las áreas de actuación a afrontar, se deberán diseñar las intervenciones; estableciendo sus objetivos o metas, definiendo estrategias o maneras de llegar a ellas y finalmente, desarrollando acciones para lograr los cambios esperados.

Cada equipo de trabajo diseñará su proyecto y marcará sus propios objetivos.

A la hora de diseñar una intervención es importante apoyarse en las evidencias recogidas en la literatura sobre la eficiencia, efectividad o impacto en la salud de dicha intervención. Es importante tener en cuenta que cada Comunidad es única, por lo que, en la elaboración del proyecto, será necesario adaptar las intervenciones a las peculiaridades de nuestra Comunidad.

Las intervenciones en Promoción de la salud pretenden conseguir cambios en las personas y en los entornos para favorecer la salud y abordar así los determinantes de la salud de la comunidad. Esto supone trabajar simultáneamente en el ámbito personal, organizativo y político, por lo que para asegurar la calidad de las intervenciones es necesario utilizar diferentes estrategias que favorezcan la participación, el desarrollo de políticas favorables a la salud, la educación y el empoderamiento de la comunidad.

Se debe tener en cuenta que las intervenciones a desarrollar pueden ser muy ambiciosas o pequeñas iniciativas. En cualquier caso, resulta interesante definir los siguientes conceptos antes de su implementación:

  1. Visión

La visión comunica en una frase corta lo que el equipo cree que son las condiciones ideales en la Comunidad si la necesidad priorizada hubiera sido resuelta.

  • “Adolescentes felices”
  • “Mayores física, mental y emocionalmente activos”
  1. Misión

La misión describe qué quiere hacer el grupo de forma concreta para dar respuesta a la necesidad priorizada.

  • “Promover la salud y desarrollo desde la etapa infantil a través de una iniciativa familiar y comunitaria que fomente la parentalidad positiva”
  • “Promover la relación entre las personas mayores del municipio a través de grupos de caminantes.”

III. Mapeo de activos

Para ayudar al éxito del proyecto y evitar marcar objetivos no alcanzables, es necesario valorar qué recursos técnicos y/o materiales se van a necesitar, es decir, conocer las riquezas de la comunidad. Ante cualquier situación que se quiera afrontar, la valoración de elementos positivos es un buen punto de arranque.

El mapeo de activos en salud es una estrategia que persigue implicar a personas de una comunidad en la identificación de activos para la salud dentro de un proyecto determinado.

El modelo de activos para la salud, reconoce que muchos de los activos clave para generar salud se encuentran en los contextos sociales de la vida de las personas y por tanto puede contribuir a reducir las desigualdades.

El punto de inicio del mapeo es la información recogida anteriormente sobre los recursos/activos formales e informales, para sobre esos datos, identificar y visibilizar los activos de salud que respondan a una necesidad concreta.

Confeccionar el mapa de activos de una comunidad, es más que una recopilación de datos, puesto que ofrece la oportunidad de tejer una red de relaciones y apoyos mutuos, que pueden ayudar en un segundo momento, a generar proyectos que mejoren la calidad de vida de la población.

Previamente, es necesario tener claro:

  • ¿Por qué se quiere identificar los activos?
  • ¿Para qué?
  • ¿Para quién?
  • ¿Dónde?
  • ¿Cuál es el contexto del proyecto?
  • ¿Quiénes lo van a hacer?

Para explorar los activos se utilizan metodologías que permitan a la comunidad expresar:

  • Qué recursos reconoce como importantes para su salud y bienestar.
  • Qué es lo que hace que la gente se sienta bien, que se sienta saludable.
  • Qué es lo que hace que sea un buen lugar para vivir.

Las técnicas más utilizadas para el mapeo son:

  • Entrevistas en profundidad (encuentro cara a cara entre un agente clave y la persona que recoge la información).
  • Grupos de discusión (conversación en grupo pequeño y homogéneo diseñada para obtener información de un tema de interés común, con un guion de preguntas y la ayuda de alguien que modere).
  • Paseos comunitarios (personas que se reúnen para cartografiar de forma colectiva determinados lugares, donde cualquiera puede participar).
  • Fotos con mensaje (describir e intercambiar impresiones a través de fotografías de la Comunidad).
  • Contar historias (invitación a la gente a contar y compartir historias sobre cómo se han enfrentado a situaciones difíciles).
  • Tertulias del café (generar conversación sobre un tema de interés).
  1. Objetivos

Los objetivos son los resultados específicos medibles de la iniciativa. Deben reunir las siguientes características:

  • Son específicos: indican cuánto, de qué, por quien y para cuándo.
  • Son medibles.
  • Son alcanzables.
  • Son relevantes: se ajustan a la visión y la misión del grupo.
  • Son un desafío: hacen esforzarse al grupo para establecer metas acerca de mejoras significativas que son importantes para el grupo.

Uno de los muchos objetivos de una iniciativa comunitaria para promover la salud de las personas mayores de una comunidad puede ser:

  • “Para 2015 (para cuándo), conseguir que un 20% (cuánto) de personas mayores (quién) se reúnan semanalmente para caminar en rutas dinamizadas en el municipio (qué).”
  1. Estrategias

Las estrategias explican cómo alcanzar los objetivos, cómo se van a hacer las cosas.

Como ya se ha comentado, las intervenciones de Promoción de la salud combinan diferentes estrategias para conseguir los objetivos propuestos que pueden ir desde proporcionar información, capacitar, incrementar el apoyo, eliminar barreras, crear oportunidades, aumentar recursos, modificar normas, etc.

Potenciar los activos a nivel de las personas, de la comunidad y de las instituciones, facilitará el planteamiento de las diferentes estrategias y ayudará a alcanzar los objetivos planteados.

Guía metodológica para el abordaje de la salud desde una perspectiva comunitariaPoner en marcha las intervenciones

Para la puesta en marcha de una intervención es necesario disponer de un plan de acción que defina de una forma completa, clara y actualizada los siguientes aspectos:

  • Qué acción o aspectos de la intervención tendrán lugar.
  • Quién lo llevará a cabo.
  • Cómo se va a implementar.
  • Cuándo tendrá lugar la acción y durante cuánto tiempo será mantenida.

Hay que recordar que un plan de acción es siempre un trabajo en progreso, y por lo tanto es posible que pueda necesitar reajustes a medida que se va implementando.

En este punto puede ser útil:

  • Distribuir el plan de acción a todas las personas mediante escritos, con nombres atribuidos a tareas específicas, de manera que queden claros los compromisos que se adoptan.
  • Asegurarse de que la planificación temporal es completa, clara y actualizada.
  • Fijar reuniones periódicas en las que cada participante informe sobre el desarrollo de las tareas a las que se había comprometido.
  • Preparar un registro donde el equipo recoja el trabajo que va realizando de forma que facilite su evaluación.

Guía metodológica para el abordaje de la salud desde una perspectiva comunitariaEvaluar las intervenciones

  • I. Seguimiento del plan de acción

Una vez definido y puesto en marcha el plan de acción, es necesario hacer el seguimiento del mismo. Así, es necesario que el grupo de trabajo tenga en mente una serie de cuestiones:

  • ¿Se está haciendo lo que se dijo que se haría?
  • ¿Se está haciendo como se acordó?
  • ¿Lo que se está haciendo hace avanzar la misión?

El grupo de trabajo establecerá un sistema de seguimiento que facilite el proceso circular de planificación, intervención y evaluación y le permita valorar y decidir la continuidad, modificación o finalización del proyecto.

  • II. Resultados de las intervenciones

El fin último de las iniciativas puestas en marcha como consecuencia de un proceso comunitario, es hacer frente a las necesidades compartidas de una comunidad mediante su implicación directa en la búsqueda de soluciones.

A la hora de evaluar el resultado de la intervención desarrollada, el grupo de trabajo debe valorar en qué medida se ha dado respuesta a los objetivos planteados. Para ello, comprobará el grado de cumplimiento de los indicadores establecidos en los objetivos que se plantearon en el diseño de la intervención.

  • III. Calidad de las intervenciones

Para evaluar la calidad de las intervenciones es necesario analizar si se han tenido en cuenta las diferentes estrategias propias de la promoción de la salud. Por tanto, es necesario preguntarse en qué medida:

  • Sus participantes, entendiendo como tal los diferentes actores implicados en la intervención, se sienten protagonistas del proceso.
  • Sus participantes han desarrollado habilidades que les permiten tomar decisiones para mantener o generar su salud y bienestar.
  • La iniciativa ha llegado a las personas que más la necesitaban.
  • Se ha fomentado la implicación institucional, obteniendo un apoyo de responsables políticos favorable a la promoción de la salud en el ámbito local.
  • Se han generado entornos que apoyan la salud.

De esta forma conoceremos en qué medida se han conseguido cambios en las personas y en los entornos, que es en definitiva lo que se pretende conseguir con las iniciativas de promoción de la salud.

Evaluar el proceso

Un proceso comunitario, como cualquier otra actividad, debe ser evaluado y analizado en términos de efectividad y eficiencia.

Además de evaluar cada uno de los programas o intervenciones, tal y como se ha tratado en el punto anterior, la evaluación de un proceso comunitario implica evaluar el trabajo de la RLS, el recorrido seguido, la participación y las iniciativas generadas, así como la solidez y continuidad del trabajo.

Sin embargo, dicha evaluación no es fácil. Hasta la fecha, y a pesar del desarrollo de este tipo de trabajos en el tiempo, la evidencia que han generado las experiencias desarrolladas es limitada. Dicha limitación viene dada por la propia complejidad de los procesos a evaluar, así como por la dificultad de medir el impacto en la salud de los individuos y de las comunidades como consecuencia de las intervenciones de promoción de la salud. En cualquier caso y a pesar de todas estas limitaciones, la necesidad de evaluar es incuestionable y es preciso hacer un esfuerzo por evaluar con rigor las experiencias, adecuándose a las necesidades y particularidades de la evaluación de procesos comunitarios.

La evaluación del proceso comunitario es útil porque nos ayuda a:

  • Describir lo realizado.
  • Tomar decisiones relativas a su programación.
  • Tomar consciencia de los logros y las dificultades.
  • Reclutar apoyos.
  • Reflexionar sobre su sostenibilidad.
  • Poner en valor el trabajo realizado y hacerlo visible ante instituciones y profesionales.

Para poder medir los avances en un proceso comunitario, es preciso conocer el punto de partida del mismo.

Cada comunidad hará su propio recorrido y los cambios o mejoras que se produzcan en ella sólo podrán ser medidos respecto a su propio punto de partida y a los objetivos que se propone alcanzar. Esto hace que sea fundamental determinar con la mayor precisión posible, de dónde, de qué situación arranca el proceso comunitario a evaluar para poder medir o comprender luego el camino recorrido, los cambios producidos, los logros y fracasos obtenidos.

No consiste en un ejercicio de auditoría externa, sino que debe ser llevada a cabo por la propia red como parte de su desarrollo. Esto supone involucrar a las personas participantes de la red en:

  • El establecimiento de los criterios para su evaluación.
  • La recogida y análisis de los datos.
  • Utilizar la información obtenida para ajustar y mejorar el proceso comunitario.

La Investigación Acción Participativa (PAR en inglés, de Participatory Action Research), recoge la importancia de la evaluación como parte integral del modelo participativo y como elemento clave para la capacitación de las personas y las comunidades.

A la hora de evaluar un proceso comunitario es conveniente centrarse en 3 aspectos:

  1. En aquellos hechos, acontecimientos o acciones que elevan el grado de autonomía de la comunidad y en aquello que refuerza la creatividad y la capacidad de autogestión de la misma.
  2. En la calidad de las relaciones entre los protagonistas, entre las personas que de una manera u otra participan en el proceso; entre los diferentes grupos, asociaciones o servicios que, por un lado, llevan adelante su propio proyecto y sus finalidades y, por el otro, saben relacionarse con el proyecto colectivo.
  3. III. En la capacidad de llegar al conjunto de la población y de permitir y facilitar la integración de personas, grupos, colectivos con necesidades especiales.

Para valorar el grado de desarrollo de cada uno de estos criterios, la RLS debe formular los indicadores más apropiados a su realidad.

Se citan a continuación una serie de propuestas para facilitar la definición de indicadores:

I. Para medir el grado de autonomía de la comunidad:

  • Sostenibilidad y robustez de la RLS. Una red no funciona si no tiene clara su misión, si quienes la forman no comparten objetivos comunes y consensuados, si no saben para qué, cómo y para quién trabajan conjuntamente. Es necesaria la definición de una misión, unos objetivos comunes y una propuesta de acciones para alcanzarlos.

Ejemplo: Existencia de un documento escrito que recoja el plan de trabajo de la RLS (misión, objetivos, estructura organizativa, funcionamiento, grupos de trabajo constituidos…).

  • Agentes que participan. Esto incluye tipo de agente (ciudadanía, recursos técnicos y/o administración), el número, frecuencia de la asistencia, tasa de renovación de los miembros, etc.

Ejemplo: Participación en la RLS de los tres protagonistas esenciales en procesos; continuidad en la proporción de la participación del tipo de agentes comunitarios.

  • Formación y funcionamiento autónomo de nuevos grupos y/o asociaciones.

Ejemplo: Nº de nuevos grupos a asociaciones formados como consecuencia del proceso comunitario.

  • Acciones comunitarias, servicios y/o programas generados por iniciativa de la comunidad.

Ejemplo: Puesta en marcha de nuevas iniciativas (programas, talleres, cambio   en ordenanzas municipales…) surgidas del trabajo de la RLS.

II. Para medir la calidad de las relaciones entre los tres protagonistas:

  • Cauces de comunicación entre las partes (tablón de anuncios, redes sociales, buzón de sugerencias, etc.).

Ejemplo: Existencia de un cauce de comunicación fluido, accesible a los tres   protagonistas y operativo.

  • Proyección de la red a la comunidad. Cómo se comunica la red con el resto de la comunidad.

Ejemplo: Existencia de un apartado en la web municipal para dar información sobre la actividad de la red.

III. Para medir la capacidad de la RLS de facilitar la integración de los diferentes colectivos:

  • Grupos sociales que han participado, grupos a los que se ha llegado con las acciones y grupos a los que no se ha llegado.

Es preciso tener en cuenta aspectos de género, edad, país de origen, diferentes estatus socioeconómicos, etc. para garantizar la equidad.

Ejemplo: Realización de invitación formal a todos los recursos identificados a través del diagnóstico comunitario.

Atendiendo a los mismos criterios de autonomía, relación entre los protagonistas y equidad, la evaluación del proceso comunitario también puede enriquecerse de una aproximación evaluativa cualitativa con los miembros de la red. Mediante el empleo de las técnicas más adecuadas a la realidad de cada proceso (buzón de sugerencias, encuestas, entrevistas personales, grupos focales, etc.) se podrá recoger la percepción de los miembros de la red sobre estos aspectos de gran relevancia:

  • Cómo ha contribuido el proceso al desarrollo y potenciación de los grupos y asociaciones que ya existían.
  • Cómo han desarrollado los grupos y asociaciones su propia autonomía y han reducido su eventual dependencia de factores y elementos externos (sean del tipo que sean).
  • Cómo ha contribuido el proceso a la emergencia de líderes y a su formación.
  • Cómo se ha conseguido la conexión entre intereses y finalidades específicas de cada grupo o asociaciones y los proyectos y programas generales para la mejora de las condiciones de vida de la comunidad en su conjunto.
  • Cómo han avanzado las relaciones entre los tres protagonistas en el sentido del diálogo, del respeto mutuo y de la comprensión del papel de cada cual.
  • Cómo se ha realizado en el proceso la integración real de sectores de población con hándicaps sociales de cualquier tipo o se ha contribuido a su ulterior marginación o aislamiento.

Una vez recogida la información, es necesario realizar su análisis e interpretación.

El GP debe planificar y preparar la comunicación de los resultados a la RLS para su discusión y valoración de la necesidad de mantener o modificar aspectos del proceso.

De esta forma la evaluación supera la medición de determinados estándares, convirtiéndose en un activo para el crecimiento continuo del proceso comunitario.

Fecha de última modificación: