Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda

Qué es Natura 2000

La Red Natura 2000 se creó en el año 1992 por la Directiva de Hábitats. Está formada por dos tipos de espacios: las Zonas Especiales de Conservación (ZEC), designadas para la conservación de los hábitats y especies de interés comunitario incluidos en esta Directiva, y las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA), establecidas por la Directiva de Aves en 1979, que se corresponden con zonas naturales de singular relevancia para las aves silvestres.

La Red Natura 2000 es el proyecto más ambicioso para detener la pérdida de biodiversidad en Europa y posibilitar con ello una mejor calidad de vida a nuestra descendencia

Para conservar los animales y plantas silvestres es necesario conservar el lugar en donde viven y las condiciones ambientales que hacen posible que vivan allí, es decir, es necesario conservar su hábitat. Por eso, se han seleccionado unos lugares para proteger la flora, la fauna y los ecosistemas a nievl europeo. Estos lugares forman la Red Natura 2000.

Para hacer la selección se han tenido en cuenta los tipos de hábitats cuya distribución natural en la Unión Europea es muy reducida o ha disminuido considerablemente respecto a su superficie original, así como los hábitats que forman parte de nuestra identidad y son más representativos del País Vasco. Pero no sólo eso. También se ha tenido en cuenta a los animales y plantas cuyas poblaciones están en declive y corren el riesgo de desaparecer si no corregimos las causas que están provocando su disminución.

La idea es que la Red Natura 2000 incluya una muestra representativa y suficiente de todos esos hábitats naturales y especies de flora y fauna silvestres, y que en estos lugares tomemos las medidas necesarias para garantizar su supervivencia a largo plazo. Es el proyecto más ambicioso para detener la pérdida de biodiversidad en Europa y no comprometer la herencia y la calidad de vida de nuestros descendientes.

 

La Red Natura 2000 es una alianza entre la gente y la naturaleza

Es todavía frecuente la asociación del término “conservación de la naturaleza” con reservas naturales estrictas donde las actividades humanas son sistemáticamente excluidas. Sin embargo, la forma de en que trabaja Natura 2000 es diferente. No pretende establecer santuarios para la vida silvestre. Reconoce que los seres humanos somos parte integral de la naturaleza.

De hecho, entre los hábitats que son importantes y necesarios para la vida de algunas especies, hay algunos en los que las actividades del ser humano son imprescindibles, ya que son las que crean algunas de las condiciones que esas especies necesitan para vivir. Muchas de estas actividades ya no son rentables para la gente que allí vive. Por eso Natura 2000 no solo trata de proteger la vida silvestre, sino que también se propone mejorar la calidad de vida de las personas y de apoyar especialmente las actividades tradicionales que son buenas para la biodiversidad. Y para conseguirlo, se ha decidido que los lugares Natura 2000 tengan prioridad a la hora de obtener ayudas para la conservación y el desarrollo sostenible.

Por eso, mientras ciertamente existirán algunos lugares donde la actividad humana esté limitada por la presencia de especies y hábitats raros o muy escasos, en la mayoría de los lugares Natura 2000 la actividad humana continuará, teniendo la precaución de que esa actividad no perjudique a las especies y hábitats naturales presentes. Para ello cualquier nuevo proyecto o actividad que pueda afectar de forma apreciable a las especies o hábitats, debe ser evaluado para conocer si va a causarles efectos adversos y, en su caso, poner remedio antes de que estos ocurran.

De esa manera, Natura 2000 apoya el desarrollo sostenible. Su objetivo no es parar la actividad económica, sino buscar la manera de que ésta tenga lugar a la vez que se salvaguarda la biodiversidad vasca y europea. Para ello es fundamental que quienes viven y trabajan en Natura 2000 participen en las decisiones.

Fecha de última modificación: