Departamento de Empleo y Políticas Sociales

Corresponsabilidad en la conciliación

¿Qué es la corresponsabilidad?

La corresponsabilidad consiste en el reparto igualitario de las tareas y las responsabilidades familiares entre todas las personas que convivan en familia: los dos miembros de la pareja, hijos e hijas y otros familiares.

¿Por qué es necesaria la corresponsabilidad?

La corresponsabilidad es necesaria para poder alcanzar una igualdad efectiva entre mujeres y hombres y eliminar las dificultades que encuentran las mujeres para poder mantenerse en el mercado laboral.

Hasta hace unas décadas, las mujeres se dedicaban tradicionalmente al trabajo reproductivo o doméstico, que incluye las tareas domésticas (lavar, cocinar, planchar…), el cuidado y educación de hijos e hijas, el cuidado de familiares dependientes…, mientras que los hombres tenían un trabajo productivo o remunerado fuera de casa. Este importante trabajo que las mujeres han venido realizando en el ámbito doméstico no se ha considerado un trabajo y aún hoy sigue asociándose como algo propio de las mujeres.

Paulatinamente las mujeres se han ido incorporando al mercado laboral o trabajo productivo, pero no ha ocurrido lo mismo o en la misma medida en el caso de la entrada de los hombres en el espacio doméstico. Si bien los hombres comienzan a incorporarse a las tareas domésticas y el cuidado de la familia, en muchos casos lo hacen desde una actitud de ayuda y no de corresponsabilidad.

Esta situación ha provocado que las mujeres trabajadoras se vean obligadas a tener una doble jornada o doble presencia al tener que alargar las horas de trabajo una vez finalizan su jornada en la empresa, para seguir ocupándose del resto de tareas domésticas y de la atención de las responsabilidades familiares cuando llegan a casa. Esta desigualdad en el uso del tiempo tiene efectos negativos en la salud y la calidad de vida de las mujeres.

Por eso es necesario pasar a un reparto equilibrado de las responsabilidades domésticas y familiares con el objetivo de distribuir de forma justa los tiempos de vida de mujeres y hombres.

Las personas trabajadoras también tienen un papel fundamental para lograr la conciliación familiar y laboral, siendo corresponsables en tres ámbitos:

  • En el de la pareja: hombres y mujeres han de hacer un uso igualitario de sus derechos legales para el cuidado de sus hijos y familiares dependientes
  • En el de la familia: compartiendo en igualdad las responsabilidades domésticas y familiares
  • En el del trabajo: ejercitando el derecho a la conciliación familiar y laboral de una forma responsable
Fecha de la última modificación: 13/03/2017