La experiencia del proceso participativo de la revisión de las Directrices de Ordenación Territorial

autor: Izaskun Iriarte Irureta - Exviceconsejera de Administración y Planificación Territorial; y técnica responsable de Planificación y Coordinación. Gobierno Vasco., 

El proceso participativo de la revisión de las Directrices de Ordenación Territorial constituye una experiencia de buena gobernanza y de participación “tridimensional” en la gestión pública.

Se trata de un proceso concebido como un proceso participativo integral –desde el inicio– y tridimensional –participación institucional, social e interna–; un proceso transparente; un proceso sujeto a una planificación temporal de su tramitación; y un proceso que introduce, por primera vez y de forma explícita, unas normas o Directrices de Gobernanza, relativas a la organización, la gestión, la participación, el seguimiento y la evaluación, de forma que las herramientas de la buena gobernanza se incorporan a la política pública de la ordenación del territorio, como parte consustancial de la misma.

La experiencia del diseño y puesta en marcha de este proceso participativo desde su origen, en julio de 2015, hasta noviembre de 2016 –X Legislatura– la desarrollo y detallo en mi artículo “La experiencia del proceso participativo de la revisión de las Directrices de Ordenación Territorial de la CAPV: un caso de buena gobernanza y de participación “tridimensional” en la gestión de las políticas públicas.” (pdf, 210 kb) publicado en la Revista Vasca de Administración Pública, número 109-I. Septiembre-Diciembre 2017.

Cabe incidir en la importancia de la triple dimensión de la participación en esta experiencia, ya que, además de participación ciudadana y social, se activan asimismo otras dos dimensiones esenciales de la participación, como son la participación institucional y la participación interna, de las personas de la propia organización promotora.

Mi conclusión es clara: trabajar en un marco de participación tridimensional, transparencia, y planificación en el diseño y en la gestión de las políticas públicas redunda en una mejora de la calidad y eficacia de las mismas, y supone, en general, una experiencia enriquecedora y gratificante.